CulturaEntérate

La soledad en los tiempos del coronavirus

La soledad y yo, hemos sido compañeros durante un tiempo atrás, ella puede ser buena compañía cuando la pido, cuando yo la necesito (parte egoísta de esta relación), disfruto de esa soledad, no es necesario decirle que no esté…. pero si está, más no habla, no mira, no juzga. Cuando las luces se apagan ella sigilosamente aprovecha esa oportunidad para hacerse notar, para darnos cuenta que, si está, ahí es cuando más se siente su presencia, en el silencio, en la obscuridad.

Nos hemos llevado bien, podría decirse que como muchas relaciones tenemos altas y bajas.  Hay ocasiones que inclusive me cae bien. Pero cuando la soledad es impuesta por otros a tenerla por 24 horas y en aislamiento de toda sociedad, ahora sí puedo decir que la soledad me está cayendo mal y puedo decir ciertamente que está sacando lo mejor y lo peor de mí.

Platicaré que cuando comenzó todo esto del coronavirus, no entendía mucho de lo que hablaban, no entendía de que se trataba este virus, incluso hasta el día de hoy sigo sin entenderlo al cien por ciento. Mis hijos todos casados dos en espera de bebes, fueron claros conmigo-papá no puedes seguir saliendo a la calle, tienes que tener extrema higiene con tu lavado de manos, etc. etc. Eres parte de la “población vulnerable” (ser mayor de 60), confieso que pensé que eran exageraciones, me dio un poco de risa, pero cuando han pasado todos estos días ya no sé qué pensar. Por qué es eso, los pensamientos se van haciendo confusos cuando uno pasa por una pandemia como la que me han explicado y he escuchado en televisión, cuando la pasa uno en soledad, los estragos del confinamiento son mucho mayores. No sé quién podría vivir así por más de tres semanas. Los médicos saben desde hace tiempo que la soledad no es buena para la salud mental, ya que tiene asociadas patologías como el estrés, la ansiedad y la falta de autoestima entre otros.

Este nuevo estilo de vida ya genera en los individuos y las familias un nuevo escenario propicio para no manejar adecuadamente los conflictos como: miedos, nerviosismo y agravar las condiciones psiquiátricas preexistentes como la depresión. De las primeras cosas que recomiendan los psiquiatras cuando estas en depresión es precisamente que no estés solo, que salgas, que convivas, que platiques, etc. Estar en contingencia para muchos no será el problema al menos por el hoy llamado coronavirus, si no será poder librar con éxito esta prueba tan dura e incluso casi imposible con este trinomio, depresión-soledad-aislamiento. No todo el mundo es capaz de pasar con tranquilidad un periodo de encierro en el que, además, las constantes noticias sobre la pandemia ocasionan efectos emocionales como fastidio, desánimo, enojo, insomnio, tristeza y ansiedad ante la posibilidad de contagiarse, lo que produce un mayor impacto en quienes ya viven con trastornos de salud mental.

Como yucatecos hemos pasado períodos difíciles después de huracanes, en donde hemos estado sin luz eléctrica por meses, sin agua potable, algunos con casas rotas producto de un árbol caído, etc. Ahora que toca vivir este momento tan difícil y complicado se hace más evidente la necesidad del ser humano de estar en sociedad, de convivir, de pláticas cercanas, de tú a tú. Ciertamente que la tecnología hoy en día es nuestra mejor aliada, y le debemos a ella el poder escuchar la voz de nuestros seres queridos, poder saber que aunque estés solo, hay alguien en el otro lado del teléfono escuchándote, y haciéndote sentir que cuentas con ellos; aprovechemos este tiempo para reconocer nuestras fallas y poder tener en un tiempo cercano (esperemos todos así sea) momentos para abrazar a nuestros familiares, amigos, saludar más al vecino, al del Oxxo que nos da los buenos días poder preguntarle como esta, como se siente el día de hoy.

Tengo fe y deseo que pronto todo esto pase, hago un llamado a no dejar a un lado a esta población igual de vulnerable y poder ser empáticos con ellos y ellas para hacerles sentir que no están solos y que pronto todo volverá a la “normalidad”

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.