CulturaEntérateEspeciales

Mis gustos y disgustos en la fiesta brava
A mis amigos Gabriel Abud y Nono Oramas grandes aficionados

En un artículo que publiqué hace unos cuantos años dije que mis principales pasiones eran los toros, la música, y el beisbol. Hoy hablare de mis gustos y disgustos dentro de lo que viene siendo la fiesta brava, “La Fiesta Mas Culta del Mundo” como le llamaba Federico García Lorca. Y es por el dos motivos principales entre otros uno, es el único arte en que el público forma parte de la creación y dos, es la única asamblea verdaderamente democrática que existe en México ya que como dijimos anteriormente el público forma parte del espectáculo presentado y aplaude hasta el paroxismo y eleva a la categoría de Dioses a los toreros triunfadores, así como castiga con sonoros silbidos división de opiniones o el estruendoso silencio a una faena mediocre y quien da los premios son los aficionados.

Pasemos entonces a lo que según mis preferencias personales consideraremos en este pequeño texto, ya que siendo un arte tan subjetivo e irrepetible externaré desde un principio lo que a lo largo de sesenta años como aficionado he visto y en dónde.

Por principio de cuentas para mí el matador con mayor empaque al hacer el paseíllo: Alfonso Ramírez “El Calesero”. El mejor peón de brega corriendo el toro a una mano: Calletano Leal “Pepe-Hillo”. Las mejores verónicas a pies juntos Antonio del Olivar, las mejores verónicas cargando la suerte y rematando con la media en la boca de riego  “Teodoro Gómez” todo esto en la plaza Mérida.

La mejor media verónica del mundo universal y galáctico a Don “Curro Romero”, en la plaza de toros de la Real Maestranza de caballería en Sevilla. El mejor recorte se lo vi a “Manolo Martínez” en la plaza México. Las mejores chicuelinas a José Mari Manzanares siempre en la México.

Los mejores lances de frente por detrás (gaoneras) a “David Silveti” en la Mérida. Las mejores navarras (chicuelinas antiguas) a Manolo Martínez en Querétaro. El mejor par de banderillas se las he visto a Rafael Acosta siempre en Mérida. La mejor vara: “El Güero de la Capilla” en la blanca también.

Los mejores doblones: Santiago Martín “El Viti” en las Ventas. Los máximos ayudados por alto a Juan García “Mondeño” en la Mérida. Las mejores manoletinas a Enrique Ponce en Madrid. Los pases naturales más perfectos aquí si que los comparten Curro Romero y Morante de la Puebla en Sevilla. Mejores derechazos a Manuel Capetillo (padre) en Mérida.

El mejor afarolado a Santiago Martín “El Viti” en la México. La faena que mas me ha enloquecido la de Manuel Benítez el “Cordobés” en la México. La mejor faena de mi vida la de Paco Camino al toro “Dispuesto” de la ganadería de Peñuelas y la de Javier Bernaldo en la México.

El toro más bravo de mi vida, fue uno de a ganadería de Victorino Martín en las Ventas. La mejor estocada que he visto a Jaime Ostos en Mérida.

La plaza que mas me ha impactado por su belleza y temple es la Maestranza de Sevilla, aunque la cátedra está en las Ventas de Madrid. Por el contrario, la plaza menos taurina y que menos me ha agradado es la de Querétaro. El máximo lleno de la historia de nuestra plaza de toros Mérida, fue en la presentación del Cordobés.

Pocas cosas no me agradan de la fiesta brava, sin embargo, tengo gran reticencia al toro chico y afeitado y ya que hablamos de cosas malas el peor torero que he podido ver en mis ya largos años es un negrito de Mozambique llamado Ricardo Chibanga, y el más vulgar “El Zapata” y los horrendos casetes que ponen antes de la corrida en la plaza.

La única cornada de gravedad que me ha tocado ver se la dieron en la plaza Mérida a Rafael Gil “Rafaelito”, al que los meridanos hicieron cola a las afueras del hospital para donar sangre.

Para finalizar felicito a la actual empresa por haber logrado lo que parecía imposible: que los aficionados regresen a los tendidos. La causa: presentaron al toro-toro y extendiendo esta felicitación a la comisión taurina.

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.