EntérateQuintana Roo

Cancún Pok Ta Pok: La pesadilla y el declive tolerado en un residencial

16 de octubre/ Cancún, Q. Roo.- Fiestas de espuma, table dance, prostitución; una decena de mujeres bajando de un yate, junto con una banda de música para participar en reuniones que duran hasta 48 horas, entre bebidas alcohólicas y drogas, son escenas impensables para un residencial que surgió hace menos de 50 años para alojar a las familias de los pioneros que fundaron Cancún.

Sin embargo, desde hace dos años, lo que inició como una alternativa económica mediante la renta de una o dos casas a través de plataformas digitales, para turistas, se distorsionó al grado de volverse “una pesadilla” para las más de 400 familias que habitan Pok Ta Pok, en la zona turística de este centro vacacional.

Así lo describe Armando, un empresario cuyo nombre es ficticio y quien elude -por seguridad- que sea citado cualquier dato que pueda hacerlo identificable a los ojos de quien inició con la renta de propiedades para usarlas como sede de eventos particulares, en donde se configuran -afirma- diversos delitos, hasta ahora solapados por autoridades de los tres órdenes de gobierno que no han actuado “enérgicamente y a fondo” para reponer la tranquilidad y la paz, trastocadas en el sitio.

Han pasado 48 horas desde que los habitantes de Pok Ta Pok denunciaron la situación, luego de que la madrugada del lunes pasado hubiese una riña entre seis personas, con armas blancas que quedaron en la vía pública.

Dos vecinos acudieron a levantar una denuncia ante el Ministerio Público localizado en la zona hotelera, pero se negaron a tomar la queja bajo el argumento de que “no había un delito que perseguir”.

“La situación lleva ya dos años. En octubre de 2018 empezó todo esto. Hubo un periodo en el que se disminuyó, a mediados de 2019, pero esto es una pesadilla. Hubo vecinos que tuvieron que cambiar de residencia, porque de plano no se podía hacer nada.

“Primero se recurrió a la Dirección de Ecología, por el tema de la violación al tope de decibeles permitido, pero nunca se hizo nada. Primero fue una casa. Fiestas de 48 horas, lo cual llama mucho la atención, porque todos hemos hechos fiestas que acaban a la madrugada, pero estas fiestas son intensas, con música y ambiente muy pesado, que se prolongaban más de un día”, narró.

Para 2019 ya eran tres casas rentadas sobre la calle de Pok Ta Pok y una más en la calle de Quetzal. Se recurrió a un juez conciliador, se abrió un expediente y uno de los propietarios se comprometió a terminar el contrato de arrendamiento con el iniciador de este esquema de renta.

Aquello no fue suficiente. Luego se declaró la pandemia y las fiestas subieron de tono.

“Ha sido un martirio. Fue cuando llegó la prostitución, cuando surgió la quinta o sexta casa, eran más constantes las fiestas, más fuertes y nos ha cambiado la vida”, prosiguió.

Entre las personas afectadas cita un matrimonio de adultos mayores, cuyo domicilio se ubica en medio de dos de las propiedades problemáticas. La pareja sufre, desde la música a todo volumen, pasando por el escandalo del desenfreno, hasta el aroma de la hierba que se rola en la fiesta y el espectáculo de mujeres pactando por sus servicios.

“Llevamos tres meses en que intensificamos nuestra petición al ayuntamiento y a la Secretaría de Seguridad Pública del estado y la realidad es que ninguno ha arrancado un proceso a fondo. Mandan a la policía a calmar la fiesta, pero ellos le bajan al volumen y la prostitución continúa y el consumo de droga se mantiene, ¿me explico?

“Eso no lo ve la policía, pero nosotros sí lo vivimos, porque vemos cómo llegan las señoritas, están ahí negociando, platicando en la calle y luego se meten a la casa y los gritos y los pleitos. Entonces cuando llega la policía ya no hay ruido o ya se fueron”, prosiguió.

El ciudadano afirma que ha habido tolerancia y simulación, lo que permite no sólo la operación de estas casas, sino su extensión, comprometiendo la tranquilidad y seguridad de las familias residentes.

Menciona la compra de las cámaras de vigilancia en las que el gobierno estatal gastó millones de pesos en recursos públicos, “que no se están usando” y podrían emplearse para rastrear quiénes entran, quiénes salen e investigar a quienes probablemente están incurriendo en la comisión de diversos delitos, que van desde la venta de drogas, trata de personas y explotación sexual.

“No hay investigación, no hay expediente. En alguna ocasión nos plantearon una estrategia que no ha sucedido. Las autoridades de los tres niveles y de los tres Poderes, no han actuado de fondo.

“La policía llega, le bajan a la música. Se va la policía y al día siguiente llega un yate con 16 señoritas con una banda musical encima del yate, mientras la gente está desayunando, con sus hijos y es bastante tormentoso. Luego se van en el yate, regresan a las 8 de la noche, le dan, llega la policía, le bajan y esto no termina”, subrayó.

Armando señala que, a partir de hacerse pública la situación, las autoridades han enviado patrullas; sin embargo, temen que, pasado el escándalo, el caso se olvide y la policía se marche.

También les preocupa quedar a expensas del promotor de estas fiestas, un ciudadano de origen canadiense que ha intimidado a vecinos, quienes al quejarse de los excesos registrados, han sufrido represalias.

“El extranjero que está al frente de esto, es una persona que allá tiene presunción de haber quemado un restaurante con bombas molotov. Él anuncia propiedades para renta bajo el esquema de Airbnb.

“Creemos que él opera cinco de las seis casas rentadas y también ha tenido acercamientos con vecinos. Si tu casa la rentas en dos mil dólares, él te la renta en tres mil y te paga seis meses por adelantado. Ya se acercó a tres personas para hacerles la oferta”, ahondó.

El empresario, quien se dijo a favor de las plataformas digitales para renta vacacional, subrayó que a partir de esta experiencia se ha dado cuenta que, “mal manejadas, pueden ser un cáncer para el destino”, por lo cual informó que una de las peticiones que se ha hecho a la autoridad, es regular ese tipo de plataformas, porque “el día en que un turista termine lastimado o muerto, el que se va para abajo es Cancún”.

El tema, abordado en la Mesa de Seguridad: “Mara” Lezama

Este viernes, entrevistada por separado, la alcaldesa de Cancún, “Mara” Lezama, indicó que la Mesa de Seguridad ya da seguimiento al asunto y se pondrá en marcha una estrategia, cuyos detalles no mencionó por sigilo y para no alertar a las personas involucradas.

Además de la Mesa de Seguridad, en donde participan autoridades de los tres órdenes de gobierno, también se echó a andar una “mesa de inteligencia”, cuyos resultados “los van a conocer pronto”, agregó, sin precisar plazos.

En torno a la regulación de las plataformas digitales, la edil manifestó que ello es competencia de la Secretaría Estatal de Turismo (Sedetur); sin embargo, consideró que el problema en este caso es “más de fondo, eligen ciertas casas…es un tema todavía más delicado”.

“Tenemos un chat con los vecinos, tenemos constantes reuniones con ellos y es un tema que se toca diario con la Mesa de Seguridad”, agregó.

Abre Fiscalía investigación

Respecto al tema, el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, declaró que inició ya una investigación; que el problema “comenzó hace un mes, en una casa”; que “se fue ampliando a otras casas”, que “ha sido muy complicado tener acceso a estos lugares” y que el esquema consiste en rentar casas para turistas, pero terminan usándolas para fiestas con las características ya descritas.

¿Te gustó esta nota? ¡No esperes más!, Síguenos en: Facebook, Instagram, YouTube, Twitter

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.