CulturaEntérate

Aforismos de Roger Campos Munguia. Lapidación del Ser

-La lucidez es la forma más alta del dolor.

-Sólo los hombres verdaderos sufren. Los demás viven.

-La bondad no se expresa con palabras. Puede bastar una mirada. En cambio, el mal necesita insistentemente de las palabras. De su sonido doloroso.

-Todo juicio, razonamiento o idea que pretenda la búsqueda de la verdad en cualquier campo, se ha producido siempre por la altivez de una neurona.

-La inteligencia es un atuendo del cerebro, la única capaz de mostrar indignación a pesar de darse cuenta de la inutilidad de todo.

-Ningún cerebro es medible. Su realidad aritmética nos llevaría al vértigo.

-Las grandes pasiones de los seres humanos nada tienen que ver con la lógica o con la realidad sino con el hígado, el estómago, o las vísceras.

-El hombre todavía no aprende a ser hombre.

-Las bestias son superiores a los hombres, porque son fieles a sus instintos.

-Todos debemos comportarnos como si en realidad nos habitara un alma. Vivimos por esa ilusión. Sin ella muchos estallarían de angustia, desesperados y ultrajados por su propia flaqueza interior.

-Llegamos a la vida por la ambición de un espermatozoide.

-El espermatozoide ya trae en sí mismo la idea del triunfo, del triunfador a costa de otros.

-Vivir sin esperanzas sería el orgullo más grande que podría exhibir un hombre.

-La diferencia entre un hombre vivo y uno muerto no es de huesos ni de carne sino de tiempo.

-No sé quién dijo que el hombre debería vivir hasta los nueve años. Y esto ya es demasiado. Al mes  de nacido sería suficiente.

-Nadie se piensa nunca como un cadáver. Tendríamos que ejercitar a diario esa visión oscura de nuestro propio cuerpo: tal vez seríamos menos soberbios.

-He llegado a la conclusión de que los únicos seres a los que verdaderamente admiro es a los muertos. Porque ya no pueden hablar. Esto es, herir, ofender, blasfemar, adular, odiar… la extraordinaria mudez de la Nada.

-La muerte es un río que no desemboca a ningún mar.

-Morir es ese instante neutro y vacío que va de la tibieza del cuerpo a la paulatina rigidez del cadáver. Morir es negar la única realidad que existe: el cuerpo.

-De todo muerto se podría decir: Enmudeció. Dejó de herir.

-Después de conocer la vileza de los hombres, uno se solidariza inmediatamente con los muertos.

-Los muertos son superiores a los vivos, Viven en la placidez definitiva, en el ocio eterno.

-Nos vamos a dormir todas las noches con la certeza de que al día siguiente nos despertaremos. De no ser así, nadie dormiría nunca.

-Nadie sabe cuándo será (para utilizar esa metáfora cristiana) su última cena.

-Toda muerte es una lesión inútil.

Deja un comentario

Continúe leyendo
Cerca de
Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.