Opiniones

México en la sinfonía morbosa del PRI, el PAN y el PRD

Para las próximas elecciones del 6 de junio, los políticos han hecho de su actividad la más grande farsa, la más obvia parodia de lo qué es conducir a una sociedad a lo que ellos desean, piensan o aspiran para nosotros, como integrantes de ella.

Para comprobarnos las “coincidencias sociales con sus aspiraciones de querer lo mejor para la ciudadanía”, a diario encontramos a militantes de diferentes partidos que se pasan de uno a otro, sin importarles ya ideologías, desencuentros en las maneras de ejercer el trabajo público o la conservación de nuestro país. En este breve tiempo de cambio político y de campañas políticas, lo que ha resultado más transparente de esos militantes es la búsqueda que tienen de estar en puestos de poder a toda costa. Si no lo consiguen, después de una rabieta, escriben un oficio o carta de renuncia, llena de reproches y denuncias a su partido. Y se pasan a otro, donde al rato ya son candidatos a algo, aunque no tengan esperanza alguna de lograr el puesto que peleaban. A fin de cuentas, todo se reduce a la búsqueda de logros personales, del beneficio propio y de su entorno inmediato. Esta es la única realidad, debido a que el político, hasta cuando pierde gana. Es decir, mantiene un salario poselectoral y el beneficio de los “contactos” políticos que ayudan en cualquier necesidad que tengan.

Al día de hoy, para tratar de mantener su status, los políticos y sus partidos han centrado sus campañas en una idea básica: detener a MORENA, porque está destruyendo al país. Entonces surge la derivación ideológica: hay que salvar a México. ¿Y quiénes lo harán?  ¡Ellos! ¡Los mismos de siempre! Los responsables de haber sembrado y hecho crecer y florecer la corrupción en todos los órganos de la sociedad.

Debemos preguntarnos como ciudadanos, qué es México. Todos tenemos claro que es un territorio, una geografía precisada en meridianos, paralelos, grados, latitudes y altitudes. En él, existen riquezas naturales en abundancia de donde se adquieren lo necesario para el devenir de la comunidad en su conjunto. México, también es un conglomerado humano de diferentes apellidos, razas, alcances económicos y muy distintas viviendas. Estos aspectos someros darían una visión, a ojo de buen cubero, de lo qué es el país.

En esta visión está contemplada, aunque no explicitada, lo relacionada a las aguas nacionales.

Resulta que ahora, según el PRI, EL PAN, y el PRD, están destruyendo al país. Y lo hacen MORENA y el presidente López Obrador.  ¿Qué parte, sector, grupo, trozo de mar o tierra, zona hotelera, fraccionamiento de viviendas populares, calles, avenidas o domicilios particulares, está destruyendo ese partido y la institución presidencial?   Ninguno, evidente, obvio, claramente ninguno.

López Obrador está desmontando la corrupción, las fundaciones, los beneficios partidistas, acicalando los presupuestos, reglamentando las conductas de los representantes sociales y de tantas y tantas agrupaciones que vivieron muchos años del pasado, el festín de la corrupción presidencial y del partido en el poder, primero PRI y luego PAN.

Efectivamente, Marco Cortés, Moreno Valle y ciertas agrupaciones empresariales, ven que se les cae de las manos toda su enorme estructura de beneficios económicos, entonces, se les cae el país, se les destruye “su” México. Es decir, México para ellos es solamente el territorio en el que se han movido, los edificios en los que han labrado sus cochupos y corruptelas, los grupos sociales con los que han realizado el brindis de/por la corrupción. De nueva cuenta, para esos políticos, la ciudadanía no cuenta, no existe. Es la falacia contra la realidad. Mi casa sigue en pie. ¿Y la de usted? Todo mi entorno permanece intacto. ¿Y el de usted? Mi vida transcurre sin ver destrozos y derrumbes y estallidos de nada. ¿Y la suya? ¿Verdad que nada le ha cambiado?   Entonces, ¿de qué destrucción a México y al país hablaran los presidentes del PAN, EL PRI Y EL PRD?

Deja un comentario

Continúe leyendo
Cerca de
Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.