CulturaEntérate

Naufragio

Desde el naufragio de tu vejez te contemplo,
encallada en tu recuerdo más persistente,
acompañada de la soledad de tus muertos,
incomprendida en la mirada de la gente.

¡Estoy tan cerca de ti y tan lejos…
que no me encuentro en tu mirada
ni en tu memoria!
Te confieso…
Te confieso que he querido huir de ti
y de tus preguntas repetidas,
de tus ayeres revividos a cada momento,
de tus letanías insoportables para mi paciencia,
de mi propia frustración cuando me desconoces,
de tu terquedad inmensa cuando me desobedeces.

Que difícil ha sido aceptarte como estás:
derrotada por un tiempo inmisericorde
que se ha llevado la fuerza de tu cuerpo,
la espontaneidad de tu risa,
la lucidez de tu mente,
la utilidad de tu vida
y mi nombre para siempre.

Me ha invadido la tristeza
al ver los despojos de tu naufragio
hundirse lentamente…
Por eso he querido permanecer para rescatarte
a pesar de yo poder perderme.
No te dejare sola ante los embates de la marea,
lucharé contra las olas más fuertes,
Te gritare para que resistas
los vientos del cambio
y trataré de hacerte luminosos
los largos días de la espera.

Sí, se que entiendes,
Se que comprendes que no es fácil,
que muchas veces en las largas noches del insomnio
me ha encontrado el cansancio,
que he llorado a veces de desanimo,
que a veces he gritado de impotencia:
Pero seguiré contigo durante la tormenta
y con los lazos de mi amor
te ceñiré para mantenerte…
Y no te olvidaré en algún rincón lejano…

Hasta que algún día,
cuando te diga adiós desde mi puerto,
podré ver gozosa tus blancas velas
hincharse libres
hacia los verdes horizontes del Misterio,
y entonces caminaré feliz por las calles
ya que juntas pudimos vencer al Tiempo,
y ese día te pediré que me esperes
en la otra orilla de ese verde Océano,
para de nuevo sentir
tu caricia en mi frente
y escuchar mi nombre olvidado
en tu sonrisa de antes,
entonces podremos volar juntas con las gaviotas
bajo el viento dorado de un sol eterno …

Comparto estas líneas, que he escribí al ser testigo de cómo mi madre cuidó a mi abuela, cuando a ésta se le presento el Alzheimer. Espero que puedan dar consuelo durante: “…los embates de la marea…”

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.