Cultura

Moda y Covid-19

Es cierto que a través de los años la moda se ha adaptado a las necesidades de las personas, por citar un ejemplo cercano, el uso de los pantalones de mezclilla o jeans, en primera instancia fueron usados por los trabajadores del campo y de la minería, ya que representaba una seguridad por el grueso de la tela, así como una durabilidad que estaba más allá de las demás telas. Con el paso de los años, las personas vieron que esta era una oportunidad de usarlos para uso cotidiano, siendo su costo muy por debajo de los demás tipos de pantalones, pero la industria vio que era una manera de entrar en el gusto y preferencia de la juventud y gran des formas reconocidas comenzaron a elaborarlo, elevando el costo de los mismos y convirtiéndose algunos en una manera de manifestar el status social.

            Sirva la presente anotación para ubicarnos que ante la contingencia que estamos viviendo por el Covid-19, que ha hecho posible que una nueva moda se haga presente en toda la sociedad yucateca, esto es una práctica que por orden derivada del Ejecutivo estatal, se ha convertido en una obligación su uso: el tapa-bocas, cubre-bocas o mascarilla. En un momento muchas personas tuvieron sus limitaciones pata utilizarlos, pero los yucatecos se dieron cuenta que era necesario su utilización como un mecanismo de salud comunitaria y de proteger a nuestras familias y a nosotros mismos.

            Si bien hace algunos ayeres, veíamos que en muchos lugares del Oriente del mundo y parte de Europa ya usaban el tapabocas como una manera de protección cuando cursaban alguna enfermedad, incluso en la ciudad capital del país, era común ver a muy pocas personas usándolo como medida de prevención. Pero en nuestro medio causaba hilaridad el ver a personas usarlo y cuando las veíamos dentro de sus coches portando una de ellas nos parecía muy raro.

            Hoy en día, ya es en nuestra ciudad una manera muy común de ver a personas con el tapabocas, lo inusuales verlas sin este aditamento que tapa casi toda la cara y las personas que usamos lentes. -como el de la letra- le ocasiona cierta molestia ya que impide una visión completa, pero esto será cuestión de adaptación. El uso del cubrebocas en nuestra realidad y dentro de nuestra “nueva normalidad” hay que verlo desde diversas perspectivas o puntos de vista: económico, fuente de trabajo, rescate de tradiciones, medidas de prevención e higiene y moda. Líneas abajo trataremos de hacer una reflexión con cada uno de los puntos anteriormente mencionados.

            Es importante señalar que el uso de los tapabocas será una nueva forma deber la vida con él puesto, ya que hasta que no exista una manera de curar la enfermedad, un tratamiento o vacuna, su uso será necesario en nuestra cotidianeidad, seguro será un cambio de vida radical y su uso se irá haciendo más laxo con el paso del tiempo.

            Desde el punto de vista económico, representa un fuerte ingreso a las farmacias o sitios en donde se vende, ya que su uso es necesario y los ingresos dependerán de la calidad y duración de los mismos, ya que hay algunas que solo se utilizan una vez y se tienen que desechar y otros que se pueden lavar y reutilizar. Muchas son las firmas farmacéuticas que elaboran estos materiales y ahora de seguro sus ventas se irán hasta el cielo representando una buena ganancia para ellos. Si bien es cierto que su uso estaba restringido para un determinado sector de la población, ahora su uso es obligatorio.

            Como fuente de trabajo, la pandemia/epidemia del Coronavirus, ha propiciado que muchas personas se queden sin trabajo y muchos centros laborales tengan que encontrar la manera de sobrevivir o bien de establecer relaciones comerciales que les permitan salir adelante mientras se restablece nuestra normalidad. Muchas maquiladoras y particulares, han encontrado una manera de encontrar su sustento elaborando este artículo hoy de uso necesario, mismo que gracias a las redes sociales han encontrado una veta para sus ventas. Se ha podido dar trabajo a personas o bien de manera familiar se han agrupado para ofrecer diversidad de tapabocas, cubrebocas o mascarillas de muy diversa calidad en sus telas, así como en sus decoraciones. Los internautas han visto día a día que son muchas las personas que se dedican a la elaboración de esta prenda y los precios, así como la comodidad que hay en la entrega de los mismos.  En algunos espacios de la red se ofrecen ya sea por unidad o bien piden un mínimo de venta.  Sin lugar a dudas esta contingencia ha podido paliar los ingresos de un determinado grupo de personas de nuestra sociedad.

