Bienestar Espiritual

La promesa del nacimiento de Jesús se ha cumplido

Reflexión

¡La promesa del nacimiento del Mesías se ha cumplido! San Lucas lo expresa: “y dio a luz a su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales, y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el mesón” (Lucas 2:7). Esta noticia también es proclamada por el ángel del Señor que apareció a los pastores: “os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor” (Lucas 2:11). De esta manera, lo que Dios había prometido desde el huerto del Edén a Adán y a Eva, y posteriormente, a Abraham y toda su descendencia, y también proclamada por los profetas, se cumple en Cristo: “Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo” (Juan 1:9).

Sí, Dios cumple su promesa: “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos.” (Gálatas 4:4-5). Jesús nos redime de la esclavitud del pecado, nos rescata de las tinieblas a su luz admirable. Por eso, los cristianos celebramos, porque: ¡el nacimiento de Jesucristo es el acontecimiento más importante en la historia de la humanidad!

Por tanto, nuestro deber como cristianos es el de ser luz en las tinieblas, anunciar el mensaje de Cristo y ser ejemplo en nuestra forma de comportarnos. Pero también debemos vivir con la expectativa de su segunda venida, porque ¡ÉL VENDRÁ! “Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo” (Hechos 1:11). ¡ÉL VENDRÁ! La iglesia vive en constante Adviento porque el Señor dice “Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús” (Apocalipsis 22:20).

Oración

Dios y Padre, tú eres fiel a tus promesas, enviaste a tu Hijo para redención y salvación de tu pueblo escogido. Gracias por tu amor para con nosotros. Sabemos que vendrás de nuevo en poder y gloria. Concédenos que a cada momento anhelemos tu Segunda Venida y vivamos de acuerdo con tus ordenanzas y mandamientos. En el nombre de Jesús. Amén.

Mtro. Floricel Ramos Pulido

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.