EntérateOpiniones

FELIZ AÑO NUEVO AMLO

Al señor presidente de la república lo considero un individuo digno de crédito porque soy mayor que él, lo que significa que hemos recorrido, en la historia del país, los mismos acontecimientos, aunque desde diferentes lugares. Él con la ideología oficial del partido en el que militó, yo, con el pensamiento de izquierda que sustento hasta hoy, pero sin militancia en ninguna etapa de mi vida.

La convicción que tengo sobre su proceder sincero y honesto, también se basa en los años que cargamos encima. Conozco los cambios hormonales, los de las actitudes, la paciencia y la tolerancia que los órganos internos proporcionan y fundamentalmente porque la perspectiva de vida es mucho menor que la retrospectiva. El significado de ello es que no se dispone de mucho tiempo para hacer lo que se quiera hacer. Y la sabiduría indica que lo mejor es mantenerse alejado de las ambiciones materiales, económicas y como se las quiera llamar.

Desde ese ángulo, es que veo descabelladas todas las acusaciones que se le achacan y los calificativos que lanzan a bocajarro, tanto periodistas como representantes de la cúpula económica del país.

El presidente ha asegurado respeto a toda manifestación de inconformidad y ello ha envalentonado a todos aquellos que tienen a su disposición un medio de comunicación enfrente de sus palabras.

En ese contexto, Andrés Manuel López Obrador, me recuerda por un lado al español José Luis Rodríguez Zapatero -a quien admiré en la primera parte de su gobierno-, en su tolerancia a las oposiciones hasta de representantes de su propio partido, y a José Mujica en su sabiduría, en la claridad de sus expresiones porque todas surgen del conocimiento de causa.

Pero en esa comparación histórica, me asalta el miedo, porque Zapatero finalmente no le pudo dar continuidad al gobierno del PSOE, Y Mujica paró en un excelente disertador.

Creo que el cambio que está haciendo el presidente necesita continuidad, porque él está haciendo la modernidad política del país, esa basada en las leyes, en el cumplimiento de los deberes ciudadanos de muy alto y abajo, y porque da muestras diarias de no pretender sumarse a la corrupción ancestral mexicana.

Ha querido mantenerse al margen de los asuntos políticos de su partido, no ha querido utilizar todo el poder presidencial para calmar el desorden verbal que trata de ganar lo necesario para volver a las nefastas prácticas políticas de antaño.

Nada me dolería más que MORENA no le pueda brindar al presidente López Obrador lo necesario para llevar a cabo su proyecto de México moderno, sin saqueos, defendiendo a quienes nada tienen, y alejado de la corrupción que es atávica e indispensable para la vida de los políticos ubicados en los partidos tradicionales.

Este año nuevo en el que tendremos elecciones trascendentales, le deseo al señor presidente lo mejor en salud, trabajo y logros políticos.

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.