Biósfera MayaEntérate

Los incomprendidos y poco valorados murciélagos y serpientes

En la península de Yucatán y en nuestro Estado, es común encontrarse con estos “bichos” o “alimañas” y procedemos a eliminarlas sin miramientos, sin remordimientos, no importando si estas se encuentran en el jardín, dentro de la casa o en el campo. Tenemos arraigada la cultura de “mata al bicho ese, es malo”, cuando nada dista más de la verdad.

Biólogo Jorge E. Malpica

Estamos hablando de las serpientes y los murciélagos, que por no ser gratos a nuestra vista, o por creer que son peligrosímos, no les tenemos la menor empatía y les hemos hecho la guerra, a veces al punto de casi acabarlos. Pero, ¿qué pasa si analizamos su papel ecológico?.

Platicaremos primero de las serpientes. En el estado de Yucatán, se reportan alrededor de 74 especies de serpientes, de las cuales únicamente 5 son de importancia médica (hay más que cuentan con veneno, pero no son mortales para el hombre) hablo de la Víbora de Cascabel (Tzab can)  , Sorda o Nauyaca (Ik bolay), Cantil (Uol poch), Víbora cola de hueso y la Coralillo (Chac ib can). Estos animales, habitantes nativos, han visto su hábitat alterado e invadido por las actividades humanas. Son carnívoros y utilizan su veneno para cazar su alimento y en casos extremos como defensa. Son útiles para el hombre al controlar roedores y otras plagas, entre ellas incluso otras serpientes y a su vez, son fuente de alimento para otros organismos como aves rapaces, coyotes, etc. Ellas no atacan si no se ven amenazadas. Seguir la recomendación de “No la molestes y ella no te hará nada” es válida.

Los murciélagos. Hoy en día de moda y señalados por ser “culpables” de haber transmitido Coronavirus, han sido siempre odiados y perseguidos por sus hábitos nocturnos y fantasiosas exageraciones como “chupa sangres”. La realidad es otra. Primeramente los murciélagos son mamíferos voladores, con múltiples formas de alimentación, dependiendo de la especie son frugívoros (comen frutas), insectívoros (comen insectos), nectarívoros (comen néctar de las flores), carnívoros (comen sapos, lagartijas, peces, musarañas o incluso otros murciélagos) o hematófagos (comen sangre).

 Si bien es cierto que pueden propagar enfermedades como la rabia (en rarísimas ocasiones al humano), no transmiten el Coronavirus a humanos, ya que el tipo de Coronavirus presente en ellos no es compatible con los seres humanos.  En Yucatán se encuentran presentes 42 especies diferentes, de las cuales solo 2 son sanguinívoras y una, se alimenta exclusivamente de sangre de aves y presenta poblaciones muy bajas.

Por otra parte los murciélagos controlan plagas de mosquitos, que si transmiten enfermedades como el Dengue y el Chikungunya y el Sika. Polinizan plantas importantes, por ejemplo el plátano, la pitahaya y el henequén, entre otras muchas, dispersan semillas, por lo cual ayudan a regenerar las selvas y son parte de las redes alimenticias en estos ecosistemas.

¿Qué hago si veo murciélagos o serpientes en o cerca de mi casa?. Primero no los mates, te aseguro que no están ahí para hacerte daño. Si están fuera, déjalos en paz, obsérvalos. Si están dentro de casa, llama a personal especializado para que los reubiquen y asegúrate de tapar el lugar por donde entran. Es necesario respetarlos y aprender a convivir con ellos, ponderando por supuesto la seguridad de las personas.

En resumen, debemos aceptar, que nosotros hemos invadido sus espacios, que no están especialmente interesados en nosotros y que en general si no los molestamos no nos van a causar ningún daño.

La invitación es a compartir una vida juntos, sabiendo que esas “terribles alimañas” ni son terribles, ni son alimañas, por el contrario, son nuestros aliados y también habitantes importantes de este planeta.

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.