EntérateSororidad

Sin límites entre maternidad, trabajo, pareja, hogar, escuela…

La contingencia desbordó los límites de cada mujer entre la maternidad, trabajo, hogar, vida en pareja, amigos, y cada día viven un ejercicio de malabarismo.

Desde hace 7 meses que comenzó la contingencia en Yucatán, la mayoría de las mujeres tienen en su propio hogar el escenario de trabajo, escuela, hogar, hijos, pareja, familia y más, pero para la mujeres que ya se incorporaron al trabajo presencial, el escenario es más complicado, ya que deben econtrar quién cuide de sus hijos, resolver el tema de la alimentación, el transporte y el cuidado del hogar.

“Mi mejor hora, la mejor hora de productividad es después de las 9 de la noche, cuando los niños ya se durmieron, cuando mi marido los duerme y se queda dormido también con ellos, acabamos rendidos; es muy cansado, porque el día comienza a las 5 de la mañana y hay que ver desayuno, trabajajo, conexiones escolares, hacer de comer, tarea, jugar ocon los niños, seguir trabajando, no hay límites, ése es el problema.

“Por eso mi mejor hora de productividad es después de las 9 de la noche, cuando hay paz y tranquilidad es mi casa, ahí puedo mandar mensajes, hacer llamadas, me brotan las ideas y resuelvo todo lo que tenga pendiente del trabajo, pero en el día es inútil, no se puede, yo soy maestra y la veo difícil entre mis conexiones con alumnos de 4o de primaria y las conexiones de mis hijos, la casa, mi marido, me queda muy poco tiempo para mi, más bien no me queda”, relató Sofía.

Al igual que Sofía miles de mujeres se enfrentan al reto diario de jugar diferentes roles a la vez.

“Yo sí debo salir a trabajar, no hay de otra, soy enfermera, pero es muy difícil ver con quién dejar a mi nené, mi mamá es hipertensa, y mis hermanas son diabéticas, y ahorita cuidar un nené nadie quiere, porque son transmisores, ya que logré quién lo cuide, pues debo ver lo de la comida, y luego ir a buscarlo y llegar a la casa a arreglar todo, avabamos molidos y así al día siguiente, porque se perdieron los límites, la contingencia ahora nos obliga a hacer más, mucho más con el tiempo”, relató Nancy, madre de 2.

Para toda la humanidad la pandemia modificó la forma de vida, y las mujeres son las que varios roles en el hogar.

“Yo doy capacitaciones y todo es en línea, pero a veces vienen mis hijas y se metenen las conversaciones, vienen y saludan al cliente y es algo que por mucho que lo organice o lo prevea, se me va de las manos. O estamos en llamada telefónica y ellas gritando porque están jugando y yo disculándomepor el ruido, es una realidad que vivimos muchas”, dijo Alejandra.

Los grupos de redes sociales son aliados para compartir estrategias de organización, ya que a pesar de los diferentes roles, son organziadoras de los eventos familiares o de coyuntura como Día del Niño, Del Abuelo, Del Papá y los cumpleaños.

En redes sociales circulan imágenes que para muchos ojos son graciosas o divertidas, donde se muestra a las mujeres haciendo malabares, sin embargo, la realidad, el día a día de cada una es un auténtico circo que las puede dejar fuera de sí mismas.

¿Te gustó esta nota? ¡No esperes más!, Síguenos en: Facebook, Instagram, YouTube, Twitter

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.