EntérateQuintana Roo

Obispo de Quintana Roo será denunciado ante la Fepade por intentar coaccionar voto de Legislatura sobre el aborto

22 de febrero/ Cancún, Q. Roo.- El obispo de la Diócesis Cancún-Chetumal, Pedro Pablo Elizondo, será denunciado por la Red Feminista Quintanarroense (RFQ) ante la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (Fepade), por su probable intromisión en asuntos político-electorales, al calificar el aborto como un asesinato” y advertir que los católicos “no votamos por candidatos o partidos políticos que están a favor del asesinato”.

Previo a que comisiones del Congreso de Quintana Roo inicie el estudio y análisis de las dos iniciativas presentadas en 2020 para la despenalización del aborto, antes de las 12 semanas de gestación, la Red informó que, al igual que el clérigo, Gabriela Santana, líder de Iglesia Cristiana Protestante, será denunciada por su clara intromisión en asuntos político-electorales, en un intento por coaccionar la decisión de las y los legisladores.

Estas conductas, que violentan el Estado laico, la Constitución Mexicana y la Ley General de Asociaciones Religiosas y Culto Público, fueron notificadas oficialmente al gobierno del estado, incluido el reparto de material con discursos de odio que criminalizan y amenazan la integridad de las colectivas que conforman la RFQ, reconocidas oficialmente como defensoras de derechos humanos.

Las activistas afirmaron que cuentan con datos sólidos que involucran en esta acometida discriminatoria, que pone en riesgo su seguridad, a Eduardo Martínez Arcila, diputado, presidente de la Mesa Directiva del Congreso local e integrante del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN), a quien ubicaron como “el principal agitador”.

El 19 de febrero, en el marco de los foros ciudadanos para que especialistas, organismos, autoridades, feministas y grupos conservadores expusieran información técnica, científica y laica que sirva a las y los diputados para analizar la propuesta de interrupción del embarazo, hasta las 12 semanas de gestación, el obispo usó sus redes sociales para meter presión a quienes contenderán en el actual proceso electoral, entre quienes se encuentran legisladoras y legisladores.

“El aborto es un asesinato. Los católicos no votamos por candidatos o partidos políticos que están a favor del asesinato. #QuintanaRooEsProvida”, escribió el 19 de febrero en sus redes sociales.

Entre quienes se sabe, participarán en el actual proceso electoral existen, al menos, dos diputadas que presiden dos de las comisiones clave en la dictaminación sobre el tema: Lili Campos, por la Comisión de Justicia y Atenea Gómez, por la de Igualdad de Género.

Ambas pertenecen al PAN y tienen intenciones de contender por las presidencias municipales de Solidaridad e Isla Mujeres: Gómez Ricalde ya solicitó licencia. Además de ellas, hay otras y otros diputados que se postularán también, incluso por una diputación federal.

Para la Red, las expresiones de Monseñor buscan coaccionar el sentido de voto de las y los diputados sobre la despenalización del aborto.

En este contexto y, de acuerdo con el marco legal que citaron, las colectivas de la Red Feminista afirman que el obispo y Gabriela Santana han incurrido en la probable violación de la Ley General en Materia de Delitos Electorales y el artículo 24 de la Constitución Mexicana.

Este último, que reconoce el derecho de toda persona a la libertad religiosa y de conciencia y a participar en actos públicos, siempre y cuando esa libertad de culto no se use con fines políticos, de proselitismo o de propaganda política.

También existen probables violaciones al artículo 29 de la Ley de Asociación Religiosas y Culto Público, que prohíbe asociarse con fines políticos, así como realizar proselitismo o propaganda de cualquier tipo “a favor o en contra” de candidato, partido o asociación política.

Ese mismo mandato prohíbe ejercer “presión moral”, mediante amenazas para el logro o realización de sus objetivos, como en este caso, sería el ejercer presión para que las y los diputados voten en contra de la despenalización.

Finalmente, afirmaron que adicionalmente se está incurriendo en el delito de Violencia Política contra las mujeres en razón de género, que comprende todas aquellas acciones de personas que se dirijan a una mujer, con el objeto de menoscabar o anular sus derechos político-electorales, “incluyendo el ejercicio del cargo”.

En este caso, el sacerdote intenta ejercer presión moral o religiosa, aprovechándose de su poder, para coaccionar el voto de las diputadas, bajo advertencia de que las y los católicos no están a favor del aborto, al considerarlo un asesinato, lo que limita la autonomía de las legisladoras para fijar su postura libremente.

A 89 días de la toma del recinto legislativo, ubicado en Chetumal, las colectivas manifestaron que se mantienen con la cara en alto, dispuestas a cumplir la oferta que hicieron y que se tradujo en un acuerdo, respecto a desalojar el sitio en cuanto se tenga emitido el dictamen sobre la despenalización del aborto, sin importar en qué sentido viene.

Al entregar completamente las instalaciones del Congreso, se mantendrán a fuera, en vigilia, a la espera de que el tema sea sometido a votación del pleno, tiempo en que desarrollarán diferentes actividades, todas de corte pacífico.

Sin embargo, llamaron a las autoridades locales y federales a garantizar la seguridad de las colectivas, pues temen que las arengas de los grupos conservadores, incitadas por el propio obispo -que lo hizo ya desde el ocho de diciembre- terminen en actos de provocación y enfrentamientos.

De no intervenir para evitarlo, responsabilizaron a las autoridades de un posible escalamiento de los actos intimidatorios, de grupos que se asumen como “próvida”, que días atrás han ido a insultarlas, gritarles que se marchen, amedrentarlas e incluso a estamparles verbalmente que “se irán a bailar al infierno” por promover el aborto.

Ocurre que los grupos conservadores convocaron hoy a acudir al recinto legislativo con brochas y pintura blanca, para cubrir las consignas y murales elaborados por las colectivas feministas a favor del aborto, lo cual podría derivar en altercados.

Un Comentario

  1. Muy bien por los defensores de la vida, cualquier cosa que les imputen es nada ante el valor que tiene la vida, los promotores de una cultura de la muerte, disfrazada de derechos deberían avergonzarse de sus obras nefastas…

Deja un comentario

Volver arriba botón