Quintana Roo

Travesía por la vida | Delegación del EZLN zarpará desde Isla Mujeres rumbo a Europa

Cancún, Q. Roo, 27 de abril. – El Escuadrón 421 del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), es esperado en Isla Mujeres, desde donde zarparán con dirección al Viejo Continente, en un viaje bautizado como “Travesía por la Vida. Capítulo Europa”, que durará entre seis y ocho semanas, para llegar hasta las costas españolas de Vigo, en junio.

Las y los delegados zapatistas que forman parte de la delegación marítima se encontrarán allá con quienes les han invitado para platicar e intercambiar historias mutuas, dolores, rabias, logros y fracasos, con habitantes de casi una treintena de países, informó la Comisión Sexta del EZLN, que ayer les despidió.

En la lista está gente de países como Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Cataluña, Cerdeña, Chipre, Croacia, Dinamarca, Eslovenia, Estado Español, Finlandia, Francia, Grecia, Holanda, Italia, Luxemburgo, Noruega, País Vasco, Polonia, Portugal y Reino Unido, Rumania, Rusia, Serbia, Suecia, Suiza, Turquía y Ucrania.

El 10 de abril, en el llamado “Semillero Comandanta Ramona”, se realizó una ceremonia con copal y música tradicional, para despedir a la delegación marítima que recibió el mandato de los pueblos zapatistas para llevar lejos su pensamiento, su palabra y corazón, “no solo para abrazar a quienes en el continente europeo se rebelan y resisten; también para escuchar y aprender sus historias, geografías, calendarios y modos”.

Las y los integrantes de la delegación marítima entraron en una cuarentena de 15 días, aislados en el Semillero, para garantizar que no son portadores de COVID-19, además de prepararse para el tiempo que durará su travesía por mar.

Durante la cuarentena se mantuvieron dentro de la embarcación que construyeron en el Semillero, que es una réplica de la que abordarán en Isla Mujeres, bautizada como “La Montaña”.

Así, despedidos por centenas de zapatistas, el Escuadrón 421 salió ayer del Semillero, rumbo a Quintana Roo.

Se prevé que lleguen a Isla Mujeres el 30 de abril, para luego embarcarse en “La Montaña”, en donde permanecerán hasta el 3 de mayo, Día de la Santa Cruz, cuando zarpen hacia Europa, con dirección a Madrid, a donde pretenden llegar el 13 de agosto, al cumplirse 500 años de la Caída de Tenochtitlan, a manos del conquistador, Hernán Cortés.

“De una de las casas de Ixchel, la madre del amor y la fertilidad, la abuela de las plantas y los animales, madre joven y madre anciana, la rabia en la que el dolor de la tierra se transforma cuando es herida, mancillada, saldrá La Montaña (…)

“El día 3 de mayo del año 21 del Siglo 21, de Isla Mujeres, Quintana Roo, México, zarpará la Montaña para cruzar el Atlántico en una travesía que mucho tiene de desafío y nada de reproche. En el sexto mes del calendario, habrá que avistar las costas del Puerto de Vigo, Pontevedra, en la comunidad autónoma de Galicia, Estado español”, escribió el Subcomandante Insurgente Galeano, antes Subcomandante Marcos.

El grupo está integrado por siete zapatistas, cuatro mujeres, dos varones y una mujer transexual, a la que se refirió como “unoa, es otroa”.

Ellas y ellos recibieron entrenamiento en el Centro de Adiestramiento Marítimo-Terrestre Zapatista, ubicado en el Semillero, en la zona de Tzotz Choj.

“No fue fácil.  Más bien, ha sido tortuoso.  Para llegar a este calendario, hubimos de enfrentar reparos, consejos, desalientos, llamados a la mesura y a la prudencia, francos sabotajes, mentiras, malhabladas, recuentos detallados de las dificultades, chismes e insolencias, y una frase repetida hasta el asco: ‘eso que quieren hacer es muy difícil, por no decir imposible’. 

