Quintana Roo

Feministas acusan intromisión del Poder Ejecutivo en el Congreso, para “reventar” despenalización del aborto en Quintana Roo

Cancún, Q. Roo, 26 de febrero. – La Red Feminista Quintanarroense (RFQ) responsabilizó al Poder Ejecutivo de operar, a través de los diputados, Eduardo Martínez Arcila, Kira Iris San y Aurora Pool, del PAN, y Carlos Hernández Blanco, del PRI, para “reventar” la sesión en que se dictaminaría la despenalización del aborto, el 24 de febrero.

El cuarteto legislativo y la diputada independiente, Reyna Durán Ovando, abandonaron en dos ocasiones la sesión, lo que dejó a las comisiones unidas sin quorum legal para continuar la sesión, por lo que la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Judith Rodríguez, declaró por quinta ocasión, un receso, esta vez, indefinido.

En consecuencia, la XVI Legislatura violó el plazo contenido en el acuerdo que aprobó y fue firmado con las colectivas feministas para tener el dictamen sobre la despenalización del aborto y subirlo a votación del pleno, hasta ayer.

En respuesta, la Red anunció que, con el acuerdo roto por las y los diputados, la toma del recinto legislativo se mantendrá; que abandonan nuevamente las mesas de trabajo con el gobierno estatal, al cual desconocen como interlocutor válido, pues hubo una intervención directa del Ejecutivo, a través de sus operadores en el Congreso, para truncar la discusión, dictaminación y votación de la despenalización del aborto.

Explicaron que el dictamen elaborado por la Dirección de Asuntos Jurídicos de la Legislatura y modificado por las y los legisladores de las cinco comisiones involucradas, venía en el sentido de despenalizar el aborto hasta las ocho semanas de gestación -aunque las iniciativas marcaban hasta las 12 semanas- pero fue entrampado intencionalmente por Martínez Arcila, Kira Iris, Reyna Durán y Carlos Hernández, por el tema de la reforma al artículo 13 de la Constitución del estado.

Pese a que los asesores jurídicos del Congreso explicaron y fundamentaron las razones para no integrar en el dictamen la propuesta de Ana Pamplona, para reformar el artículo 13, los cuatro diputados insistieron.

El artículo 13 constitucional reconoce y protege a la vida desde la concepción y hasta la muerte, con excepción de las causales previstas por la ley. En este caso, esa ley (secundaria) es el Código Penal y tanto la iniciativa de Ana Pamplona como de José Luis Guillén, proponían reformarlo para permitir el aborto hasta las ocho semanas sin ser castigado.

La insistencia de las y los legisladores motivó que en la minuta del dictamen se incluyera la modificación al artículo 13, con un texto que, a decir de Martínez Arcila y Reyna Durán, repite prácticamente lo que establece el artículo 12 de esa misma Constitución.

El diputado, José Luis Guillén, propuso entonces que se eliminara, puesto que su iniciativa no contempla la modificación del mandato constitucional.

Hernández Blanco explotó y dijo que, si ya se había votado su incorporación, no podían votar ahora para eliminarlo, porque “no era un juego”, además de que insistió en que tampoco podía eludirse el debate sobre la reforma a la Constitución, antes de pretender modificar una ley secundaria, como es el Código Penal.

Al intentar votar lo propuesto por Guillén, los tres panistas, el priista y la independiente, abandonaron la sesión y ésta quedó sin quorum, por lo que Judith Rodríguez decretó el quinto receso de la jornada, de manera indefinida.

Ariande Song y Yunitzilim Rodríguez, por la Red Feminista, explicaron que la estrategia del PAN para descarrillar la sesión, fue meter confusión respecto al tema de la reforma constitucional e insistir en incluir esa modificación en el dictamen, para dilatar aún más la discusión en otras instancias.

Ocurre que para que surta efecto una modificación a la Constitución, además de la votación a favor en el Congreso, se debe turnar a los 11 municipios para buscar su aval, lo que alargaría aún más el proceso para la despenalización del aborto.

Song y Rodríguez, acompañadas por Silvia Chuc y otras defensoras de derechos humanos, reiteraron que la Red se levanta de las mesas de trabajo con el gobierno estatal, y que están abiertas a signar un nuevo acuerdo, pero no con la intermediación de ningún actor local, sino federal, pues ya no confían en las autoridades.

Criticaron las deserciones de las diputadas del PAN, Lili Campos y Atenea Gómez, quienes prefirieron seguir sus aspiraciones políticas, que mantenerse en el Congreso para abordar el tema y responsabilizarse de su posición.

Agradecieron a las y los diputados que permanecieron ayer y a quienes participaron en los seis foros de información y a la Dirección de Análisis Jurídico por el dictamen elaborado, aunque aclararon que se incorporaron cosas que van contra el derecho a decidir y contra la jurisprudencia internacional, como “el consentimiento del padre” para que la mujer pueda interrumpir su embarazo o que esto ocurra hasta las 8 semanas, cuando debe ser hasta las 12 semanas.

Subrayaron que el logro del movimiento feminista, hasta ahora, ha sido histórico, pues sacaron de la “congeladora” un tema que desde hace 5 años no había querido ser abordado, y ahora, finalmente se estudió, analizó y discutió, lo cual “nunca se había visto”.

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.