EntérateQuintana Roo

“Fui obligado a otorgar el perdón”, asegura padre de Leonardo, quien murió luego de accidentarse en Parque Xenses

01 de abril/ Cancún, Q. Roo.- Para el cardiólogo Miguel Ángel Luna, la muerte de su hijo Leonardo, no fue “un error humano”, sino resultado de una “una total negligencia” del Parque Xenses, en donde el adolescente de 13 años se accidentó el 27 de marzo pasado, a lo cual se suma el proceder irregular de la Fiscalía General de Quintana Roo para investigar lo sucedido.

“No fue un error humano. Fue una total negligencia. Es una trampa mortal eso. Antes no me morí yo también, al intentar salvar a mi hijo. Soy víctima doble, perdí a mi hijo y pude morir. Fue una negligencia”, declaró en entrevista.

Luna Calvo es un médico reconocido en Durango, el lugar en donde reside junto con su familia, integrada por su esposa; una niña de 11 años, dos jóvenes de 18 y 20 años y “Leo”, de 13, quien falleció en un hospital de Playa del Carmen, luego de accidentarse en uno de los seis parques del Grupo Xcaret.

En enero de este año enfermó de COVID-19 y contagió a su esposa hijas e hijos. Al sanar todos, decidió regalarles un viaje al Caribe Mexicano, no sin antes aplicarse pruebas para asegurarse que no portaban ya el virus.

El sábado del accidente, “Leo”, su padre y hermanos se encontraban disfrutando de un atractivo acuático en Xenses que inicia como un tobogán y culmina en un río de 60 centímetros de profundidad, en donde la gente flota sin peligro.

De acuerdo con la empresa, lo que ocurrió fue que personal realizó “arreglos no autorizados y omitió colocar una rejilla o tapadera.

Al ver que el niño no salía a flote, la familia comenzó a inquietarse. “Como era muy bromista, hasta pensamos que estaba jugando”, relató el padre, quien señala que al ir a buscarlo se percató que algo le estaba succionando un pie, hasta jalarlo. Incluso, él mismo estuvo a punto de ser succionado, señala.

“Tuve que buscar a mi hijo, hasta que lo encontré y lo saqué. Le di reanimación. Fueron unos paramédicos del Parque que no tienen ni un equipo de nada. Llegó una ambulancia también con poca capacidad de equipo”, prosiguió.

Leonardo fue conducido a una clínica particular en Playa del Carmen, municipio de Solidaridad. Ahí falleció el domingo a las 11:50 horas.

Lo siguiente se padeció entre trámites y aspectos irregulares por parte de las autoridades locales.

Luna Calvo narra que solicitó la intervención del gobernador de Durango, José Rosas Aispuro Torres, para la dispensa de la necropsia, lo cual le fue concedido.

“Mi esposa estaba tan mal, que solicité la dispensa para hacerle la necropsia a mi hijo; ella ya no quería que lo lastimaran más”, manifestó.

Cuando pensaron que estaba todo listo para reclamar el cuerpo, en la Vicefiscalía de Playa del Carmen, le condicionaron la entrega del cadáver a cambio de otorgar el perdón penal.

“Yo hablé con el vicefiscal y me dijo: “tengo la instrucción de no darte el cuerpo, si no firmas el perdón’. Y firmé”, sostuvo.

El tema no quedó ahí. En sus palabras, ahí, se negaron a tomarle la declaración. “Me hinqué. Tuve que hincarme yo, ante la abogada y llorar para que me permitiera hacer una relatoría de hechos. Me hinqué y lloré”, expresó.

Después de seis horas quedó resuelto e iniciaron los trámites con la funeraria. A la mañana siguiente él y su familia abordaron el avión que Aispuro Torres les envió para llevarles de regreso a Durango.

El cardiólogo indica que, en un principio, no pensaron en proceder legalmente. Pero luego de lo sucedido en la Vicefiscalía y, ayer, durante la misa de cuerpo presente para su hijo, se quebró.

“Cuando llegó el féretro aquí, yo me partí, empecé a llorar y le dije a mi esposa que tenemos que hacer algo”, dice, al señalar que hay un abogado en Cancún y otro en la Ciudad de México, viendo el caso.

Entre ayer y hoy, el Grupo Xcaret, luego de admitir el registro del accidente y expresar sus condolencias a la familia, calificó el accidente como “un error humano” y reiteró que se ha mantenido en contacto y pendiente de las necesidades de los deudos.

El médico aclaró que no busca dinero, que no es rico, pero su profesión le permite llevar una buena vida, por lo cual su reclamo es de justicia. Añadió que en su casa habilitarán un jardín, en donde colocarán las cenizas de su hijo.

Deja un comentario

Continúe leyendo
Cerca de
Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.