Bienestar Espiritual

Microhomilía

Me parece que una de las imágenes más distorsionadas sobre Jesucristo tiene su origen en la fiesta que hoy celebramos; esto sucede cuando lo imaginamos un rey en los términos del mundo, es decir un rey sostenido en el poder, la riqueza y el control, todo expresado en el oro de su corona. Hoy La Palabra nos habla de Éste que reina en el mundo y puede reinar en nuestros corazones: Jesús de Nazaret, este rey que busca y cuida, hace descansar y robustece, con justicia a todas y todos, es el rey que gusta de ser pastor. Somos pues, cada una y cada uno de nosotros cuidados por este pastor bueno y fiel, y por eso en medio de la crisis y la confusión podemos decir: El Señor es mi pastor, nada me faltará. La fe en Jesús, nuestro rey pastor nos sostiene.  Pero Jesús es el rey que nos llama a hacerlo reinar haciendo lo mismo que él, es decir, cuidar, alimentar, vestir al despojado, visitar al que se siente solo, al que se ha equivocado, al que está enfermo. Ahí se juegan las grandes conquistas, en el terreno del ejercicio de la caridad y la misericordia.

Confinados y limitados para ir a los encuentros personales, pero convencidos de que Jesús reina en nuestros corazones y en este mundo en crisis, oremos en este domingo para saber encontrar con sabiduría y creatividad lo medios para responder a su llamada.  #VivaCristoRey #FelizDomingo

Rv. P. Hernán Quezada sJ

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.