EntérateQuintana Roo

Tramo 5 Norte del Tren Maya será en segundo piso de Cancún a Playa del Carmen: AMLO

Al dar el banderazo de inicio de obras del Tramo 5 norte del Tren Maya, que abarca 49.8 kilómetros de Cancún a Playa del Carmen, el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, informó que el ferrocarril se desplazará de forma elevada a manera de “segundo piso” y el Ejército debe tenerlo listo en febrero del 2023, junto con el tramo sur de 60 kilómetros de Playa del Carmen a Tulum, a cargo del consorcio Grupo México y la empresa española Acciona.

El mandatario dijo que luego de escuchar las opiniones de empresarios locales, especialistas y autoridades, se decidió que, “para no causar daños y ayudar a la economía de los transportistas, todo el tramo (norte) se hará como segundo piso”, sostenido por columnas que se elaborarán con materiales de la región, para lo cual se instalarán varias fabricas en donde se diseñen las estructuras.

La decisión también obedece a la intención de no trastocar el tránsito por el corredor turístico más concurrido de la zona, en plena etapa de recuperación económica, luego de la pandemia por coronavirus COVID-19 que, según el pronóstico de López Obrador, disminuirá permitiendo la recuperación turística en los próximos meses.

El jefe del Ejecutivo reiteró que la obra quedó a cargo de ingenieros de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), debido a su probada eficacia, al manejo correcto del presupuesto, a la necesidad de que los trabajos se realicen bien y rápido y con base en el desempeño en la construcción del Aeropuerto Felipe Ángeles en Santa Lucía.

Agregó que el Tramo 5 del Tren Maya “será el más bello” y tendrá un mirador desde el cual se pondrán admirar las bellezas de la ruta de Cancún a Playa del Carmen.

El general, Gustavo Vallejo Suárez, al mando del Agrupamiento de ingenieros que construyen el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía, explicó que la planeación, diseño y construcción del Tramo 5 del Tren Maya se llevará dos años, lo cual fue considerado por López Obrador como un lapso “conservador”, porque debía estár listo en menos de dos años.

Sin embargo, el presidente aceptó y dijo que debe ser inaugurado para febrero de 2023, el tramo completo, incluido aquel que está a cargo del consorcio privado.

El general Sandoval detalló que la obra se trata de un viaducto ferroviario de 49.8 kilómetros de longitud, con cómodos trenes panorámicos elevados, que correrán sobre estructuras soportadas por columnas o pilotes de 9 a 10 metros de altura de concreto preforzado, capiteles y vigas dobles tipo artesa.

Se sustituirán rieles y durmientes, lo que evitará ruidos y vibraciones. Se desplazará en doble vía; será electrificado, transportando pasajeros y carga, y correrá a velocidades de 160 y 100 kilómetros por hora, con una capacidad de alta frecuencia de trenes en ambos sentidos y operando 24 horas del día.

Estará dotado de señalización y sistemas de telecomunicaciones para garantizar la seguridad y el eficiente control de tránsito conforme a la normatividad internacional.

También serán reconstruidos los dos cuerpos de la actual carretera para dinamizar el comercio y el turismo.

Al respecto, el subsecretario de la Defensa, André Georges Foullón Van Lissum, explicó que la obra se desarrollará de forma rápida, segura y funcional “con total respeto al entorno ecológico y arqueológico y la menor afectación”.

Recordó que el Ejército también tiene a su cargo los trabajos del Tramo 6, de Tulum a Bacalar y del Tramo 7, de Bacalar a Escárcega, lo que suma con el Tramo 5, 550 kilómetros.

Del total consideró que el Tramo 5 es “el estandarte” de todo el mega proyecto, al ubicarse en el corredor turístico más importante de la Península de Yucatán.

Sobre el Tramo 5 Sur, de Playa del Carmen a Tulum, Javier García de Quevedo, vicepresidente de Grupo México, indicó que para la empresa y para Acciona, con más de 100 años de experiencia en construcción, el proyecto implica un gran reto.

Por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), quien encabeza la totalidad del proyecto en Chiapas, Campeche, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán, Rogelio Jiménez Pons, detalló que los primeros tres a cuatro meses se centrarán en la elaboración del proyecto ejecutivo, la preparación de terreno, campañas geotécnicas, los estudios de topografía, mecánica de suelos, obras inducidas y movimiento de elementos sobre el derecho de vía.

El funcionario argumentó que, debido a los “grandes retos constructivos” que implica el Tramo 5 norte, se asignó a la Sedena su construcción, para disminuir en la mayor medida las afectaciones.

No obstante, advirtió que, “sin duda, habrá molestias”, como en cualquier obra de gran magnitud, pero afirmó que buscarán reducir los inconvenientes.

El gobernador del estado, Carlos Joaquín González, convocó a hacer del Tren Maya “la punta de lanza del nuevo milenio maya”, porque en su opinión, el ferrocarril moverá algo más que mercancías y personas.

“Con éste podemos generar desarrollo, revalorizar la cultura y poner en valor los recursos naturales”, dijo, al resaltar que el proyecto será puerta de entrada para que futuras generaciones conozcan y amen al país.

El presidente mexicano subrayó que también será vigilada “cuidadosamente” la operación del Tren Maya, no solo la ejecución de la obra.

“Que tenga una muy buena administración. Que no haya fracaso. Y que los beneficios sean siempre para el pueblo, las utilidades, las ganancias”, comprometió, al señalar que dejará todo listo para que sea así.

Acompañado por el gobernador del estado, Carlos Joaquín y por la alcaldesa de Cancún, “Mara” Lezama -quien busca reelegirse en el cargo- López Obrador cerró su discurso reiterándose como seguidor del principio de Francisco I. Madero: “Sufragio efectivo, no reelección”.

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.