EntérateMundo

Un oficial muerto después de que un hombre embistiera la barricada del Capitolio; sospechoso muerto a tiros por la policía, dicen las autoridades

Un oficial de policía del Capitolio murió y otro resultó herido el viernes cuando un vehículo chocó contra ellos cerca del Capitolio de los EE. UU., Un ataque que una vez más puso a la ciudad al borde cuando las amenazas derivadas de la insurrección mortal en enero comenzaron a disminuir.

El jefe interino de la policía del Capitolio de Estados Unidos, Yogananda Pittman, dijo que un hombre salió del vehículo con un cuchillo y comenzó a arremeter. Dijo que al menos un oficial de policía abrió fuego y mató al sospechoso. No quedó claro de inmediato cómo el oficial, identificado como William ‘Billy’ Eva ns, un veterano de 18 años, resultó fatalmente herido.

Varias personas familiarizadas con la investigación identificaron al sospechoso como Noah Green. Una de esas personas dijo que Green tiene una dirección en Virginia.

El sospechoso no era conocido ni por la policía de DC ni por el Capitolio, según las autoridades. “No parece estar relacionado con el terrorismo”, dijo a los periodistas el jefe interino de la policía de DC, Robert J. Contee III.

El incidente ocurrió poco después de la 1 pm en Constitution Avenue, una vez más atrayendo a cientos de oficiales de policía y hundiendo el extenso complejo del Capitolio en el cierre, con personas dentro de los edificios a las que se les dijo que se mantuvieran alejadas de las ventanas exteriores y a los que estaban afuera se les advirtió que “buscaran refugio”.

Las autoridades levantaron el cierre alrededor de las 3:15 pm, aunque partes de Constitution Avenue y otras calles permanecieron cerradas. La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.), Ordenó ondear banderas en el Capitolio a media asta para honrar al oficial que fue asesinado.

“Estoy desconsolado por el oficial asesinado hoy defendiendo nuestro Capitolio y por su familia”, dijo el líder de la mayoría del Senado Charles E. Schumer (DN.Y.) “Estoy orando por el oficial herido y su familia. Estamos en deuda con ellos “.

El ataque se produce menos de tres meses después de la insurrección del 6 de enero que dejó cinco muertos, incluido el oficial de policía del Capitolio Brian D. Sicknick. Dos policías que habían estado en el motín murieron más tarde por suicidio.

También se produce dos semanas después de que los funcionarios retiraron una cerca del perímetro exterior, abriendo al tráfico las avenidas Independencia y Constitución. Una valla perimetral interior permanece alrededor del complejo. Una vez más, los residentes de Capitol Hill que se alegraron cuando cayó la barrera exterior se quedaron con un vecindario transformado por nuevos bloqueos y miembros itinerantes de la Guardia Nacional.

Después del ataque, la Guardia Nacional de DC activó su nueva “fuerza de respuesta inmediata”, un grupo de tropas de la Guardia que ya se encontraban en los terrenos del Capitolio como parte de un despliegue de 2,300 miembros para mayor seguridad. El viernes, dos docenas de miembros de la Guardia Nacional formaron una línea a través de Independence Avenue, con cascos, chalecos antibalas y escudos de plástico.

Un sedán azul permaneció en la escena del incidente mortal, con las luces traseras parpadeando y el maletero abierto, rodeado de cinta de la escena del crimen.

En una conferencia de prensa fuera del Capitolio, Pittman dijo que el conductor del vehículo entró en lo que se llama la Barricada Norte “y embistió a dos agentes” antes de chocar contra una barrera. Dejó el vehículo con un cuchillo y se abalanzó sobre los oficiales, dijo.

Pittman dijo que no respondió a las órdenes verbales y los agentes le dispararon. Ambos oficiales fueron trasladados a hospitales, donde Evans murió. “Por favor, mantenga a la Policía del Capitolio de los Estados Unidos en sus oraciones”, dijo Pittman.

Evans fue el sexto miembro de la fuerza policial del Capitolio en morir en el cumplimiento del deber, según el departamento.

Aunque el Capitolio estaba en gran parte vacío porque ambas cámaras estaban en receso, varios miembros del personal del Congreso se encontraban en el campus o cerca de él mientras se desarrollaba el incidente.

Un asistente del Congreso, que solicitó el anonimato porque no tenía permiso para hablar en público, dijo que se dirigía al edificio de oficinas de Longworth House para recibir su primera inyección de la vacuna contra el coronavirus cuando sonó su teléfono. Podía escuchar las sirenas.

“Si está afuera, busque refugio”, advirtió la alerta.

“Así que corrí a mi coche”, dijo.

Se suponía que sería la primera vez que volvía a su oficina desde la insurrección del 6 de enero.

Ralph Jones, director de comunicaciones del Representante Donald McEachin (D-Va.), También había elegido el viernes como su primer día de regreso al edificio desde el 6 de enero. Vino a renovar su placa de seguridad que le permite acceder a los edificios del complejo. Quince minutos después de que se fue, mientras estaba sentado en un tren del Metro que se dirigía a casa, la advertencia urgente también apareció en su teléfono.

Decidió que no regresaría al Capitolio hasta que se le ordenara hacerlo.

“Grité justo a tiempo y no tengo planes de volver pronto”, dijo. “Realmente no hay nada que me impida ir, excepto que mi hogar todavía me parece mucho más seguro que estar en el Capitolio, y no tiene nada que ver con el covid-19”.

Por The Washington Post

Deja un comentario

Continúe leyendo
Cerca de
Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.