CulturaEntérateEspeciales

Ocho años de fructífera vida del “Centro Cultural Imagine”, en la ciudad de Motul

La ciudad de Motul, la Perla de la Costa, tiene una profunda tradición cultural a lo largo de su historia. Ya en el S. XIX, el propio alcalde de la ciudad, Don Eulogio Palma y Palma, fue también un fino e inspirado poeta, además de ser él quien inicio la construcción del Palacio Municipal, y lo hizo de su propio peculio, con lo que pone un ejemplo a los políticos de todos los tiempos. En 1906, al visitar Yucatán el presidente de la república, Gral. Porfirio Díaz, asiste a Motul para poner en servicio a la comunidad la escuela Roque Jacinto Campos; durante la ceremonia, ameniza el acto la Banda Municipal de Música, bajo la dirección del Mtro. José Montañez, este grupo musical impresiona profundamente al presidente, por lo que es invitada para amenizar el baile que se ofreció al Gral. Díaz, en la residencia del Sr. Sixto García, en Mérida. Ya en el S. XX, motuleños como Juan B. Sosa pone letra rimada a la jarana Chuuc Biic Chuy, y el también alcalde y diputado Mario H. Cuevas Solís, aporta la letra de algunas canciones yucatecas de la trova. Como puede verse, la ciudad de Motul, ha tenido y tiene, una tradición en la cultura, lo cual la pone en el escenario de esta disciplina en el Estado de Yucatán.

Desde hace ocho años, el 28 de abril de 2013, una familia motuleña de gran tradición, decidió emprender una aventura en un campo de acción noble, digno y desinteresado, la cultura. Con gran entusiasmo, y con el único sustento de su propio peculio, el matrimonio formado por Siria Ayala Campos y Alibert Barroso Mendoza, tomaron una decisión de gran trascendencia para su ciudad natal: Fundar un centro cultural que, incluye además, una amplia y bien surtida biblioteca, y una sala de lectura con capacidad para más de una docena de lectores. Para esta noble finalidad, el matrimonio Barroso-Ayala, adquirió una casona por el rumbo del Cenote Sambulá, y con gran esfuerzo y entusiasmo, la rescató, le hizo importantes y atinadas obras de restauración y adaptación, con un resultado muy satisfactorio, dotando así a Motul, de un espacio en el cual se están llevando acabo, desde su fundación, los más variados actos culturales. Así, en este hermoso rincón, en el corazón de la ciudad, hemos podido disfrutar de los más variados eventos, todos de una calidad superior. Las noches motuleñas, se han visto iluminadas por las actividades del “Centro Cultural Imagine”.

Puede decirse, sin temor a equivocarse, que el Centro Cultural Imagine, ha puesto vida a las noches de la ciudad, y además, ha fomentado la convivencia familiar en forma muy efectiva. Personalmente, he tenido múltiples veces la oportunidad de disfrutar de las actividades de esta institución y, después de ellas, de la animada convivencia con las familias de la localidad, pues la generosidad de Siria y Alibert, se extiende para ofrecer un refrigerio después de cada evento, en el que conviven con gran animación las familias de ahí y de quienes los visitan. Y esto, es fomentar la familia y los valores, en una época en la que hace mucha falta, y pone los medios para combatir diversos flagelos de la sociedad. Seguramente, si existieran más instituciones como esta, ayudarían a disminuir en forma sensible problemas sociales como el pandillerismo y la drogadicción, pues la cultura no es un adorno en la sociedad, sino una auténtica medicina preventiva que combate y, sobre todo, previene, graves flagelos de la sociedad de nuestros días.

Entre las actividades de gran importancia que recordamos en esta institución, destaca la semana de octubre de 2014, que bajo el membrete de “Amanecer Cultural”, trajo a la ciudad de Motul una serie de conciertos de calidad internacional, y en el marco del cual se presentó por primera vez la Orquesta de Cámara de Motul, bajo la dirección del destacado músico yucateco José Luis Chan. La actividad dio comienzo el sábado 19, con la presentación del tenor argentino Ricardo Mirabelli y el pianista José Obed Ríos Cruz. El día 22, en esa misma semana, se contó con la presentación de la cantante francesa Priscilia Arroz. Actividades de lo más variado se fueron sucediendo en el tiempo ahí, certámenes de lectura, exposiciones de fotografía artística, de pintura, obras de teatro, encontraron en el Centro Cultural Imagine el espacio ideal para su realización. La voluntad incansable de una familia, ha podido dar a su ciudad natal, un espacio tan necesario para que, el arte y la cultura se den y se proyecten la alcance de la ciudadanía toda.

Ocho años de terca perseverancia, es algo muy fácil de decir, pero que muy pocos se atreven a realizar, la fuerza y el empuje de Siria y Alibert, están rindiendo frutos muy valiosos cuyos efectos se verán muy pronto reflejados en la juventud motuleña a quien va dirigida esencialmente esta acción tan positiva. Es de desear que, la actividad del Centro Cultural Imagine, se extienda muchos años más, para beneficio de Motul y toda su ciudadanía.

Deja un comentario

Continúe leyendo
Cerca de
Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.