EntérateQuintana Roo

Se pronuncian por la promulgación de una nueva Ley General de Aguas y una Contraloría Social en primer Foro Peninsular

06 de marzo/ Cancún, Q. Roo.- Reunidas en el primer Foro Peninsular en Defensa del Agua y de la Vida, un promedio de 200 personas y agrupaciones de Campeche, Quintana Roo y Yucatán, acordaron acciones inmediatas para abordar la crisis hídrica y socioambiental que padece la región y se pronunciaron por la promulgación de una nueva Ley General de Aguas que sustituya a la vigente desde hace 29 años.

También propusieron la creación de una Contraloría Social Peninsular del Agua que, a manera de observatorio ciudadano, vigile e incida en la gobernanza del agua, un bien finito y no renovable, como ya ocurre en la comarca lagunera en Durango y Coahuila.

Las y los participantes coincidieron en que la crisis hídrica obedece a los intereses económicos coludidos con autoridades y gobiernos para generar políticas públicas adversas que promueven la creación de asentamientos urbanos sobredensificados, sin acceso a servicios e infraestructura, además de autorizar megaproyectos que amenazan el territorio y agravian los bienes comunes.

Convocado por el Consejo Ciudadano por el Agua de Yucatán y la Asamblea Socioambiental Peninsular, el foro se realizó de manera virtual y se dividió en seis mesas de trabajo, con los temas de Actividad pecuaria, Agricultura y agroquímicos, Cambio Climático, Urbanización, Megaproyectos y Comunidades sin acceso adecuado al agua potable y saneamiento.

Se compartieron las acciones a realizar el 22 de marzo, Día Mundial del Agua, para elevar la voz a favor de la promulgación de la nueva Ley General de Aguas, que sustituya a la Ley de Aguas Nacionales de 1992, y se propuso un segundo foro en abril para articularse en torno a la incidencia en el Programa Hídrico Regional,cuya vigencia será al 2024.

En ese encuentro se detallará el tema de la Contraloría Social del Agua, un órgano exclusivamente ciudadano que tendría escala peninsular, toda vez que la región comparte el sistema cárstico, es decir, suelos porosos, altamente permeables y cercanos al manto freático, se explicó.

Como resultado de las mesas de trabajo, el grupo centrado en la actividad pecuaria conversó sobre los impactos de las granjas porcícolas, avícolas y ganadería bovina en el agua de la región y su crecimiento exponencial, principalmente, en estados como Yucatán, en donde las y los pobladores han promovido denuncias y amparos para frenar ese tipo de obras que, además de contaminar el agua, deforestan la selva maya y violentan los derechos humanos de los pueblos indígenas.

Como dato, la Asamblea Socioambiental Peninsular y el Consejo Ciudadano por el Agua, citaron que el 47 por ciento de las 257 granjas porcícolas de Yucatán, se instaló en regiones consideradas como de “atención prioritaria para la conservación de la biodiversidad”, conforme a una investigación de Greenpeace-México.

En la mesa 2, dedicada la Agricultura y Agroquímicos, se habló sobre el uso y los impactos del glifosato, un herbicida altamente tóxico para el agua, la tierra, la flora y la fauna silvestres, asociado a la soya transgénica.

Su uso, al igual que el de otros pesticidas y plaguicidas amenaza a especies vitales para la producción de alimentos como son los polinizadores, en especial, las abejas.

Entre las zonas más afectadas existen municipios de Campeche, como Hopelchén, en Campeche y municipios como José María Morelos, Felipe Carrillo Puerto y Bacalar, en Quintana Roo.

En la Mesa 3, sobre Cambio climático se alertó acerca de la existencia de comunidades que ya están sufriendo los efectos directos del Calentamiento Global, especialmente en sectores como la Apicultura, el ecoturismo y la pesca.

Se propuso elaborar un diagnostico que contemple que los periodos de calor son cada vez más prolongados y extremos, que los cambios en los ciclos naturales son más evidentes, afectando las floraciones y la temporalidad de las lluvias; y el aumento en la frecuencia de tormentas tropicales y huracanes, con graves efectos para las comunidades con mayor grado de marginación, lo que pudo observarse el año pasado, con el aumento del nivel del mar y las inundaciones en localidades de Campeche y Quintana Roo.

La mesa 4, dedicada a la Urbanización compartió los impactos que, en el agua, tiene la proliferación de asentamientos irregulares y la creciente construcción de vivienda sin planeación.

Aquí fue mencionada la preocupación por los efectos asociados al mega proyecto Tren Maya, que propone la creación de nuevos centros de población en zonas en donde ya existen conflictos por el agua y en donde se carece de infraestructura de servicios para hacer frente a la demanda de las ciudades o poblaciones ya existentes.

También se habló sobre la preocupación que genera la reciente aprobación fast track de Programas de Desarrollo Urbano (PDU) en Puerto Morelos; y los procesos que siguen los de Tulum y Playa del Carmen. Lo que se visto en estos instrumentos de planeación urbana es la violación del principio de participación ciudadana, de leyes y normas y la tendencia a sobredensificar y promover la construcción en zonas inundables.

Se comentó la carencia de un inventario real sobre la cantidad de pozos y de cuánta agua potable se extrae del subsuelo en la región; la existencia de plantas de tratamiento, pero sin mantenimiento; que la gente sabe que hay agua, pero no es consciente de dónde proviene, ni cómo se abastece; y se mencionó nuevamente al Tren Maya y el ocultamiento oficial de sus impactos negativos.

En la Mesa 5, de Megaproyectos, la coincidencia fue la preocupación sobre la megaobra ferroviaria impulsada por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, en la Península, extendiéndose hacia Chiapas y Tabasco.

Especialmente se habló de la situación de la Reserva Kuxtal, en Yucatán, que será tocada por el Tren, con la anuencia del ayuntamiento, que firmó un convenio de colaboración con el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), a cambio de dinero destinado a acciones de conservación, a espaldas de la comunidad.

Además, existe incertidumbre sobre si la estación de Mérida será habilitada en la antigua estación ferrocarrilera de la ciudad.

Otro tema de alerta fue la expansión de proyectos inmobiliarios y turísticos que aumentan la presión sobre recursos naturales de gran relevancia como los manglares, selvas y los arrecifes de coral, especialmente frente al Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM) en su porción quintanarroense.

En la Mesa 6 de Acceso al agua, se conversó sobre la contaminación del manto freático, derivada de la operación de las granjas porcinas y agrícolas; la carencia de la infraestructura para el manejo y saneamiento del agua y de la necesidad de incidir en el Programa Hídrico.

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.