Quintana Roo

Turistas o migrantes con credencial ajena al sureste se quedan sin votar en casillas especiales de Quintana Roo. Llueven reclamos (VIDEO)

Cancún, Q. Roo, 6 de junio. – Entre insultos y reclamos, turistas o residentes en Quintana Roo que no han modificado su credencial de elector, se han quedado sin posibilidad de votar en alguna de las 5 casillas especiales instaladas en la entidad, por lo cual responsabilizaron al Instituto Nacional Electoral (INE) de impedirles el sufragio.

En medio del tumulto de gente, agolpado a las puertas del Palacio municipal de Cancún, en donde se instaló la casilla 137 Especial, funcionarios del Instituto intentaron inútilmente explicar a las y los ciudadanos que solo podrían votar con credencial de elector perteneciente a la circunscripción del sureste, conformada por Chiapas, Campeche, Oaxaca, Tabasco, Yucatán y Veracruz.

Turistas o migrantes que pese a llevar más de tres años radicando en la ciudad, han decidido no cambiar su credencial de elector, insistieron durante más de dos horas en que al ser una casilla especial, debían permitirles votar.

Estaban ahí ciudadanos procedentes de la Ciudad de México, Tamaulipas, Estado de México o Nuevo León, por ejemplo, quienes acusaron al INE de obstaculizar su derecho a sufragar.

Una y otra vez, se les dijo que no era posible que votasen en ninguna casilla especial montada en Quintana Roo, si no se pertenecía a los seis estados ya citados, aún cuando la elección también fuera concurrente, es decir, local y federal.

Se les expuso que en elecciones como las del 2018, cualquier ciudadano, en cualquier ciudad del país, pudo votar en cualquier casilla especial sin importar su procedencia, porque se elegía a presidente de la República.

En esta ocasión se eligen solo a diputados federales y, en Quintana Roo, únicamente de cuatro Distritos electorales.

Hubo quienes hasta argumentaron que, por qué si las y los mexicanos en el extranjero podían votar en casillas especiales, ellas y ellos no podían hacerlo estando en su mismo país.

A los gritos exigieron que se les resolviera y se les permitiera votar, acusando “corrupción” y amenazando con denuncias.

La exaltación llegó a un punto en que una adulta mayor se desvaneció en medio de la gente. No faltó quien culpase de ello al INE.

Para auxiliarla se llamó a servicios médicos, pero ella logró incorporarse antes de que llegasen a asistirla.

Escenas similares se vivieron en la casilla especial 169, en el kilómetro cero de la zona turística, en donde también hubo quejas, reclamos, insultos y frustración.

Leave a Reply

Back to top button
error: Este contenido está protegido. Gracias.