EntérateYucatán

El sureste mexicano y la red ferroviaria más importante de Norte América

Los ejecutivos de los ferrocarriles Canadian Pacific y Kansas City Southern destacaron el flujo potencial de productos de granos con la fusión de $ 29 mil millones anunciada el domingo. (Gráfico de la presentación de CP / KCS)

En días pasados se dio la noticia de que Canadian Pacific Railway (CPR) adquirió a Kansas City Southern (KCSR), formalizando de esta manera a la red ferroviaria más importante de Norte América, comunicando desde la Costa Oeste de Columbia Británica con el puerto de Vancouver, pasando por Alberta y la ciudad petrolera de Edmonton, hasta cruzar a la zona Este, pasando por los puntos estratégicos de Detroit en Michigan y Toronto, Ottawa y Montreal en Canadá, para bajar hacia la ciudad de Kansas y cubrir el sureste de los Estados Unidos con las ciudades de Dallas, Houston y Nuevo Orleans, e ingresar a México por Laredo, bajar por Monterrey hasta el centro del país y comunicar con los principales puertos, Lázaro Cárdenas en el Pacifico y Tampico y Veracruz en el Atlántico.

Estamos hablando de 20 mil millas, poco más de 32 mil kilómetros de red ferroviaria diseñada en forma de una “T”, en primera instancia para comunicar el vasto territorio del norte del continente de costa a costa, desde Vancouver hasta Montreal, y de Kansas hasta el centro de México en el sentido norte-sur.

Esta integración de la infraestructura ferroviaria tiene un interesante componente: unir las principales áreas de producción automotriz de Canadá y México con Detroit, para crear un nuevo servicio de conectividad entre las plantas ensambladoras de México con sus mercados de consumo en Norte América.

De alguna manera y en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, esta fusión deberá fortalecer la conectividad de México y sobre todo para fomentar el comercio internacional. Sin embargo, hay que destacar que estas dos empresas se crearon a finales del siglo XIX, y fue en el marco del Tratado de Libre Comercio de 1994 que los directivos de KCSR decidieron expandirse hasta México. Por lo que habrá que ver cómo resulta la experiencia con los canadienses en su interés de expandirse y consolidarse en territorio mexicano, toda vez que han visualizado que la conectividad horizontal entre Vancouver-Ottawa, precisamente corresponde a los intereses de hace dos siglos y ahora, que la geografía de la competitividad internacional ha cambiado, los canadienses le apuestan a una verdadera “red” ferroviaria continental.

En virtud de lo anterior, urge contextualizar la estrategia del Tren Maya, toda vez que en el siglo XIX, Yucatán era primer mundo en conectividad a través de su infraestructura ferroviaria que a lo largo del siglo XX se fue diluyendo. Y sería relevante y pertinente establecer la relación entre el sureste mexicano con el resto del país y de América del Norte, precisamente con el resurgimiento de esta imprescindible infraestructura de la movilidad continental.

Asimismo, ya es hora de que el sureste mexicano establezca una estrategia para la logística de distribución de productos que vaya mucho más allá que el mero interés turístico. Hay mucho que ofrecer en Yucatán y su localización debe de garantizar un posicionamiento marítimo y ferroviario, para convertirlo en un verdadero polo de desarrollo conectado con el mundo.

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.