EntérateYucatán

Viene veda del mero, alistan campaña para consumir otras pesquerías y no comprar meros pequeños

El 1 de febrero comienzan los dos meses de veda del mero, la principal pesquería en Yucatán por su carga social, por lo que se alista la campaña para que los consumidores prefieran otras pesquerías y eviten comprar meros pequeños, ya que la normativa establece un peso mínimo de 650 gramos y una talla de 36.3 centímetros.

Minerva Alonso, directora en México de Cedepesca, relató en entrevista con EstamosAquí Mx, vía plataforma, que este año se promoverá entre los consumidores durante febrero y marzo, que pueden comprar otras pesquerías en lugar del mero como son: chac chi, mojarra, corvina, rubia, canané, carito, jurel, sierra y boquinete, respetando así la veda del mero de dos meses y permitiendo su reproducción.

Cedepesca, organización sin fines de lucro, fundada desde 1997, con el objetivo de ayudar a las pesquerías de América Laguna a ser sostenibles, impulsará por tercer año consecutivo la campaña de protección al mero en tiempos de veda.

El primer año fue con el lema “juntos por el mero”, el año pasado fue “yo cuidó el mero” y este año se pondrá énfasis en tres elementos:

  • Promover el consumo de otras pesquerías en estos meses
  • Hacer conciencia en la población que la talla mínima de captura permitida es de 36.3 centímetros con todo y cola.
  • Y que el peso mínimo debe ser de 650 gramos.

“Si llegan a ver venta, comercialización de meros de menos de 650 gramos o menos de 36.3 centímetros, entonces son meros que fueron capturados fuera de la normativa y dañan el proceso evolutivo y reproductivo de la especie; no debemos consumir meros con menos de estas medidas y peso y, si se observa, hay que denunciarlo”, comentó.

El mero es la pesquería de mayor temporada de captura en Yucatán, por su impacto social es la más importante en el Estado y su captura está relacionada en el tradicional gusto de la población por el mero frito o postas, pero también, en el gusto de los estadounidenses por los filetes de mero, es por ello que se ha convertido en una pesquería de exportación.

Sin embargo, la sobre explotación pesquera ha llevado a la pesquería al límite.

En la década de los 70, la captura de mero en Yucatán llegó a ser de hasta 13 mil toneladas, sin embargo, en los últimos 10 años ha ido en picada.

Desde el 2017 se aplica la veda de dos meses con el objetivo de rescatar a la pesquería, ya que las capturas han sido de hasta 5 mil toneladas.

De acuerdo con datos de Conapesca, la temporada del 2017 al 2018 se capturaron 5,700 toneladas, del 2018 al 2019 fueron 6,300 toneladas y del 2019 al 2020 se llevan 4800 toneladas.

Y las investigaciones del Inapesca advierten que por lo menos el 50 por ciento de las capturas son menores a la talla reglamentaria de 36.3 centímetros.

La necesidad de respetar las tallas y pesos es urgente, ya que la pesquería va en picada, por lo que los supermercados que comercializan mero, deben esforzarse para cumplir las normativas, así como las congeladoras, pescadores y los propios consumidores.

“Es necesario que entre todos ayudemos, que todos tengamos la información para respetar y cuidar al mero”, dijo.

La veda comienza el 1 de febrero y los más de 12 mil pescadores dedicados a esta pesquería deberán buscar otras especies para sus sustento.

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.