EntérateOpiniones

Sondeo político

Sempiterno Domínguez, Anacreonte Sánchez, Pomposo Gutiérrez, Druídico Pérez,  Rabindranath Medina y Teódulo Arozamena, entre otros, tienen algunas cosas en común: nacieron a principios de los años cincuenta del siglo pasado, es decir, que ya rozan los setenta; son maestros jubilados, es decir, que viven de manera estrecha pero felices a su manera; tienen un inocultable gusto por platicar de sus recuerdos y, sí, también hablan de los achaques propios de su edad, aunque no tanto.

Curiosamente ninguno de ellos es viudo y todos han celebrado ya sus bodas de rubí (40 años), están seguros de que llegarán a las de zafiro (45), aunque no garantizan en lo absoluto de que aún estarán en circulación para las de oro (50).

–Es el único yugo del que no nos hemos podido liberar, dice sonriendo don Teódulo.

Este grupo de amigos solía reunirse un día a la semana en conocido centro comercial del oriente de la ciudad, pero por la pandemia comenzaron a hacerlo por internet, aunque todos confiesan que no es lo mismo lanzar boladas en vivo que hacerlo de manera virtual.

–Aprender eso del zoom fue toda una odisea pero ahora ya lo dominamos, expresa don Sempiterno.

Anteayer me permitieron ingresar a su reunión vía remota y aproveché para hacer una especie de sondeo político, pues previamente les había enviado a sus correos electrónicos la entrevista que Víctor Salas le hizo a Jorge Carlos Ramírez Marín, y que publicó Estamos aquí el jueves pasado.  

–¿Qué les parece Jorge Carlos?, pregunté.

–Me parece un tanto más flaco de cuando lo conocí hace años, dijo don Pomposo.

–¿Se hizo by pass gástricoo su pérdida de peso es porque hace ejercicio y come más sano?, indagó socarronamente don Anacreonte.

Todos se echaron una carcajada.

–¿Qué opinan de lo que dice Ramírez Marín de que su partido, el PRI, no está muerto?, intervine de nuevo.

–Pues si no está paleta tiene un pulso muy bajo, si no es que ya está en coma, opinó don Pomposo.

–¿Tanto así?

–Bueno, tampoco hay que ser extremistas. El PRI, lo mismo que el PAN, todavía conserva su voto duro pero me temo que no podemos decir lo mismo del PRD, señaló don Druídico, con un lenguaje propio de analista político de Consulta Mitofski.

–¿Dijiste duro?, preguntaron rápidamente los demás.

–¡Sí, qué con ese adjetivo!

–¿No estarás teniendo una proyección freudiana?, dijo don Rabindranath.

Y se echaron otra atronadora carcajada.

–¿Y qué hay de MORENA? (Tuuskeep)

–Honestamente en Mérida no creo que tenga ninguna posibilidad. (Teódulo)

–¿No repercutirán en la votación los generosos programas sociales de AMLO? (Tuuskeep)

–Yo creo que sí, pero no al grado de desplazar a los dos viejos partidos, al menos no en Mérida. (Teódulo)

–Eso nadie lo puede asegurar. (Sempiterno)

–Ciertamente, pero el propio Jorge Carlos lo deja entrever en la entrevista cuando comenta que vale más intentarlo, que no hacer nada, aunque sería una sorpresa mayúscula que le diera un tanganazo a Renán, como lo hizo en su momento Angélica con Beatriz. Pero como decía Yogi Berra de los partidos de béisbol: esto no se acaba hasta que se acaba. (Teódulo)

–No olvidemos que Jorge Carlos tiene un récord ganador. (Anacreonte)

–¡Sobre todo en bienes inmuebles! (Druídico)

–A propósito de Renán, si gana de nuevo, establecerá un récord en la capital, pues será el único que la haya gobernado en tres periodos. (Pomposo).

–Y también correrá el riesgo de que lo vean como especialista en la alcaldía y quizá nunca pueda dar el estirón para aspirar a la gubernatura (Tuuskeep).

(En esta ocasión no hubo risas sino rostros confundidos; comprendí que mi broma había sido pésima pero me hice al mismo y proseguí)

–El PAN tiene a su favor la inercia política: ya saben, los que dicen que más vale malo conocido que bueno por conocer y cosas por el estilo. (Sempiterno)

–¿Y de los otros partidos qué me dicen? (Tuuskeep)

(Sobre el particular únicamente coseché un significativo silencio)

–¿Comparten ustedes la hipótesis de que está pactada la alcaldía de Mérida para obsequiársela al PRI? (Tuuskeep)

(Las mismas caras de What. “No insistiré en esa pregunta”, me dije).

–Jorge Carlos comentó que se ha reunido con representantes de varios sectores, entre ellos los artistas, y que todos le infunden confianza. (Tuuskeep)

–Mmmmm. Yo no me confiaría tanto en la opinión de los artistas, porque son temperamentales por naturaleza, aunque ciertamente con Erika les ha ido de la patada y es probable que muchos de ellos no voten por el PAN. Tampoco confiaría en las encuestas, pues yo, por ejemplo, a cada uno de los encuestadores que hablan a mi celular o al teléfono fijo de casa siempre le doy respuestas diferentes. (Pomposo)

–¿Para destantearlos? (Teódulo)

–¡No, para divertirme! Jajajá. (Pomposo)

–A propósito de estas llamadas: cómo le hacen estas empresas encuestadoras para obtener números privados, sobre todo ahora que ya ni directorios telefónicos existen. Creo que el INE debería investigar. (Rabindranath).

–¡Y a lo mejor descubre fugas allí mismo! No sería la primera vez. (Druídico)

Finalmente les pregunté qué opinaban de lo que señala Ramírez Marín, en el sentido de que las elecciones “ponen en juicio a todos”.

–¡Pues no me quiero ni imaginar qué juicio le van a hacer a Mario, en caso de que el candidato de MORENA a la alcaldía de Mérida no obtenga al menos una votación decorosa el próximo 6 de junio. (Anacreonte)

Luego de transcribir las respuestas de estos venerables maestros me fui a caminar a Paseo de Montejo y juro que durante los 45 minutos que duró mi trayecto solo vi a tres ciclistas que usaban esta obra de relumbrón. Me prometí comprar aunque sea un triciclo de medio uso y recorrer esa ciclovía de sur a norte y de norte a sur, todos los días, tanto en la mañana como en la noche, para que esta ocurrencia vila-barreriana no se vea tan desolada.

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.