EntérateQuintana Roo

Aprueba Cámara de Diputados reforma que considera a las cuevas submarinas como “ecosistemas costeros”

La mayoría de estas cuevas se ubica en toda la Península de Yucatán

08 de abril/ Cancún, Q. Roo.- Con 434 votos a favor, la Cámara de Diputados aprobó un dictamen que define y considera legalmente a las cuevas naturales submarinas o sumergidas, como ecosistemas costeros, además, de alta fragilidad, pues los organismos que habitan en ellas forman comunidades muy estables, pero muy sensibles a los cambios.

“La reforma está encaminada a preservar, proteger y conservar la biodiversidad de las cuevas sumergidas”, además de obligar a su protección, al ser espacios que carecen de regulación legal.

Esto impactará directamente en los niveles de protección, evaluación y autorización de obras, actividades y proyectos que se pretendan realizar, especialmente, en la Península de Yucatán, región mexicana poblada por centenas de cuevas inundables o secas, a nivel subterráneo.

En ellas, además de riquezas biológicas, consistentes en formas de vida diversas que han aprendido a desarrollarse en entornos hostiles, carentes de luz solar, hay ecosistemas acuáticos y marinos, agua salada y dulce y vestigios arqueológicos que al irse descubriendo en expediciones de espeleólogos, explican la evolución de la Humanidad.

También tendrá efectos en las competencias de evaluación del impacto ambiental, toda vez que al gobierno federal le corresponde evaluar obras y actividades en ecosistemas costeros y, todo el suelo de la Península de Yucatán es cavernoso, por lo que la autorización del impacto ambiental se centralizará más aún.

La votación del dictamen -emitido por la Comisión de Medio Ambiente, Sustentabilidad, Cambio Climático y Recursos Naturales- ocurrió ayer y se refiere a las reformas hechas al artículo 3º, fracción XIII bis, de la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA) para incluir el término de las cuevas sumergidas como parte de la definición de ecosistemas costeros.

El documento fue remitido al Senado de la República y precisa que los ecosistemas costeros -dentro de los que ya figuran las cuevas submarinas- representan una gran oportunidad de investigación y exploración, pero sobe todo, “un reto mayúsculo” en cuanto a la conservación cultural que yace dentro de estas formaciones geológicas.

Con esta modificación, el Estado “debe proteger y preservar dichos ecosistemas”, concretamente, las cuevas sumergidas que se encuentran en dichos espacios y que actualmente no cuentan con ningún tipo de regulación específica dentro del marco normativo ambiental.

Este tipo de cuevas son amenazadas por “la ignorancia, la indiferencia, la negligencia y la complicidad de quienes reproducen visiones de una economía irresponsable, que no incluye los costos ambientales en sus diseños de operación”, afirmó la diputada, Claudia Pastor Badilla, quien impulsó la iniciativa de reforma a la LGEEPA.

Originalmente, la legisladora federal propuso incorporar a las cuevas sumergidas en el catálogo de Áreas Naturales Protegidas (ANP), para resguardar su entorno natural, preservar su biodiversidad y proteger su legado cultural e histórico, de modo que la Semarnat contara con herramientas para establecer requisitos y condiciones para el aprovechamiento sustentable de sus recursos.

Sin embargo, el dictamen estableció incluirlos en los ecosistemas costeros, lo cual permitirá que las autoridades medioambientales “orienten sus esfuerzos en la protección, preservación y conservación de estos espacios naturales.

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.