Cultura

¿Qué vamos a comer hoy?: En tiempos de vigilia

         Esta es una de las preguntas que medio mundo le estará haciendo a su mamá en estos días, es decir, a partir del Miércoles de Ceniza (17 de febrero) hasta el viernes santo . Qué comeremos? Siempre las mamás estarán preparadas para dar una respuesta adecuada a los requerimientos gastronómicos, que en un momento determinado podrán ser convertidos en una comida gourmet, dependiendo de los recursos y dedicación al elaborar la comida de esos días.

         La comida de vigilia representará también una oportunidad para que algunas familias incrementen sus ingresos con la elaboración de alguna que se apegue a la tradición y que sea una opción para que los vecinos y personas allegadas a la misma tengan la oportunidad de poder comer algo diferente, aunque hay que decir, que de manera cotidiana comemos todos o casi todos comida de vigilia durante todo el año sin que sea esa época determinada e impuesta por el calendario litúrgico católico.

         Es una época de preparación para la Semana más grande de la Historia Católica y además es también la oportunidad de adentrarse a comer y probar nuevas recetas de comidas que no hemos probado y de tener momentos de reflexión acerca del porque se hace este tipo de vigilia. Aunque en muchas familias solamente la comida es la que se hace de vigilia y las demás no. Cabe hacer mención que en muchos casos, las personas hacen abstinencia en el desayuno como símbolo de respeto por lo que representarán los siguientes viernes después del Miércoles de Ceniza.

         Pero bien, mis caros y caras lectoras y mamás, la respuesta a la pregunta del título de loa presente pueden ser variadas y las dividiremos para efecto de ilustrar a los lectores sobre los alimentos elaborados con verduras, con maíz o derivados de ellos, los productos avícolas como los huevos y posteriormente la tradicional comida que se hace de pescados y mariscos. Se podrán elegir de alimentos conocidos y en el mayor de los casos resultará barato el elaborarlos y les aseguraremos que los comensales se retirarán de la mesa, no solo satisfechos sino llenos.

        Con las verduras las mamás de antaño y las contemporáneas, tienen una gran variedad de guisos que pueden hacer, pero en casos excepcionales, no siempre serán del gusto de los integrantes de la familia. Comenzaremos este viaje-recomendación gastronómico con los famosos chayotes, si, esos que vemos en algunos guisos como el puchero y las lentejas, pero solo que en este caso se hará solamente usando éste como protagonista y no como parte del guiso. Los famosos chayotes rebozados  o también llamados chancletas que en algunas ocasiones se le agrega carne antes de capearlos, en ocasión de la vigilia pueden ser solo capeados, pudiéndoles agregarles un poco de queso y servirlos acompañados del famoso frijol kabax, colado o refrito y sobre ellos una buena porción de salsa de tomate, ah y sin olvidar una buena dotación de tortillas o bien como se decía antes, comerlo mac. A toro pasado, mencionaré que la mamá del de la tinta también hacía el chayote en cuadritos y luego les ponía huevo.

         Otra opción es la berenjena, para gustos más gourmets, ya que resulta un poco más cara que el anterior guiso, también se hace capeada u horneada y se acompaña de una buena ensalada usando las hojas y demás que les guste a los comensales. Pero el de la letra considera que uno de los guisos más socorridos en estos días de vigilia y que a la postre resulta barata es sin lugar a dudas la elaboración de las tortitas de papa y si están rellenas con queso, es algo muy bueno. Capeadas, con frijol kabax o colado, con su salsa de tomate y también se le puede agregar un poco de arroz, resultará la comida perfecta para estos días. No olvidar las tortillas. El chile relleno capeado con queso es también otra opción.

         En canto a las opciones de comidas elaboradas a base de maíz o derivados de ellos podemos tener una amplia gama que seguramente tendríamos que dedicarles una nota aparte, pero para muestra solo un botón. Tenemos por ejemplo las empanadas con queso, con cazón y de papa, salbutes con huevo o solo con tomate y cebolla, los panuchos, con huevo salcochado o  sancochado . como diríamos los yucatecos-  chilindrinas con salsa de tomate y queso sopero, no podemos dejar pasar los siempre apreciados codzitos comida sencilla y barata, además que puede ser adquirida en las tiendas de la O las 24 horas del día, con la inseparable salsa de tomate y encima de ellos su buena dotación de queso sopero. similar solo que con relleno de papa, los taquitos fritos, con salsa y queso y que se le puede añadir también romanita, para darle una mejor vista.

