Obituarios

Fallece en Mérida el Doctor Antonio Laviada Arrigunaga

Ayer por la tarde se desligó de esta vida, a los 99 años, después de prolongada dolencia, el doctor Antonio Laviada Arrigunaga, decano de la Medicina en Yucatán, de extraordinario sentido humanista, sin horario en el servicio al prójimo y formador de generaciones de médicos.

El insigne maestro fue velado en una ceremonia íntima, en la que el Presbítero Jenaro Rodríguez Colomé, su sobrino, ofició una ceremonia eucarística.

El cuerpo fue incinerado y las cenizas serán depositadas en una cripta de la iglesia de Nuestra Señora de Lourdes, en el Centro de Mérida.

El Doctor Laviada Arrigunaga, pilar de la Medicina en Yucatán y el Sureste de México, nació en Mérida el 4 de octubre de 1921, en el seno del matrimonio que formaron los esposos don Antonio Laviada Arana y doña Fausta Arrigunaga Peón.

Cursó la carrera de Medicina, junto con su hermano gemelo Eduardo Antonio, en la Universidad de Yucatán, de donde fueron expulsados, y luego readmitidos, por defender públicamente sus convicciones.

La gastroenterología fue su especialidad, no había más en su agenda que la vocación a la profesión y a su familia.

Además de su hija Mary Laviada Rodríguez, le sobreviven su hijo político Francisco Rivero Maldonado, nietos, Francisco Rivero Laviada, Fausta Pilar, María Elena y Fernando Arrigunaga Zabaleta; hermanos, Cecilia, viuda de Patrón, y Genoveva, viuda de Ponce; hermana política, María Elena Hernández Ramírez; sobrinos, Laviada Molina, Zabaleta Laviada, Laviada Hernández, Patrón Laviada, Aguilar Laviada y Ponce Laviada, y demás familiares.

Descanse en paz.

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.