EntérateSororidad

Repaso Visual

“Y no hallé cosa en qué poner los ojos”, de Cynthia Rodríguez Leija,  es un trabajo tan desolador como sugiere su título, no es un homenaje ni un adorno que proporcione un aire de erudición a tan brutal sucesión de versos, sino una atinada referencia del amargo poema “Miré los muros de la patria mía…” de Francisco de Quevedo.

La obra es un ingenioso collage interactivo donde la poesía, el reportaje y la música se mezclan en una sinfonía que sacude e incomoda. Es como si el lector caminara descalzo entre los cristales rotos de una escena de crimen; el miedo y la desolación de las víctimas obligan a avanzar con cautela entre sus páginas.

El trasfondo de cada anécdota se vuelve más crudo a medida que avanza la lectura, y aunque ninguno de los casos expuestos puede juzgarse peor que los demás, pues todos cuentan con su debida dosis de impotencia ante la corrupción e ineptitud de las autoridades, es posible experimentar distintos niveles de tensión que por momentos obligan a parar y tomar algo con azúcar.

La rabia que puede generar todo este cúmulo de historias es un sentimiento del que no se puede huir, sobre todo si quien lee es mujer y latinoamericana. Sugerencias musicales, versos, comentarios y fragmentos testimoniales, se vuelven una explosión de emociones que contextualizan a su manera una realidad que puede estar dentro de nuestros muros; el frio caleidoscopio del feminicidio.

No me atrevería a ponerle una edad al público meta de esta obra, aunque ciertamente el lector versado en poesía podría disfrutar a la primera los tajantes versos, la obra para nada es prohibitiva hacia otros menos cultivados, pues ofrece más elementos que enriquecen la experiencia. Aquí no hay imágenes de más, solo la lírica de un tema actual que se repite en los medios pero que nadie hace nada por erradicarlo.

El lector no halla dónde poner los ojos ante tanta impotencia, pues mientras las sociedades se derrumban desde sus células, el olvido sepulta miles de historias de mujeres violentadas cuyo final no siempre es esperanzador.

(Y no hallé cosa en dónde poner los ojos, de Cynthia Rodríguez Leija. Edición virtual  realizada por la Secretaría de Cultura de Coahuila, a través del Apoyo a Instituciones Estatales de Cultura 2020.- Portada de Elena Barbosa.)

María Selene Ortiz Vázquez.

Licenciada en Lengua y Literatura Hispánicas (Universidad Veracruzana). Promotora cultural y facilitadora del programa Salas de Lectura. Miembro del Seminario de la Cultura Mexicana de Nuevo Laredo, Tamaulipas. Actualmente es correctora de estilo e imparte talleres de creación literaria

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.