EntérateOpiniones

Gobernar con el ejemplo

En la actual administración estatal, hay un personaje que se ha caracterizado por sus acciones equivocadas, fallidas y desafortunadas; me refiero a Michel Friedman, titular de SEFOTUR. Hace dos años, inició la realización de un Festival Internacional de la Trova que tuvo que ser suspendido y quedar inconcluso por haber quedado expuestas serias irregularidades administrativas que pusieron en entredicho la probidad de la administración estatal. Con menor repercusión, hubo un Congreso de Cocina Tradicional en el Hotel Hyatt, en el que vimos desatinos sobre la elaboración de cosas tradicionales y entrañables como lo son nuestros Muucbil-Pollos y otros guisos no menos característicos de nuestra cocina. Luego vino el sonado caso de los Youtuber’s, cuyo video corrió y se hizo viral, mostrando a un despistado joven refiriéndose al emblemático Convento de Izamal, como: “una hacienda muy bonita”, y luego protagonizaron un escándalo en las playas de Progreso, y era a esa gente a quien se iba a encomendar la promoción de Yucatán. Luego, la titular de esa dependencia, en rueda de prensa, se refirió a Luz y Sonido de Uxmal, como: “un espectáculo anticuado y ya muy visto” y que era necesario hacer uno nuevo para sustituirlo. En su momento le señalamos la diferencia entre un promocional turístico y una obra de arte, en la que están inmersas obras de Daniel Ayala y Antonio Mediz Bolio, así como la participación del inmortal Orfeón Yucatán, cosa que la Srita., ignora totalmente hasta hoy.

Ahora, la Srita. Friedman vuelve a saltar a la palestra con nuevo escándalo. En el pasado mes de diciembre, la agrupación de prestadores de servicios de fiestas y banquetes, realizó una sonora protesta porque, después de haberles autorizado una reanudación parcial de actividades, con marcadas medidas y restricciones, les fueron cancelados con lujo de fuerza varios eventos, ya iniciados, a pesar de que cumplían con las medidas señaladas. En contraste con esto, ahora el día 20 de los corrientes, hubo una gran afluencia a nuestra ciudad de los llamados “influencer’s” (gente con voz y opinión en redes sociales). Una verdadera multitud se dio cita en nuestra ciudad capital, fueron recepcionados y atendidos por personal de la dependencia y en la Hacienda San Juan Opichén se les ofreció una multitudinaria comida, sin las medidas de seguridad sanitaria que la Secretaria de Salud ha promocionado hasta el cansancio. ¡Nada de cubrebocas ni de “sana distancia”-

Plena convivencia sin restricción alguna! Pero el desaguisado no termina ahí, no.

En la noche, gran baile de luz y sonido, de nuevo sin medida sanitaria alguna, y hasta con luces artificiales. El suceso nos exige hacer una serie de reflexiones necesarias, más bien, indispensables.

Uno se pregunta: ¿Será que en Yucatán hay dos pesas y dos medidas? No creo, el ejecutivo del estado ha dicho que no hay distinciones. ¿Será que la Srita, Friedman tiene algún poder inconfesable sobre las demás autoridades? Los hechos ocurridos nos dejan esa duda en el alma. Las acciones ocurridas con los influencer’s, lesionan gravemente la autoridad del muy estimado Sr. Secretario de Salud, también son una bofetada a los prestadores de servicios de eventos y banquetes, dejan mal sabor en la boca sobre la autoridad del ejecutivo del estado.

Por dónde se mire, el suceso es reprobable, irresponsable, vejatorio para la sociedad toda. Ya la voz de los banqueteros se ha levantado de nuevo, pues además, SEFOTUR se ha encargado de postear y reproducir los momentos “más brillantes del evento”. Será que, ¿este hecho traiga al fin consecuencias sobre la titular de la dependencia? Debe traerlas, so pena de poner en entredicho la autoridad de la administración estatal, y hasta con posibles repercusiones políticas; este es un año electoral, y hay que guardar las formas. La alternancia en el gobierno le ha dado conciencia al ciudadano de que su voto vale y manda.

Hay varios mensajes y conclusiones para sacar de este suceso. Los dichos y refranes son sabiduría popular muy profunda, y en este caso aplican varios. Sera que la titular de SEFOTUR detenta la llamada Ley del Embudo: “Para mí lo ancho, lo estrecho para los demás”. También es aplicable: “Has lo que te digo, pero no hagas lo que yo hago”. En cualquier caso, la última palabra la tiene el titular del ejecutivo del estado. Hay que gobernar con el ejemplo. Hay que mandar, obedeciendo.

2 Comentarios

  1. Totalmente de acuerdo Ariel, y parece no parar ahí, sin que nadie pueda poner orden. Que triste ese tipo de difusión a nuestro bello estado.

  2. Así es Ariel. Añadiría la regada de la Concención de noveles de la paz a los qye se les opacó con Riqui Martin y medios nacionales presionando a los dipurados locales para aprobar leyes estatales. Interesante saber quién pagó y cuánto pagó Turismo por este último traste.

Deja un comentario

Volver arriba botón