CulturaEntérateEspeciales

Ya estas viejo Cachón!!!

Desde hace ya algunos años, ya con los bigotes y con el pelo algo cenizo por algunos lados de la cabeza, y ya entrado en la tercera edad (con carnet que identifica al de la letra como Miembro), la gente, los compañeros y alumnos, te comienzan a mirar de una manera diferente, desde luego que eso no pasaría ni en Japón ni en la China, pero lamentablemente estamos en Yucatán, en Mérida, en donde la gente en el mayor de los casos no tiene ambages en decir lo que piensa, sin antes pensar antes de decir.

            Después de haber pasado por una intervención de cateterismo y con la implantación de dos stents en alguna de mis arterias, ya que hace un año por poco y me petateo, un infarto hizo una visita al de la letra, pero le dio la oportunidad de salir avante gracias a los adelantos y la atención médica y sobre todo al apoyo siempre de su familia. Eso ya hace un poco más de un año.  Ha hecho posible que el de la letra se haya vuelto un poco más pensativo acerca de la importancia de vivir un tiempo más.

            En plena pandemia y ya como se ha mencionado en artículo anterior (estamosaqui.mx, Ya me vacunaron!!!! 19 de abril de 2021), va vacunado con la primera dosis, el de la tinta ha tenido el tiempo necesario para pensar acerca de lo que significa ser de la tercera edad, he de confesar a mis caros y caras lectoras, que hasta hace un mes el que lo cuenta se percató que en cada visita al médico mencionaba que tenía 62 años, eso fue durante casi un año, hasta que hace poco (en la última checada cardiológica) le “cayó” el veinte que ya tenía 63 años y no uno menos. Cosas o jugadas que nos hace nuestra mente en ocasiones.

            La tercera edad es un espacio de tiempo vivido en donde se ha acumulado no solo años de manera cronológica, sino que se ha abrevado conocimientos,  cultura, enseñanzas y aprendizajes. Éxitos y fracasos, amores y desamores. Planes, caminos truncos, amistades, enemistades, lealtades, entre otras emociones. Es también el espacio que ha permitido el conocer a la gente de tu derredor, ya  se es  un poco más suspicaz, más cauto, ya los sentimientos no son cuantitativos sino cualitativos.

            Llegar a la a vejez, o la madurez es una etapa de la vida en que ya estás un poco más adelantado de los demás, aunque en otras sociedades, esto es un status, en nuestro medio es una manera de trato mordaz, de burla y de sinsabores. Para algunos el decir; estas viejo! Es una manera de negarle a la persona a la que va dirigida toda posibilidad de superación o bien de ser fuente de conocimientos. Es bien claro que hay personas maduras o viejas que viven o han vivido en la ignorancia y no por eso deben de dejar de ser respetados y admirados. Dicen que los años solo son importantes cuando se trata de quesos o vinos.

            Cuando se llega a viejo o se es viejo, pero con una preparación y una trayectoria reconocida más por extraños que por propios, es sin lugar a dudas la fuente inagotable de conocimientos, de experiencias y sobre todo y aunque pocas personas lo valoren, son capaces de dar los consejos más sabios que uno pueda imaginar, esto es ya por tener el conocimiento o por haber vivido en experiencia propia las vicisitudes o problemas que a la gente joven les agobia,

El de la tinta ya en la tercera edad,  no recuerda que en su centro de trabajo lo hayan considerado como o valorado como alguien que posee el conocimiento o que tiene las capacidades para realizar determinados trabajos, los que vivimos en la docencia notamos que casi siempre se nos mantiene al margen, ya sea, según ellos, por viejos y por poco productivos, pero eso es una real falsedad. Muchos de mis compañeros de cohorte, con determinada preparación sabemos que estamos en una etapa productiva en alguna de las ramas del conocimiento, trabajando igual o más que muchas personas jóvenes.

            Ya que hablamos de jóvenes esos son los que menos consideración le tienen a los de la tercera edad, en ocasiones hasta los mismos alumnos ofenden con sobrenombres como “viejo”, “abuelo”, o más aún, compañeras de escuela nos dice, “ya estás senil”, cuando no podemos realizar algo de manera inmediata o se nos olvida algo. Por ejemplo en la escuela perdí el apellido paterno y solo conservo el materno, es por eso que algunos me dicen, “ya estás viejo Cachón”,, en ocasiones lo tomamos con hilaridad aunque en nuestros adentros nos puedan ocasionar daños en nuestra autoestima y nuestra forma de ser. Pero a Dios gracias, se supera, ya que de quien vengan los comentarios es e valor que se les da.

El ser viejos significa, hacer un poco más lenta algunas acciones que años atrás las realizábamos de manera inmediata y sin chistar, ahora chistamos y las hacemos lento. Bueno, no tan lento, somos más cuidadosos. En ocasiones nos movemos en cámara Phanton, pero haciendo que se nos vea en nuestra totalidad y como somos.