         Las gorditas con papa –como han notado mis caros y caras lectoras, la papa es muy requerida en muchos de nuestros guisos- los polcanes con tokzel, o simplemente con frijolitos, los pimes, elaborados a base de masa, y puestos en el comal   en donde se cuecen hasta quedar doraditos, en ocasiones se puede pecar un poco y agregarles un poco de puyul o simplemente la masa, decorados con un poco de tomate o chiltomate con un poco de chile para darle un buen sabor. Los famosos y siempre esperados papadzules, comida gourmet maya, con un condimento especial y con una salsa a base de pepita y recubiertos por huevo desmenuzado. Son un guiso gourmet pero que de manera cotidiana se puede adquirir y saborear todo el año en muchos sitios ya sea de diversión y esparcimiento como en los buenos restaurantes. Y hay un guiso que no se puede pasar por alto y que el de la letra no ha tenido el gusto de probar y eso que ya ha tenido más de 6 décadas para hacerlo, me refiero a los famosos y bien aceptados joroches, bolitas de masa que se introducen en el frijol, ya sea kabax o colado y que se sirve con un poco de salsa. En ocasiones se puede rellenar las bolitas o joroches con un poco de carne o puyul. No olvidar la opción de sopa de tortilla elaborada con pedacitos de tortillas y frijol, ya sea colado o kabax.

         Los huevos siempre han sido considerados como un alimento de emergencia o cuando no hay otra opción a la mano. Los guisos que se pueden hacer con este producto avícola son tantos que nuestra imaginación son el límite, las opciones son salcochados o sancochados como diríamos por estas tierras del Mayab -o también llamados huevos duros. La ventaja es que podemos llevarlos a todo lugar y comerlo cuando el hambre asoma, pudiendo pelarlos frente a los demás o bien ya pelados y cortados. No mencionaremos los huevos tibios o abotonados como opción de comida ya que son por lo general para el desayuno. Entre las opciones de los guisos de huevos los podemos hacer: estrellados, revueltos con los que se nos venga a la imaginación, pero en esta ocasión por los días de vigilia evitando las carnes, las famosas tortas de huevo o de manera elegante omelette que también pueden ser rellenos con queso y algún tipo de seta. Huevos motulenos sin el jamón, también resultan una muy buena opción. Los famosos huevos pirixé, que no son otra cosa que huevos revueltos con tomate y cebolla. Estas son algunas opciones, sin olvidar el frijol refrito, colado o kabax y su buena dotación de tortillas. El caldillo de huevo es una sopa de fideos en donde se le agregan pedazos de huevo torta u omelette, se acompaña con cebolla picada con limón. Es una comida que resulta barata y rinde mucho.

         La comida preparada a base de pescado o marisco siempre ha sido muy especial, no solo por su contenido protéico sino también por el costo que puede ocasionar su ingesta. Los predios varían según el lugar donde se adquieran, por ejemplo en el Mercado Grande o “Lucas de Gálvez” hay una sección de pescado frito en donde se venden enteros o bien en postas, hay empacadoras en toda la ciudad que vende pescado congelado que puede adquirirse para hacer cazón entomatado, frito y si se tiene los recursos y lo saben cocinar, pues no hay que dudar hacer el tikinchic. También hay la opción de comer un buen pescado relleno de mariscos.

         Los mariscos, ya es otra opción y un poco más elevado en precio, también hay la opción del mercado grande y en otros de la ciudad donde se pueden conseguir los famosos cocteles de camarón u otros mariscos.  Si el bolsillo aguanta un buen gasto, se puede adquirir para hacer en la casa camarones y elaborarlos en los diferentes tipos de guisos que se pueden hacer o bien acudir a un buen restaurante y comer camarones empanizados, ceviches con diferente producto del mar, hay todo un mundo de espacios gastronómicos en la ciudad en donde los precios y la calidad de los mariscos queda a elección de los comensales. No hay que hacer a un lado una de las opciones más socorridas en tiempos de crisis y que son alimentos de fácil adquisición y solamente hay que servirlas para comerlas, me refiero a los enlatados de atún en sus diversas presentaciones y las sardinas, para unas de buen gusto y para otros no, pero es también otra de las muchas posibilidades de ingesta en estos tiempos de vigilia.

         Pues bien, hasta aquí mis caros y caras lectoras, y mamás lectoras, aquí tienen una relación de algunas opciones para hacer el Miércoles de Ceniza o los viernes de vigilia y cuando les pregunten ¿ Mamá, que vamos a comer hoy? Ya sabrán que opción pueden elegir para dar la respuesta adecuada. Pero si ya eres de la tercera edad y ya cumpliste los 60 años, nada de que preocuparse. La vigilia ya es opción según dicta la Iglesia Católica.

Deja un comentario

Continúe leyendo
Cerca de
Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.