CulturaEntérate

Las enfermedades secretas de los hombres en el siglo XIX

La medicina es una rama del conocimiento que y tiene como objeto el cuidar y tratar las enfermedades que suelen padecer las personas en algún momento de su vida. Al igual que la sociedad, la medicina ha evolucionaba de tal manera que ya era posible combatir y en algunos casos erradicar por completo algunas de las enfermedades que de manera muy frecuente se presentaban entre la población yucateca, sin importar el status social de ésta. De tal suerte que ya no solamente se trataban aquellas enfermedades que de común padecían los pobladores e este nuestro Yucatán, sino que también ya se curaban y trataban aquellas enfermedades que de manera muy específica atacaban a los hombres. la medicina avanza a pasos agigantados tal y como se comprueba con la rapidez que se elaboró la vacuna contra la epidemia que hoy día estamos padeciendo, el Covid-19.

Los catarros, las fiebres, las enfermedades de los pulmones, la malaria, el coqueluche, entre otras afecciones eran tratadas con aquellas medicinas que durante el siglo XIX se utilizaban de manera normal y que se publicitaban en las páginas de los principales rotativos de esta ciudad. En caso específico en La Revista de Mérida (1875-1900), se anunciaban de manera frecuente y con grandes letras las principales medicinas que –llegadas en su mayoría del exterior de nuestro país- los médicos les recetaban para procurar el regreso de su salud.

Los anuncios o publicidad que en este período de tiempo (1875-1900) se publicaron en La Revista de Mérida, tenían como finalidad dar a conocer a los lectores de este periódico, cuáles eran las medicinas que estaban a la venta en nuestra ciudad, así como la manera de tomarlas. En algunos casos, se describían la manera en que éstas actuaban y cuáles eran los síntomas que se debían de tener para poder tomarlas. Desde luego que en ocasiones solamente se daba a conocer el nombre de la medicina sin especificar su uso, ya que de antemano, la población en general ya sabía en qué casos se debían de tomar. Pero lo ideal era siempre acudir con los facultativos.

En este caso específico de la presente nota, se hará  mención de las medicinas y el tratamiento que se debía de seguir para el combate de una de las enfermedades que si bien en ocasiones eran tratadas dentro de un fuerte hermetismo, eran conocidas.- y así se anunciaban éstas- como las enfermedades secretas de los hombres. Aunque habían otros tratamientos más fuertes e invasivos, las medicinas que se publicaron en este período de tiempo antes mencionados, eran fáciles de tomar así como de conseguir,. Y en el mayor de los casos, durante el tratamiento la persona no debía de permanecer postrada en sus casas. No era bien visto que alguien tuviera esa enfermedad y se procuraba mantenerla en secreto.

La Gonorrea o Blenorragia, fue considerada como una de las enfermedades secretas de los hombres que más se padecían en nuestro medio-no hay referencias hemerográficas en donde se recomienden medicinas para otras de estas enfermedades venéreas, aunque no dudamos que las había- y que al conocer que una determinada persona la padecía, ésta quedaba señalada y estigmatizada por un buen tiempo, no solo por la sociedad que la rodeaba sino por su propia familia, ya que esta enfermedad era resultado de “aventuras”  que se tenía en otros lugares ajenos a sus hogares.

Una de las medicinas que tuvo mucha aceptación y la cual se anunciaba con frecuencia en las páginas de La Revista de Mérida fue la siguiente, la cual se anunciaba de la siguiente manera :

Antisifilítico y Antivenéreo Japonés

Depurativo de la Sangre.

Este poderoso purificador de la sangre sin rival de cuantos se han conocido hasta el día, no contiene mercurio ni yoduro. Por sus magníficos resultados está adoptado en toda Europa, América del Sur y del Norte, ha salvado a millares de personas que se juzgaban incurables. Las enfermedades venéreas más rebeldes y antiguas, se curan con este precioso purificador.

Cura especialmente las enfermedades secretas.

(martes 17 enero de 1882, p. 3).

Es de notarse que en ocasiones se hacía una doble referencia a la enfermedad antes mencionada, ya que, si bien por un lado se le mencionaba como enfermedad venérea, también se hacía énfasis en que también era enfermedad secreta del hombre. Algunas medicinas se anunciaban de una forma en que no le cabía duda al enfermo que se curaría en pocos días, en caso específico y como se puede leer en el siguiente anuncio:

LA INYECCIÓN INFALIBLE DE LAMAIRE

CURA EN 3 DÍAS

las Blenorragias y los Derrames recientes o antiguos; padecidos por el hombre o la muger, hasta en los casos difíciles en que todo otro medicamento haya sido inútil.

Exíjase el nombre de LEMAIRE.

(jueves 3 de agosto de 1882, p. 4).

