DineroEntérate

Por el Covid-19, “los ricos son más ricos y los pobres más pobres”


Oxfam México publica el informe “El Virus de la Desigualdad” y asegura que la riqueza acumulada por los 12 más ricos de México durante la pandemia equivale a 2 veces el presupuesto del IMSS para servicios de salud, además de que alcanzaría para vacunar a todos los mexicanos.


CIUDAD DE MÉXICO, 27 de enero del 2021.- La organización Oxfam México expresó que “desde la irrupción del Covid-19, las personas ricas son más ricas y las pobres más pobres”, y aseveró que el coronavirus “exacerba las desigualdades existentes y se alimenta de ellas”, pero advirtió a los gobiernos que “la desigualdad no es inevitable”.


Al dar a conocer el informe global “El Virus de la Desigualdad”, la agrupación civil contrastó que la riqueza acumulada por las 12 personas más ricas de México durante la pandemia, equivale a dos veces el gasto programada del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para el 2021 en servicios de salud, además de que alcanzaría para comprar las dosis suficientes para vacunar a toda la población nacional.


“Desde que inició la emergencia sanitaria, la fortuna de las 10 personas más ricas del mundo ha aumentado en 500 mil millones de dólares. Esta cantidad sería suficiente para financiar una vacuna universal y garantizar que nadie caiga en la pobreza a causa de la pandemia”, puntualizó.


Oxfam México reveló, en su informe publicado en el marco de los “Diálogos de Davos del Foro Económico Mundial”, que “recuperar el nivel de riqueza previo a la pandemia sólo les tomó nueve meses a las personas más ricas del mundo; para el resto de la humanidad, volver a las condiciones de antes de marzo del 2020, podría tardar más de 10 años en llegar”.


En el documento, la organización enfatiza que el Covid-19 está aumentando la desigualdad económica prácticamente en todos los países del mundo al mismo tiempo, y explica cómo las diversas intersecciones y desigualdades como el origen étnico, los contextos migratorios adversos, el acceso limitado a los servicios de salud, la discriminación por género, la orientación sexual, la identidad de género, o incluso el hambre, sólo por mencionar algunas, han contribuido a que millones de personas enfermen y mueran.


“Se estima que el 61 por ciento de la población activa mundial trabaja en empleos informales (venta ambulante, trabajo del hogar, reparto a domicilio o la construcción). Estas personas no tienen prestaciones justas, ni acceso a servicios de salud y viven día a día en la primera línea de exposición al virus por su interacción constante con más gente”, indica.


“A esto hay que sumarle que son las mujeres o personas racializadas quienes son las más afectadas”, resalta.
Según el informe de Oxfam, 112 millones de mujeres corren un riesgo elevado de perder sus ingresos o el empleo.


“Estamos viviendo una crisis de cuidados muy profunda que nos corresponsabiliza a toda la humanidad, pero que expone en mayor medida a quienes viven en peores condiciones de desigualdad. Hablo de las personas que no han tenido oportunidad de aislarse y protegerse; o quienes no tienen acceso a servicios de salud y no han podido detectar ni tratar este virus ni otras enfermedades asociadas a la pobreza; o quienes viven en hacinamiento o sin servicios básicos como agua potable y tienen que salir para poder sobrevivir”, dijo Alexandra Haas, directora ejecutiva de Oxfam México.


“La pandemia ha evidenciado la urgente necesidad de cambiar la forma en la que vivimos. Sólo la cooperación y la colaboración nos podrán rescatar de sus efectos”, agregó.


La agrupación civil afirmó que “El Virus de la Desigualdad” busca mostrar un panorama global que vincula a todas las personas para tomar las medidas pertinentes en el presente y futuro.


“La recesión ya ha acabado para los más ricos. Desde el inicio de la pandemia, la fortuna de las 10 personas más ricas del mundo ha aumentado en 500 mil millones de dólares. Esta cantidad sería suficiente para financiar una vacuna universal y garantizar que nadie caiga en pobreza a causa de la emergencia sanitaria.

El resto de la humanidad enfrenta la peor crisis laboral en más de 90 años y cientos de millones de personas están subempleadas o sin trabajo”, aseguró.


“De nuevo, las mujeres son las más afectadas. Las mujeres representan la mayor parte de la fuerza laboral a nivel mundial. Sin embargo, sus trabajos son mal remunerados y precarios. Durante el Covid-19, esos empleos han sido los más afectados, pues se desarrollan en sectores como el de la salud, la protección social y los empleos esenciales”, detalló.


“La clave para lograr una rápida recuperación es construir una economía más humana y justa. Es necesario implementar sistemas de seguridad social y construir una economía verde que evite una mayor degradación del planeta y lo preserve para las futuras generaciones. Un impuesto temporal sobre las ganancias de las 32 multinacionales que mayor riqueza han acumulado desde que comenzó la pandemia, permitiría recaudar 104 mil millones de dólares, sólo en el 2020. Esta cantidad sería suficiente para financiar las prestaciones sociales de personas de los países de renta media y baja”, concluyó.


Para conocer más el contenido del informe “El Virus de la Desigualdad” ingresa a http://www.oxfammexico.org
Consulta aquí el informe completo de Oxfam:
https://www.oxfammexico.org/sites/default/files/el-virus-de-la-desigualdad.pdf

Deja un comentario

Volver arriba botón