            Como rescate de tradiciones, en un principio de la contingencia a nivel nacional, por medio de los medios de comunicación, se dio a conocer que algunas regiones de Oaxaca estaban elaborando tapabocas de manera tradicional con telas o bien a mano usando las técnicas ancestrales de decoración. Si bien es cierto la cultura de Oaxaca es rica en la elaboración de sus trajes, blusas y vestidos, así lo es la elaboración de tapabocas. Pero conforme la enfermedad cubría ya todo nuestro país, muchos de los artesanos yucatecos vieron mermadas sus ganancias en la elaboración, venta y distribución de sus trabajos bordados. Y de un día para otro comenzaron a ofertar mediante las benditas redes sociales, los tapabocas con el típico bordado yucateco, unos de xocbichuy, otros bordados a máquina o bien pintados.  Las artesanas y artesanos yucatecos vieron una manera de sobrellevar esta contingencia elaborando y vendiendo tapabocas con el tradicional bordado yucateco. Muy bonitos por cierto, ya que el de la letra pudo adquirir para uso de su hija Paola y de su esposa (Guadalupe) algunos de estos cubrebocas bordados, los hay con flores, motivos geométricos, frutas o bien de pajaritos. Son una joya en un pedazo de tela. Proporcionan un bien económico para nuestros artesanos(as) y se rescata la tradición.

            Como medidas de prevención e higiene, en este aspecto debemos de mencionar que su uso hoy día es indispensable para procurar la salud del que la porta y de aquellos con los que se puede tener alguna interacción. Se han hecho muchos anuncios en donde se ponen diversas opciones de contagio con el uso y con la carencia de los cubrebocas. En una persona debe de caber la prudencia. En el mayor de los casos siempre nos topamos con algún repartidor ya sea de correo, comida o paquetería que no lo tenga en la cara, pero si nosotros lo tenemos (el tapabocas) estamos evitando el contagio. En el futuro cercano y ante la conclusión de la Jornada Nacional de Sana Distancia, debemos de procurar todos los mexicanos y los yucatecos en continuar con esta práctica, ya que de esta manera nos protegemos y protegemos a las demás personas. Yo te cuido y tú me cuidas, reza un slogan publicitario.  

Debemos de hacer del tapabocas, un aditamento más de nuestra vestimenta, que poco a poco nos iremos acostumbrando a verlo en las personas. Será como si se usara unos lentes para el sol o bien alguna prenda de manera normal y habitual. Lo tendremos que hacer para evitar propagación del contagio, no solo del Co0vid-19, sino de todas aquellas enfermedades de carácter respiratorio.

            Dese una perspectiva de la moda, los cubrebocas, tapabocas o mascarillas se han venido acomodando a nuestra forma de vestir, en este rubro nos hemos podido dar cuenta de la existencia de un sinfín de estos aditamentos de higiene, desde los más económicos hasta aquellos que cuestan un poco más. Refiriéndonos a la moda, podemos afirmar el día de hoy, que gracias a las redes sociales y a los medios de comunicación masiva, que las personas jóvenes son más afectos a portar tapabocas que vayan con su personalidad, no es muy extraño y asegura el de la letra, que en próximos días, las grandes firmas de ropas y de artículos de lujo, pongan a la venta cubrebocas con su forma, lo que hará que las personas que los puedan portar siempre tengan un status por arriba de la población general.

            Pero mientras llega ese momento, en las redes sociales vemos una gran diversidad de cubrebocas con diversos estampados, desde aquellos en donde se hace presente algún personaje de la Liga de la Justicia, pasando por las bocas de la familia de los Simpson, de diversos animales, de calavera, de estampados más sobrios. ´los hay cómicos con alguna parte de aves, con estampado de hocicos de perros, de cerditos, la imaginería de los yucatecos es muy grande. Los hay de diversos colores para poder ser combinados con la ropa y los accesorios de las personas. Mo hay quienes usen algún paliacate de algún color, alguna pashmina para sustituir el tapabocas. Pero lo importante es que este aditamento ya forma parte de la moda actual y la veremos de manera cotidiana por algún tiempo, algunos conocedores dicen que varios meses. Todas las clases sociales lo usarán y hemos visto que hasta nuestras mestizas, luciendo su vistoso traje regional ya usan el cubrebocas como parte de su vestimenta diaria.

            Pues como verán mis caros y caras lectoras, es necesario usar el cubrebocas, tapabocas o mascarilla, como se quiera decir, para la preservación de nuestra salud, es una tarea prioritaria, tanto de carácter personal, como familiar y social, de nosotros depende conservar nuestra salud y elegir el modelo que vaya con nuestra personalidad.

Deja un comentario

Continúe leyendo
Cerca de
Volver arriba botón