“Y, claro, diciéndonos, ordenándonos, lo que debíamos y no hacer.  Todo eso, en este y el otro lado del océano. Claro, todo eso sin contar los obstáculos del supremo gobierno y su burocracia ignorante, necia y racista”, escribió Galeano.

La delegación marítima es mexicana de nacimiento; descendiente de los pueblos originarios mayas. Son también zapatistas con documentos de los municipios autónomos y las Juntas de Gobierno que así lo avalan. “No tienen delitos que se les hayan demostrado y que no hayan sido sancionados en su oportunidad”, prosiguió.

“L@s 7, además, se ofrecieron de voluntari@s para hacer la travesía por mar -algo que no provoca mucho entusiasmo en la vasta variedad de zapatistas de todas las edades-.  O sea que, para ponerlo en claro, nadie quería viajar en barco”, admitió.

Quienes viajarán son Lupita, una indígena tzotzil de los Altos de Chiapas, de 19 años; sabe leer y escribir.  Ha sido coordinadora local de jóvenes, coordinadora regional de jóvenes, y administradora local de trabajo colectivo. 

Con ella va Carolina, de 26 años, también tzotzil de los Altos; madre soltera de una niña de seis años, cuidada por su abuela. Ha sido coordinadora de “Como mujeres que somos” y alumna de cursos de veterinaria.  Actualmente es Comandanta en la dirección político-organizativa zapatista.

Ximena, de 25 años, es la indígena cho’ol del norte de Chiapas que va con ellas. También es madre soltera de una pequeña de seis años, cuidada por su abuela y tiene la misma responsabilidad que Carolina.

La cuarta mujer es Yuli, de 37 años, originaria de Tojolabal de Selva. Tiene una adolescente de 12 años y un niño de seis. El padre de ambos, les cuida. Ha sido promotora de educación, formadora de educación y coordinadora de colectivo local.

Los dos varones se llaman Bernal, de 57 años; un tojolabal, padre de 11 hijas e hijos; el más grande de 30 y la más pequeña, seis. Ha sido miliciano, responsable local, maestro de la escuelita zapatista y miembro de la Junta de Buen Gobierno.

Con él, Darío, un indígena cho’ol de 47 años, comandante en la dirección política-organizativa zapatista, con tres hijas e hijos. El niño de nueve y la niña de tres, viajarán con su mamá, en avión, a Europa, mientras que el de 22 se quedará en Chiapas.

La séptima persona que emprenderá la travesía marítima se llama Marijose, de 39 años. Es indígena tojolabal y es trans.

“Se le ha designado como loa primeroa zapatista que desembarque y, con elloa, inicie la invasión… ok, la visita a Europa”, señaló Galeano, quien se ha referido a la Travesía por la Vida como una “invasión-no invasión”.

En el texto de su autoría, el otrora subcomandante Marcos subrayó que la primera planta que se posará sobre suelo europeo -si es que les dejan desembarcar- no será de un hombre, tampoco de una mujer.  “Será de unoa otroa”.

“En lo que el finado SupMarcos hubiera calificado como ‘cachetada con media negra para toda la izquierda heteropatriarcal’, se ha decidido que quien primero desembarque sea Marijose.

“En cuanto ponga sus dos pies sobre el territorio europeo y se recupere del mareo, Marijose gritará: ‘¡Ríndanse cara pálidas hetero patriarcales que persiguen lo diferente!’”, volvió a bromear y no.

El líder insurgente aclaró que en realidad, el mensaje que lleva Marijose, rebautizará a Europa:

“A nombre de las mujeres, niños, hombres, ancianos y, claro, otroas zapatistas, declaro que el nombre de esta tierra, a la que sus naturales llaman ahora ‘Europa’, de aquí en adelante se llamará: SLUMIL K´AJXEMK´OP, que quiere decir ‘Tierra Insumisa’, o ‘Tierra que no se resigna, que no desmaya’.

“Y así será conocida por propios y extraños mientras haya aquí alguien que no se rinda, que no se venda y que no claudique”.

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.