Ser viejos significa el poseer algunas canas y arrugas, dependiendo de nuestra complexión y color de la piel, esto nos va dando una nueva imagen, es lo que le llamo la pátina del tiempo. Es un  no se qué, que qué se yo, que nos hace diferentes, no por lo viejo, sino por lo atractivo.

Desde luego que hay viejos de muchas formas, los hay gordos y flacos, agradables y no tanto, chistosos o molestosos, barrigones y gordos y otros como varitas de nardo a pesar de los años. Ser viejos es ser el maná en el desierto de nuestra cotidianidad, el que tenga de cerca un viejo, atráigalo y abreve en su fuente de conocimiento y experiencia.

La pátina del tiempo, nos da ese tamiz de soberbia apariencia, ese andar parsimonioso y con una mirada siempre intrusiva y extensiva, nos permite ver nuestro derredor con unos ojos que ven más allá que las pupilas jóvenes.

La pátina del tiempo nos permite valorar la nueva música y siempre preferir aquellas canciones con mensaje en donde se resalte el respeto, la solidaridad y el valor de la mujer, de aquella mujer bonita como aquellos juguetes de ayer. Es preferir la música que nos traslade con solo una nota del arpegio a pensar en la persona amada y soñar en un ocaso del sol o escuchar las escala musical en cada gota que cae de la lluvia.

La pátina del tiempo no perdona, lo cronológico no va más allá del conteo de números, ya decía mi afable y recordado amigo Hernán Menéndez: Rochito, los cumpleaños no se festejan, sino los logros que has podido alcanzar en un determinado tiempo. Palabras sabias y de gran contenido.

Cuando alguien te diga, yá estás viejo o ya estás senil, alza la cabeza, , camina erguido como siempre y con la mirada  de frente, emerge como el ave Fénix, siempre altivo, como la garza blanca que pasa por el pantano. levanta el vuelo y sal de ese lugar impoluto.

Ser viejo hoy día es un estilo de vida, somos un grupo privilegiado de personas que caminamos con el conocimiento y la experiencia en la mano, somos la diferencia en la sociedad. Amigos de la tercera edad, que aunque aún parecemos de la segunda, seguimos produciendo, trabajando, ya sean en el ámbito legal, en el área médica, ya jubilados o pensionados, ya desde la tribuna de cualquier medio de información seguimos produciendo aún más que aquellos que aún están entre la primera y segunda edad.

En ocasiones las personas de la tercera edad, se sienten solas, a pesar de estar en familia o estar aún activos, la soledad es su compañera leal. Es necesario estar pendientes de ellos,  tratarlos con respeto, no hacerles ver sus errores si tienen, si algo se les olvida no se molesten con ellos. Las personas de la tercera edad también necesitan que de vez en cuando les pregunten, como estás? Quieres algo?, mira pasé por x lugar y te traje el pan o el dulce que te gusta.

No hagan a un lado a sus personas de la tercera edad, aunque parezca que están bien y contentos, en ocasiones sienten la necesidad que se acerquen sus hijos y les den alguna muestra de cariño., uno no sabe si el día de mañana estarán en el mismo lugar, puede ser que lo vean acostado o sentado por horas y días en el mismo sitio, o bien que no les pidan algo, pero saben mis caros y caras lectoras?, ellos siempre están esperando de ustedes algo, un saludo, un quieres algo, un como estuvo tu día, aunque lo vean bien, siempre sentirán  el deseo de que se sientan queridos y necesitados, aunque la realidad sea otra.

No hagas que tus padres, tíos, abuelos o demás parientes de la tercera edad se sientan solos e inútiles, demuéstrales tu cariño, en tiempos como los que vivimos hoy, cada día es un logro que alcanzamos siempre de la mano de Dios. No los dejes solos, siempre quieren ser tomados en cuenta.

La pátina del tiempo nos hace diferentes a los demás. Así que cuando escuches que a alguien le digan, ya estás viejo, allá viene un viejo, no lo incluimos porque está viejo, ya no hace nada por viejo, déjalos hablar, porque nosotros, la generación de los que ya cumplimos los sesenta años, seguimos vigentes y podemos decir que vivimos entre dos siglos, cosa que muy pocos lograrán y podrán contar.

Caros y caras lectoras, si tienes a una persona de la tercera edad, acércate a ella, platica y verás que es una veta, algunos saben más que otros pero todos están imbuidos en la vida entre dos siglos, que han vivido muchos presidentes y varios papas, que han visto surgir la televisión a color y han visto llegar al hombre a la Luna y han experimentado con las nuevas tecnologías. Trátalo bien, abrázalo, quiérelo, consiéntelo , ya no sabes cuánto tiempo más estará entre ustedes.

Un Comentario

Deja un comentario

Continúe leyendo
Cerca de
Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.