Bienestar Espiritual

Jóvenes: ¡Sean Iglesia aunque traten de asfixiarlos!

   Cuando nos comenzamos a resfriar en la fe, a decepcionarnos de NUESTRA PROPIA IGLESIA y hasta pensar en alejarnos de ella debido a que los hermanos, muy cristianos, muy devotos, muy rectos y correctos nos MAL MIRAN, NOS DAN LA ESPALDA, NO NOS TOMAN EN CUENTA, NO NOS INVITAN A LOS CONVIVIOS FRATERNALES Y COMUNITARIOS Y HASTA HABLAN “MAL DE NOSOTROS”, todo se debe a que Satanás nos está robando EL TESORO DE LA FE, NOS LO ESTÁ SUSTITUYENDO “POR LA LÓGICA”   y nos está sembrando la idea de que nuestra comunidad no está acorde con LA PALABRA DE DIOS. Es justo el momento de repasar cómo ha sido LA HISTORIA DE NUESTRA SALVACIÓN y ver cómo desde el principio, el Demonio se ha encargado de SEMBRAR EN LA FAMILIA  EL DESAMOR, LA ENVIDIA, EL ODIO, EL RENCOR Y LA MENTIRA.

¡Démonos la oportunidad de ver que Caín mató al justo Abel; los hermanos de José el soñador, lo odiaron y lo vendieron; a Jefté, sus propios hermanos  lo expulsaron del núcleo familiar; al Rey David, lo envidiaron; al Hijo Pródigo arrepentido, su hermano mayor jamás estuvo de acuerdo que su padre le perdonara, le diera ropa, calzado, anillo y le hiciera un banquete al recuperarlo sano y salvo!

Jóvenes: ¡Comprendamos que EN LA IGLESIA DEL SEÑOR no vamos a encontrar jamás  AMOR, COMODIDAD, COMPRENSIÓN Y UNA LOGÍSTICA EXCEPCIONAL! ¡La Iglesia es ese TRIGAL invadido por la maleza que trata de asfixiarnos a fin de destruirnos, haciendo casi imposible nuestro desarrollo integral! Tengamos presente que Cristo nos enseña que ES NECESARIO VIVIR, FORTALECERNOS, CRECER Y DAR FRUTOS EN MEDIO DE TANTA MALDAD, porque al final de la historia, Él enviará a sus santos ángeles para que nos rescaten y nos lleven  a los graneros celestiales y, a los malvados, que nos hicieron la vida de cuadritos e infiernitos, los arrojen al fuego eterno.

¡Qué hermoso es pertenecer y permanecer fiel a LA IGLESIA DEL SEÑOR! ¡Cuánta debilidad demostramos cuando no nos congregamos porque HAY BASTANTES HERMANOS INCÓMODOS, DIFÍCILES Y HASTA TÓXICOS, que nos MAL VEN, MAL PIENSAN DE NOSOTROS, NOS CALUMNIAN  Y NI NOS TOMAN EN CUENTA! ¡Traigamos a nuestra mente cómo se expresó de los valientes y perseverantes el mismo Señor, que es cabeza de esta Iglesia incómoda!

     “Dichosos serán ustedes cuando por mi causa la gente los insulte, los persiga y levante contra ustedes toda clase de calumnias.” (San Mateo 5: 11).

Y remata consolándonos y alentándonos a ser perseverantes y fieles a SU IGLESIA: “¡Alégrense! ¡Estén contentos, porque les espera una gran recompensa en el cielo! Y recuerden que a los antiguos profetas los persiguieron de la misma manera.” (San Mateo 5:12).

Quienes SOMOS IGLESIA, AMAMOS A NUESTRA IGLESIA TAL COMO ES: FUENTE DE LA GRACIA, AUNQUE CON HERMANOS INCÓMODOS QUE NO LES IMPORTA NI SER AMADOS POR DIOS NI  MUCHO MENOS AMAR A SUS HERMANOS. TENGAMOS PRESENTE QUE ANTE TANTA INCOMODIDAD, MÁS CLAVOS Y ESPINAS TENEMOS PARA SANTIFICARNOS Y MÁS GLORIOSA SE TORNA NUESTRA CRUZ.

¡QUE VIVA NUESTRA IGLESIA SANTA AUNQUE CON MUCHOS ELEMENTOS IMPERFECTOS, PERO SON LA AYUDA QUE NOS HACE CRECER EN LA FE, EN LA FORTALEZA Y EN EL AMOR A PROPIOS Y A MALVADOS. 

AUNQUE TENGAMOS HERMANOS CIZAÑA MUY “RELIGIOSOS”, ¡SEAMOS IGLESIA! EL TRIGAL DIVINO RECLAMA DESARROLLARSE Y DAR FRUTOS DE PRIMERA CALIDAD A PESAR DE TODA LA MALA HIERBA QUE INTENTA DESTROZARNOS, PERO NUESTRA FE ES MÁS HERMOSA Y MÁS RICA ANTE LOS OJOS DIVINOS!

P. Cosme Andrade Sánchez+

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.