EntérateQuintana Roo

Gobierno de Cancún vuelve a intervenir el servicio de recolección de basura y aprueba auditar a Intelligencia México

15 de diciembre/ Cancún, Q. Roo.- Con base en un dictamen de la paramunicipal Solución Integral de Residuos Sólidos (Siresol), que confirma la reiterada ineficiencia de la concesionaria Intelligencia México, el gobierno municipal de Cancún aprobó anoche, en sesión de Cabildo, intervenir nuevamente el servicio, total y temporalmente, contratar camiones y personal para brindar el servicio de recolección y transporte de basura, lo que incluye realizar una auditoria a la empresa.

Sin haber informado antes, cuándo se repuso el servicio que le fue intervenido a Intelligencia México el 15 de octubre de este año -por las mismas razones- el ayuntamiento en sesión extraordinaria de Cabildo aplicó la misma medida, pero de forma total, incluyendo la auditoria a la compañía, que ayer había presentado nuevas unidades para proseguir con el servicio que nunca detuvo, según lo declarado por su representante legal.

De acuerdo con el resumen del dictamen técnico del Siresol, leído por la secretaria general del Ayuntamiento, Flor Ruiz Cosío, sobre las condiciones del servicio de recolección y transporte de residuos sólidos y urbanos, la empresa concesionaria suspendió operaciones sin la debida autorización.

Actualmente, el servicio enfrenta una demanda de mil 400 toneladas diarias, que deberían atenderse con 65 camiones y 112 rutas, cuando operando sólo existen unidades que recolectan 368 toneladas diarias.

La situación genera un alto riesgo en el surgimiento de tiraderos clandestinos, que provocan impactos ambientales severos y de salud.

“La empresa concesionaria en la prestación del servicio público en cuestión, incumplió con los términos de la concesión otorgada y con la legislación aplicable en materia de salud y medio ambiente, lo que ha causado afectaciones a derechos fundamentales de la población, su salud, el medioambiente y, derivado de la acumulación de residuos sólidos, sitios contaminados en el municipio”, indicó.

El escrito admite que el ayuntamiento está, no sólo facultado, sino obligado a llevar a cabo la remediación de los sitios contaminados; sin embargo, también reconoce que Siresol “no cuenta con la infraestructura, ni con los recursos materiales suficientes para de manera directa prestar el servicio de recolección y transportación”.

Debido a lo anterior, la paramunicipal señaló la urgente necesidad de la contratación inmediata, temporal, de vehículos y personal, ya sea de manera directa o a través de terceros con capacidad técnica, operativa y financiera que garantice la recolección al 100 por ciento de los residuos acumulados y que se generen en el municipio.

Luego de leído el dictamen, se determinó que el territorio padece una “emergencia ambiental”, generada por la acumulación de los residuos, se dejó sin efecto la intervención temporal del servicio, acordada el 15 de octubre en sesión extraordinaria de Cabildo y se sometió a votación la “intervención total temporal” del servicio público de limpia y disposición de residuos” a la misma empresa.

“De no tomar acciones de manera inmediata, la población que se vea afectada y en contacto directo con la acumulación de residuos sólidos urbanos, podría sufrir daños graves a su salud, poniendo en riesgo la vida humana.

“Dentro de los residuos sólidos que se generan actualmente, se encuentran cubre bocas, caretas, botellas o residuos médicos de posibles personas contagiadas con el virus SarCovid2 y la exposición continúa a ellos podría aumentar el riesgo de contagio al virus”, se expuso.

La intervención total del servicio implica que Intelligencia México deberá suspender de manera inmediata sus operaciones; también se frenarán los pagos a la concesionaria y cualquier otro recurso económico que le pudiera corresponder por la prestación del servicio, pues no se apega a los términos de la ley.

La medida incluye la instrucción a Siresol y a la Dirección General de Servicios Públicos, para inspeccionar y auditar a la concesionaria, además de contratar inmediatamente a vehículos recolectoras y personal, directo o por un tercero para garantizar la recolección y transporte.

El acuerdo fue aprobado por unanimidad, no sin antes contar con la intervención de la regidora, Paola Moreno, quien nuevamente solicitó se abra una investigación sobre la compañía e incluso sobre Siresol, paramunicipal que -dijo- también debe ser auditada.

Otra concejal, comentó que muchas veces ella tocó el tema y pidió que fuera abordado, pero las y los otros regidores “guardaron silencio”; la regidora se quejó de que el gobierno anterior, presidido por el alcalde, Remberto Estrada, les dejó “un contrato leonino”, con ventajas para la concesionaria, a tal grado que es la empresa la que “ha dado la pauta para dar una solución” al conflicto.

Al término de la votación, nadie explicó las contradicciones entre la versión de Siresol, que dice que la empresa interrumpió el servicio y la concesionaria, cuyo representante ayer, afirmó que habían seguido operando después de la primera intervención del servicio, en rutas y horarios fijados por la paramunicipal.

Tampoco se habló del amparo y de la suspensión provisional que le fue obsequiada a la concesionaria, ni de las 20 nuevas unidades que adquirió o rentó para renovar su flotilla. Menos aún se habló de cuál será el destino final de la concesión.

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.