EntérateQuintana Roo

Organización fundada por Jean Michael Cousteau se pronunció en contra de construir un muelle de cruceros en Cozumel

04 de mayo/ Cancún, Q. Roo.- La Ocean Futures Society, creada por Jean Michael Cousteau, se pronunció en contra de la intención de construir un muelle de cruceros en Cozumel y solicitó al alcalde con licencia, Pedro Joaquín Delbouis, quien busca reelegirse, intervenir para impedirlo.

Mediante una carta dirigida al munícipe, actualmente en campaña, y a su suplente en funciones, Elías Farah Ceh, el director general para América Latina de la Sociedad expresó su sorpresa al saber que, en la misma zona en donde el biólogo Germán Mendez encabeza un proyecto de siembra y recuperación de coral, debido a la muerte masiva de estos organismos marinos a causa del Síndrome blanco, se pretende edificar un cuarto muelle de atraque.

A estructura estaría a un costado de donde se encuentran las esculturas del Museo Subacuático con los bustos de personajes emblemáticos para la defensa del medio ambiente y el hábitat marino, entre ellos, el del capitán Jacques-Yves Cousteau, el de Ramón Bravo y el de la Doctora Sylvia Earle, sumergidos en la zona del arrecife Villablanca.

El arrecife Villablanca a pesar de no pertenecer a ninguna área natural protegida (ANP), es un centro de atracción para los numerosos buceadores que van a esta agua.

Según las estadísticas oficiales del sector turismo, más de cuatro millones de visitantes arriban a Cozumel, anualmente, en los cruceros que atracan en los seis puertos ya existentes.

“La terrible pandemia del COVID-19 ha demostrado que el modelo de turismo masivo que representa la industria de cruceros es contaminante y depredador y debe ser regulado. Se requiere de un modelo de turismo sustentable que atraiga al turista consciente y respetuoso del entorno natural, como atinadamente lo hace el Scuba Fest.

“Conociendo muy bien su posición vertical de proteger Cozumel y las aguas que lo rodean, le solicitamos su intervención para evitar este asalto a Villablanca y su Museo Submarino. Le pedimos nos mantenga informados sobre el vital proceso de calificación de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) por parte de la Semarnat, así como de la consulta pública que es vital para que la ciudadanía participe de manera activa en la protección de sus riquezas naturales”, se lee en la misiva.

La oposición al muelle suma ya poco más de 24 mil 500 firmas hasta esta noche, en la plataforma change.org.

El proyecto pone en peligro mortal inminente la salud del ecosistema arrecifal y en la MIA se omite mencionar los impactos a las áreas adyacentes, ubicadas a unos metros del Arrecife Paraíso, se advierte en la petición digital.

Entre los probables impactos contemplados, durante la construcción, se mencionan la existencia de encallamientos, anclas, derrames, suspensión de sedimentos, entre otros; además del incremento de la presión en los ecosistemas costeros, que podrían ser irreparables.

“Durante la operación se prevé que la granja de reproducción de corales y proyectos de conservación de arrecife que se encuentran en esta área serán destruidos”, se indicó.

El pasado 10 de abril la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), abrió el proceso de consulta pública respecto al proyecto para edificar un muelle de cruceros impulsado por Muelles del Caribe S.A. de C.V. Dicha consulta cierra el próximo jueves.

La obra tendrá una vida útil de 52 años y una inversión de 58 millones 617 mil 023 pesos, suma dentro de la cual se encuentra un porcentaje para las medidas ambientales, según la empresa.

El estudio de impacto ambiental fue ingresado a la Semarnat el 13 de octubre del 2020 y el Procedimiento de Evaluación del Impacto Ambiental (PEIA) inició a partir del 29 de ese mes.

La construcción de la nueva terminal busca desarrollarse en la costa noroeste de la isla de Cozumel, en una superficie total de 2.354 hectáreas, con el objetivo de recibir cruceros y permitir el desembarque y abordaje de turistas, por lo cual el proyecto consta de un muelle y un edificio de dos niveles, que requerirá del cambio de uso de suelo en terrenos forestales.

La conexión entre muelle y terminal será mediante un puente peatonal, de concreto, apoyado sobre pilotes hincados a roca, de 800 metros de longitud, que cruzará la avenida Rafael E. Melgar.

Dicha terminal contará con un estacionamiento con capacidad para 105 automóviles y 12 autobuses.

De acuerdo con la MIA-Regional, el muelle de cruceros tendrá forma de “L” con una superficie de 1.16 hectáreas, lo cual permitirá el atraque de embarcaciones de hasta 362 metros de eslora, manga de 66 metros y calado de 9.32 metros de profundidad.

La estructura será edificada sobre pilotes de acero -534 pilas para las 24 plataformas y 216 pilas para los 18 duques de alba de atraque- y losas de concreto prefabricadas, soportadas por trabes longitudinales y transversales, que descansarán sobre pilotes de tubo de acero que servirán de cimentación en toda la estructura.

Estará compuesto por el puente de acceso o pasarela y la plataforma de atraque. Su desplante iniciará en la zona federal marítimo terrestre (zofemat), desprovista de vegetación costera, en un área ya concesionada de mil 144 metros cuadrados, con número de expediente 673/ QROO/ 2018.

Deja un comentario

Continúe leyendo
Cerca de
Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.