Bienestar Espiritual

Completa paz

Vivimos en un mundo en el que los problemas, dificultades y situaciones complicadas son comunes, estas experiencias generan afán, preocupación y ansiedad en nuestras vidas. La ausencia de paz es evidente en el ámbito personal y en las relaciones con nuestro prójimo. Anhelamos la paz, buscamos estar en paz, pero parece ser que ésta es imposible de encontrar. Nuestros pensamientos nos abruman y los problemas y dificultades ganan terreno en nuestra mente, haciendo incluso que el insomnio sea parte de nuestra vida.

¿Cómo lograr la paz? La Biblia nos muestra que la paz proviene de Dios, el profeta Isaías afirma: “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado” (Isaías 26:3). Sí, es posible vivir en completa paz, pero hay un requisito indispensable: confiar en Dios. Esto es posible sólo si dependemos completamente de Dios. El problema es que el ser humano quiere depender de sí mismo, de sus habilidades, de sus fortalezas y hace a un lado a Dios.

Pero únicamente en Dios está la verdadera y completa paz. Los problemas, dificultades y situaciones complicadas en las relaciones con los demás, en la economía, en la salud, tienen solución. Jesús dijo: “Vengan a mí todos ustedes que están cansados y agobiados, y yo les daré descanso. Carguen con mi yugo y aprendan de mí, pues yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma”. (Mateo 11:28-29). Jesús nos da gratuitamente el descanso y la paz en nuestra vida tan llena de preocupaciones: “Les dejo un regalo: paz en la mente y en el corazón. Y la paz que yo doy es un regalo que el mundo no puede dar. Así que no se angustien ni tengan miedo”. (Juan 14:27).

Confiemos en Dios, depositemos en Él nuestros temores, afanes, ansiedades y preocupaciones. Él nos dará su paz e incluso podremos dormir tranquilos. “En paz me acostaré y así también dormiré,
Porque solo Tú, Señor, me haces vivir seguro”. (Salmo 4:8).

En Dios encontraremos la completa paz. Confiemos en Él. “Así Dios les dará su paz, que es más grande de lo que el hombre puede entender; y esta paz cuidará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús.”. (Filipenses 4:7).

Mtro. Floricel Ramos Pulido

Deja un comentario

Volver arriba botón