EntérateMéxico

Citibanamex: Triunfará Morena en 8 gubernaturas, incluyendo la de Campeche

En un pronóstico temprano, el banco asegura que el partido de AMLO “incrementará el número de gubernaturas que controla (entre ellas la de Campeche, con Layda Sansores)” en el país, y advierte de reducción de curules en la Cámara de Diputados federal.

CAMPECHE, Cam. 5 de febrero del 2021.- El banco Citibanamex emitió un pronóstico temprano sobre la elección del seis de junio del 2021 y aseguró que el partido “Morena incrementará el número de gubernaturas que controla (entre ellas la de Campeche, con Layda Sansores San Román)” en el país.

En la nota especial “Coordenadas de la elección intermedia 2021: Los puntos de partida”, la Dirección de Estudios Económicos de Citibanamex expresó que “Morena parece ser altamente competitiva en ocho de las quince elecciones gubernatoriales”, específicamente en Baja California, Campeche, Colima, Guerrero, Nayarit, Tlaxcala y Zacateca.

“El PAN ganaría Querétaro y también tiene posibilidades contra Morena en Chihuahua, Baja California Sur y San Luis Potosí. El PRI parece competitivo en Sinaloa y Sonora. Nuevo León es el único estado donde varios partidos parecen competitivos en distintas dimensiones”, indicó.

En contraste, el estudio del banco señaló que disminuirá “la mayoría (de Morena) que su coalición integra en la Cámara de Diputados” y que “en la pista legislativa, difícilmente podría repetir su extraordinario desempeño del 2018, la súper mayoría que su coalición controla hoy en la Cámara de Diputados, se reducirá”.

“Con respecto a las elecciones legislativas, creemos probable que la coalición de Morena (Morena-PT-PVEM) gane suficientes curules para controlar más de la mitad de la Cámara, aunque no por mucho esta vez. Por marginal que fuese esa disminución, aumentaría el poder de negociación de la oposición y haría más difícil/costoso para Morena aprobar enmiendas constitucionales”, detalló.

Aclaró que “es pronto para hacer pronósticos, la mayoría de los votantes ni siquiera son conscientes de que se acercan las elecciones y los candidatos siguen sin definirse en la mayoría de las contiendas. Eso por sí solo debilita la calidad de los datos de las encuestas preelectorales”.

Además, agregó, “este año estamos viendo el número más bajo de encuestas públicas para una elección intermedia en la historia reciente y, en lugar de ser datos levantados en vivienda, la mayoría son telefónicas, debido a la pandemia, lo cual introduce ciertos sesgos en su representatividad”.

El documento manifestó también que actualmente, “el control de Morena sobre gubernaturas es mucho menor, aunque pudiera entenderse como el efecto circunstancial de que en 2018 sólo hubo nueve elecciones para gobernador, de las cuales Morena o miembros de su coalición ganaron siete”.

“Esto podría cambiar drásticamente en 2021, porque esta vez cambiarán 15 de las 32 gubernaturas. En 2018, 29 estados renovaron sus congresos estatales y ahí, el arrastre detonado por la candidatura presidencial de López Obrador le otorgó a Morena mayorías en 16 congresos estatales, una menos de las necesarias para validar reformas constitucionales”, recordó.

“A nivel municipal, en 2018, el partido de AMLO (el presidente Andrés Manuel López Obrador) ganó cientos de cargos, muchos de los cuales fueron una sorpresa incluso para Morena. En 2021, con el equilibrio de poder fuertemente inclinado a favor de Morena, la oposición no puede permitirse perder nada, y la oposición dará una batalla feroz para tratar de recuperar el terreno perdido”, afirmó.

”Morena enfrentará numerosos obstáculos desafiantes…Primero, todo partido en el poder tiende a sufrir cierta erosión en elecciones intermedias, derivada del castigo ciudadano por los desaciertos del gobierno. Ahí hay muchos temas que podrían costarle a Morena”, abundó.

“En segundo lugar, sin AMLO en la boleta electoral, es probable que una victoria abrumadora como la de 2018 no vuelva a ocurrir. Es muy probable que ésta sea la razón por la que el presidente insiste en mantenerse presente en la mente del electorado durante este proceso”, añadió.

“Una consulta pública que se llevará a cabo en agosto, promovida por el Ejecutivo para preguntar a los ciudadanos si creen que el gobierno debiera hacer judicialmente responsables por sus decisiones a los funcionarios públicos (actuales y previos), posiblemente sólo tiene el propósito de justificar que el presidente hará campaña de facto, defendiendo su consulta con argumentos favorables a Morena/en contra de la oposición”, aseveró.

Mencionó que “en tercer lugar están la pandemia y la crisis económica asociada. No es claro qué impacto tendrán en la percepción de los votantes cuando llegue la jornada electoral en junio, en particular dado el programa de vacunación en curso y las perspectivas de recuperación económica. Es innegable que, con cerca de 300 mil muertes en exceso sólo en 2020 y una contracción del PIB de alrededor del 9 por ciento ese año, así como con el muy limitado apoyo fiscal a los hogares y las empresas, la preocupación social ya es alta”.

“En la mente de una proporción no trivial de votantes, puede resultar difícil disociar estos efectos de las decisiones políticas del partido dominante”, apuntó.

Sobre los rivales de Morena, expuso que “para la oposición, es obvia la importancia de recuperar al menos algo de lo perdido en 2018 en la Cámara de Diputados. Incluso, para los partidos tradicionales más grandes, como el PRI y el PAN, podría resultar difícil superar la debilidad que reflejan las encuestas tempranas, dada la falta de una identidad renovada y la ausencia de liderazgos que ofrezcan alternativas creíbles a los potenciales votantes desencantados”.

“El programa de austeridad del gobierno federal y la coyuntura sanitaria y económica harán difícil que los gobernadores de oposición apoyen a los retadores. En los últimos años, AMLO ha reducido sistemática y sensiblemente los recursos públicos para gobiernos estatales. Entonces, a pesar de la naturaleza predominantemente local de las elecciones de este año, la escasez de recursos puede impedir que los gobiernos estatales liderados por la oposición movilicen sus a bases electorales”, advirtió.

En contraste, comparó, “el gobierno federal ha priorizado la continuación de sus programas sociales en todo el país, como su principal respuesta fiscal a la recesión desatada por la pandemia. Finalmente, esta última presentará dificultades logísticas al proceso electoral que, creemos, podrían perjudicar más a la oposición que al partido del gobierno: las restricciones a los actos masivos de campaña y el efecto disuasivo para la participación son ejemplos de ese impacto”.

Cuestionó: “¿Cómo se ven las cosas al arranque? AMLO y Morena han perdido respaldo durante los primeros dos años de gobierno, aunque aún son fuertes. El número de electores desencantados con Morena ha crecido. Sin embargo, hasta ahora la oposición no ha logrado capitalizar los fracasos de la Administración López”.

Consulta aquí la nota especial de Citibanamex:

Deja un comentario

Volver arriba botón