Otra medicina que también se aplicaba por medio de inyección o ¨pinchada”  y que gozaba de mucha popularidad entre la los hombres propensos a padecer esta enfermedad y que al igual que la anterior, garantizaban que en pocos días se curarían de la Blenorragia y los síntomas característicos quedarían erradicados en pocos días:

INYECCIÓN de GRIMAULT y CÍA.  al Mático

Preparado con las hojas del Mático del Perú, tan populares para la curación de la blenorragia, esta inyección ha adquirido en poco tiempo una reputación universal, siendo la sola, inocua por no contener sino huellas de las sales astringentes que las otras poseen en abundancia. Corta con brevedad los flujos más tenaces y dolorosos.

Dep. en PARIS: GRIMAULT Y CÍA. 8 rue Viviente.

(jueves 8 de setiembre de 1887, p. 4).

También había en el mercado otras medicinas que no solamente trataban la Blenorragia o Gonorrea, sino que también actuaban para la curación de enfermedades cuyo órganos se relacionaban de manera directa con el reproductor. De tal manera que su uso era indicado para la prevención de enfermedades de los riñones y de la vejiga, como es el caso de la siguiente medicina que se anunciaba de la manera que a continuación se trascribe:

CÁPSULAS

MATHEY-CAYLUS

Preparadas por el DOCTOR CLIN. Premio Montyon.

Las Cápsulas de Mathey-Caylus, de Cáscara delgada de Gluten, nunca cansan el estómago y están recetadas por los Profesores de las Facultades de Medicina y los médicos de los Hospitales de París, Londres y Nueva York para curar rápidamente: Los flujos antiguos ó recientes, la Gonorrea, la Blenorragia, la Cistitis del cuello, el Catarro y las Enfermedades de la vejiga y de las vías urinarias.

Exíjanse las Verdaderas Cápsulas Mathey-Caylus de CLIN y Cía, de PARÍS, que se hallan en las principales Boticas y Droguerías.

(domingo 20 de julio de 1890, p. 4).

Aunque también había otros medicamentos que se anunciaban como una panacea para otras dolencias propia de los hombres ya que no solamente eran las indicadas para las enfermedades venéreas, sino que también tenían la bondad de curar la embriaguez y los callos, lean mis caros y caras lectoras el siguiente anuncio:

Los famosos específicos del Dr. Villot

Para curar la embriaguez.

Para curar los callos.

Para precaverse del contagio venéreo, para heridas, dolores de todas clases, picadas de insectos ponzoñosos, para embalsamar cadáveres con pequeño gasto, etc.

Se vende en la Agencia de publicaciones de D. Juan de la Fuente, junto a la tienda “El Gallito”.

(jueves 25 de diciembre de 1890, p. 1).

Otro de los anuncios que de seguro llamaron mucho la atención y se vendieron muchas de estas medicinas fue la que se publicitaba de la siguiente manera:

BLENORRAGIA Enfermedad Secreta

MUY FRECUENTE ENTRE LOS HOMBRES

Curación PRONTA Y SEGURA, con las cápsulas Mege-Joseau ó con el remedio “Plantation”.

Solo se venden en la Farmacia Negrón de F. Patrón Correa y Ca.

(jueves 20 de abril de 1899, p. 3).

Y para finalizar la presente, si bien es cierto que los hombres que padecían las enfermedades secretas tenían un mayor desgaste que los demás hombres, para éstos había una medicina que tenía otras gracias, ya que no solamente combatía esta enfermedad, sino que también procuraba una mejor condición física, para poder tener una óptima salud, luego de haber sufrido alguna enfermedad venérea, era conveniente tomar en consideración la siguiente publicidad:

Específico de Henri CÉLEBRE REMEDIO INGLÉS

Para la curación rápida de la impotencia, derrames seminales y de toda clase de desarreglos producidos por excesos sexuales durante la juventud, la virilidad o vejez.

KALMIA, TÓNICO DE LA VIDA

Este específico es para uso interno. Obra como calmante y devuelve prontamente al enfermo la salud del cuerpo y del espíritu, comunica fuerza y vigor, revive las funciones orgánicas y entona especialmente al sistema nervioso, disminuyendo gradualmente y usando por último la excitación general que suele acompañar a esos casos. En muchos de ellos, los riñones que suelen estar afectados, vuelven a funcionar regularmente, los derrames, ya sean involuntarios o prematuros, se contienen, y se refuerzan las partes genitales. Sobre estas y sobre el sistema nervioso, obra constitucionalmente este específico. Es un remedio infalible en todos los casos. PRECIO…$3 PAQUETE.

Cada paquete lleva instrucciones sobre el modo de usarlo. Se hallarán de venta en las principales boticas.

(sábado 20 de enero de 1883, p. 1).

Así de cosas mis caros y caras lectoras, las enfermedades secretas de los hombres en caso específico siempre han estado presentes en la historia de la humanidad y en el siglo XIX se publicitaban las medicinas de manera abierta, lo cual supone que los medicamentos anunciados podían ser adquiridos de manera directa o bien acudir al médico de confianza.

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.