CulturaEntérateSororidad

Carol Chess, sinónimo de ajedrez

Más de uno la considera la Beth Harmon de México, o por lo menos del norte del país. Nada exagerado si se considera su invaluable contribución al desarrollo del juego ciencia desde la Academia de Ajedrez Pedagógico, que con base en su natal Tijuana, Baja California, le permite contar con nada menos que mil alumnos en clases vía online.

Carolina Santos Olivarez, joven licenciada en Psicopedagogía en Educación, es una de las mayores promotoras nacionales de la milenaria disciplina y es más conocida como Carol Chess, que es el nombre que lleva su plataforma, desde la cual informa del acontecer ajedrecístico mexicano.

La joven profesional está de visita en Mérida, la cuna de Carlos Torre Repetto, donde realiza reportajes y participa en eventos ajedrecísticos en diversos sitios. El primer lugar que visitó apenas arribó a la llamada Ciudad Blanca el miércoles pasado fue la “Casa del Ajedrez” (Plaza Diamante), donde este sábado realizó un video en vivo que fue muy visto en toda la nación.

En ese lugar, inagotable cantera de noticias y reportajes sobre ese arte, juego y ciencia, se encontraba en ese momento este su humilde servidor intercambiando impresiones con el secretario del club “Bobby Fischer”, el ex campeón estatal Jorge Alberto Balam Díaz.

El dirigente les hizo notar a la joven y a sus acompañantes, entre ellos su novio Óscar Luna y la presidenta del Club de Ajedrez Valladolid, Karla Angélica Castro Chimal, que uno de los libros yucatecos que hablan sobre ajedrez, “Los hijos de Caissa”, es de mi autoría y ha sido enviado a varios países.

Al comentario le acompañó el obsequio de sendos libros a Carol y a Karla, quienes ipso facto solicitaron el autógrafo al autor. Balam Díaz enfatizó que la obra es valioso auxiliar para quienes aspiran a escribir crónicas sobre el juego, pues es una antología de publicaciones ajedrecísticas de este servidor.

Aunque la protagonista estrella es la agraciada tijuanense, cuyo nombre es sinónimo de ajedrez, tengo que externar que me sentí muy satisfecho de que “Los hijos de Caissa”, obra ya prácticamente agotada, pero que en Plaza Diamante aún se expende, pase a formar parte del arsenal bibliográfico de Carol Chess.

Los norteños acaban de viajar a la Sultana de Oriente, donde serán huéspedes de Karla Angélica, quien es su guía de turistas de lujo. Carol y Karla, dos grandes impulsoras del ajedrez cuya aportación al juego ciencia es casi obligatorio resaltar en este mes de la mujer.

Que su ejemplo cunda entre las ajedrecistas. Así sea.

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.