EntérateQuintana Roo

Obispo mete presión a políticos que se pronuncien a favor de despenalizar el aborto en Quintana Roo

19 de febrero/ Cancún, Q. Roo.- “El aborto es un asesinato”, en opinión del obispo de la Diócesis Cancún-Chetumal, Pedro Pablo Elizondo, quien a manera de presión político-electoral, advirtió que los católicos “no votamos por candidatos o partidos políticos que están a favor del asesinato”.

Nuevamente, mezclando consideraciones de corte religioso, con asuntos de política pública, Monseñor utilizó sus redes sociales para exhortar a las y los fieles a “elevar sus oraciones a Dios” para “iluminar” a las y los diputados locales de la XVI Legislatura, para tomar decisiones por el bien del estado, de la vida y de la familia que, él considera, consisten en votar en contra del aborto.

“Quintana Roo es próvida”, reiteró el sacerdote, quien el en diciembre del 2020 arengó a la grey católica para manifestarse fuera del Congreso de Quintana Roo, tomado por las colectivas feministas hasta que la XVI Legislatura dejase de eludir la discusión, análisis, dictaminación y voto de las iniciativas para despenalizar la interrupción del embarazo, hasta las 12 semanas de gestación.

Las expresiones del clérigo se suscitan en dos contextos clave. Uno, la intención de varias legisladoras y legisladores que han pedido y pedirán licencia para contender por otro puesto de elección popular, como parte del proceso electoral 2021.

Y, dos, en paralelo a los foros ciudadanos con especialistas de distintas disciplinas y autoridades, para aportar a las y los diputados, información técnica, laica y científica que les permita iniciar, la próxima semana, con las sesiones en Comisiones, para ir deliberando sobre la despenalización del aborto, tema que, se prevé, suba al pleno la próxima semana, de acuerdo al calendario aprobado por la propia Legislatura.

En estos foros -que culminaron hoy- se insistió en que las y los diputados tienen derecho a defender sus creencias religiosas y a regirse por sus preceptos morales en el ámbito personal, pero en el espacio público están obligados a legislar con base en el respeto a los derechos humanos, sin olvidar que viven en un país que, constitucionalmente, se ha declarado como un Estado laico.

El teólogo, Fray Julián Cruzalta, participante de uno de los seis foros, fue claro al subrayar que la discusión debía darse “desde los derechos” y no bajo el enfoque de “si es un pecado o no”.

“Ustedes tienen que garantizar libertad de conciencia, libertad de culto, libertad de religión, libertad de concepciones éticas, libertad de pensamiento; libertad de expresión, libertad de investigación.

“Esos son los valores con que tienen que discutir este tema. Ustedes no tienen que discutir en el Congreso si el aborto es un pecado o no. Ustedes no son funcionarios religiosos, sino públicos”, les dijo.

Al hacer una distinción entre la Ética privada y la pública, el también asesor, reiteró que despenalizar el aborto no obliga a abortar, pero permitirá que las mujeres que, en el ejercicio de su libertad de conciencia, decidan interrumpir su embarazo, lo hagan.

Algunos diputados como el presidente de la Comisión de Salud, Edgar Gasca, rechazó que él o sus pares, estén pensando en basar su voto en consideraciones religiosas, pero Cruzalta le respondió que en sus 26 años como asesor en todos los Congresos de América Latina, siempre sucede.

Un Comentario

  1. ¿Y las cruzadas de cristianización que mandaron por cientos de años a todo el mundo a asesinar a quienes no aceptaban a su dios? Cállese señor hipócrita. No sabe lo que habla. EL ABORTO ES UN DERECHO DE SALUD PUBLICA Y LA MUJER VA A DECIDIR. #SERALEY

Deja un comentario

Volver arriba botón