CulturaEntérateEspeciales

Aforismos de Roger Campos Munguía. El tiempo es ese fuego que nos calcina

    -Sàbato escribió que en el rostro llevamos las marcas que el tiempo va dejando en nosotros: surcos, valles, ríos, desiertos, montañas, heridas, cicatrices. Así es. El tiempo es una cicatriz tatuada en la cara que sólo desaparece con la muerte.

  -Después de tantos años de arrastrar este cuerpo, me veo a mí mismo como un fugitivo de la vida, de las cosas que uno tiene que soportar mientras se está vivo. Nos vemos al espejo y sólo reconocemos ese lado del sufrimiento que nos corroe, esa ladera agrietada a punto de desprenderse de nosotros mismos.

   -El tiempo es como un cuchillo afilado y silencioso. Únicamente nos damos cuenta de él cuando ya lastimó nuestro cuerpo mortal, nuestras células de polvo.

   -A veces en una mirada está toda la desolación del tiempo, esa crueldad que no registran los calendarios.

   -El tiempo es la única enfermedad permanente y visible en el rostro.

   -Pavese decía que era triste envejecer y conocer el mundo, tal vez porque al paso de los años uno termina odiándolo o amándolo malamente.

   -Me veo en el tiempo, muriendo a cada instante, sin saberlo.

   -La vida transcurre sobre y adentro de nosotros. Pía Tafdrup lo dice de manera implacable: “…exploramos la vida que nos ha sido impartida antes de morir”.

   -El tiempo nos lastima, se esconde detrás de cada célula, de cada resquicio de nuestro pobre cuerpo que no puede defenderse, que no quiere defenderse de ese enemigo mortal y silencioso.

    -Al final del tiempo sólo quedará el tiempo, sin nosotros.

   -Después de estar en el mundo durante todos estos años me doy cuenta que los únicos seres dignos de confianza son las plantas… y con ciertos cuidados.

Deja un comentario

Continúe leyendo
Cerca de
Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.