CulturaEntérate

John Wilmot “El Libertino”

Fue a partir de la película El libertino (2004) dirigida por Laurence Dunnmore, que me enteré de la existencia de este atractivo personaje de la literatura inglesa: John Wilmot (1637-1680).

Una suerte de pícaro como Moll Flanders de Daniel Defoe publicada en 1722 o Tom Jones de Henry Fulding publicada en 1749, John Wilmot  Segundo Conde de Rochester es la antítesis de la política de Cromwell, posible sólo en la monarquía de Carlos II y sus “exquisiteces” barrocas al estilo francés.

  Enamorado del teatro, se hace amante de la en boga, actriz joven y hasta le escribe algunos textos, pero como le sucede a Lope con su actriz, el rey se enamora de ella y la hace su concubina predilecta.

  De su literatura quedan pocos textos, ya que la gran mayoría fueron publicados en forma de hojas volantes, o bien quedaron en manuscritos que en el tiempo se perdieron.  De sus obras de teatro se conocen por historia oral, más que por textos certificados como suyos, aunque, alguna obra se considere de él, los especialistas todavía no acceden a reconocerle la autoría.

 Hizo teatro callejero, disfrazado de matrona curandera, así como también jugando al disfraz y a la transformación para poder salvar el cuello de la justicia, que lo buscaba al caer de la gracia y protección de Carlos II.

 La película está basada, simpáticamente, en la obra de teatro de Stephen Jeffreys, escrita en 1994, adaptada por él al cine y estrenada en 2004, en el Festival de Cine de Toronto.

 Fue Johnny Deep quien encarnó a este autor censurado dos siglos después, en la época victoriana.

 La vida de Wilmot fue muy breve: 33 años. Las enfermedades venéreas, el alcohol y el exceso propio del libertino, lo condujeron suavemente a un patíbulo íntimo y particular.

 La obra de teatro más conocida y atribuida al poeta es Sodoma, o la quinta esencia del libertinaje. En diciembre de 2004, Sotheby´s vendió una de las pocas copias supervivientes por 45, 600 libras esterlinas.

 Daniel Defoe, lo cita en su novela Moll Flanders, que se llevó al cine en 1965, interpretada por la bella rubia  Kim Novak.

Wilmot ha sido citado por muchos escritores famosos desde Goethe, quien en su biografía escribe de su famoso poema Un sátiro contra la razón y la humanidad al que escribe en inglés.

 El conde de Rochester sirvió de modelo para varios personajes teatrales como: Don Juan The Libertine (1675) y The Man of Mode (1676).

 De este gozador sexual  abiertamente de hombres y mujeres, Tom Morris, director asociado del National Théatre dijo:

Rochester me recuerda a un cazador furtivo desquiciado, que se mueve silenciosamente por la noche y graba cada convención que se mueve. El obispo Burnett, quien lo entrenó para un arrepentimiento inveros en el lecho de muerte, dijo que no podía expresar ningún sentimiento sin juramentos y obscenidades. Parecía un punk con levita. Pero una vez que las muñecas de paja han sido asesinadas, Rochester celebra en un paisaje sexual propio.

 En la década de los 20´s del siglo pasado, Wilmot fue “resucitado” por Graham Green y Ezra Pound.

 Su literatura no tiene todavía una traducción al español.

 No cabe duda que este personaje, es un verdadero antecesor del Marqués de Sade (1740-1814), quien a sus vicios privados y públicos supo administrar de mejor manera y así vivir más años: 74.

Si le interesa saber más del escritor inglés John Wilmot, puede consultar: es.qaz.wiki/ Johnn Wilmot, segundo con de Rochester.

Fernando Muñoz Castillo

Escritor, hacedor de libros objeto, dramaturgo y director de teatro. investigador e historiador de teatro y cine. curador y museógrafo. periodista cultural. ha publicado varios libros.

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.