EntérateMéxico

LAS REACCIONES POR EL CORONAVIRUS DE AMLO

                                           

 Con una prontitud impensada, las redes sociales dieron cuenta del informe que hizo el presidente de la república al respecto de su condición de contagiado por el corona virus.

 Hubo todo tipo de comentarios. Y lo que siempre sucede, sucedió ahora: ahí, en la cúpula de los políticos, las manifestaciones de buenos deseos dieron cuenta de la madurez de cada uno de los manifestantes. Del PRI, por lo menos leí la de Enrique Peña Nieto, luego me informaron que Calderón había hecho lo mismo. ¡Qué Bueno! Las posturas políticas no deben inhumanizarnos. Sin embargo los simpatizantes del azul y del tricolor se dieron gusto con las diatribas, los malos deseos, la burla y el sarcasmo.

Yo, lo que menos deseo es estar en el lugar de alguien infectado y cuando Mauricio Vila declaró  que tenía ese mal, me uní, con sinceridad y devoción, a los deseos de que no se le complicara. Eso, a pesar de haberme suprimido el único salario con el que sustentaba mi vida. “Que tu venganza sea el perdón”, me aconsejaron. Así lo hice.

 Pero, a las malas mentes se les obnubila la razón, pierden la capacidad de análisis, y de encontrar verdades en la realidad de las acciones. Creen que la honestidad política no existe en un gobernante como Andrés Manuel López Obrador.

 El presidente de la república con toda facilidad, y sin que nadie se enterara, bien pudo haberse inmunizado con la vacuna de alguno de los lotes  que han llegado a nuestro país. ¡No lo hizo! Y la prueba se encuentra enfrente de todo mundo.

Hemos visto que en algunos sectores donde la vacuna ha sido distribuida, se han dado casos de gente que sin tener la edad, ni estar en lista de los de alto riesgo, se la han aplicado. Una joven amiga periodista lo hizo y hasta su foto subió a las redes sociales. ¡Luego la bajó, claro está!

Me parece, que López Obrador ha querido ser congruente con él mismo, en todo.  Sin importar los resultados. La prueba está a la vista.

El es portador de alto riesgo debido a su edad. Ojalá su salud sea tan grande y fuerte como la voluntad que ha demostrado desde años pretéritos, cuando buscaba tener el lugar que hoy tiene.

¡Don Andrés, cuídeseme! Deseo que todo su sistema inmune este tan fortalecido que este percance lo brinque sin contratiempos.

Deja un comentario

Volver arriba botón