Bienestar Espiritual

Una pizca de Esperanza

“En Ti pondrán su confianza los que conocen Tu nombre,

Porque Tú, oh Señor, no abandonas a los que te buscan.” (Salmo  IX, 10)

En varios textos bíblicos se nos habla que, si llegara una madre a olvidarse de su hijo, Dios nunca se olvidará de nosotros. Lo normal es que los padres estén prontos a recibir y reconfortar a sus hijos, sobre todo si están sufriendo.

Conozco a muchos que se sienten avasallados por la mala suerte. Sienten como si el mundo los estuviera hiriendo de manera concreta y específica; sin encontrar donde refugiarse y tener consuelo.

Creo que todos lo hemos sentido alguna vez en la vida por lo menos en parte. Y hemos acudido a nuestra familia, amigos y nos socorren, encontrando consuelo, aunque muchas veces podemos sentirnos defraudados al no obtener la ayuda que tanto deseamos.

En esas circunstancias, volvamos nuestro corazón y nuestra mirada hacia el buen Padre¬- Dios que siempre vela por nosotros. Nunca nos abandona, tan solo es cosa de buscarle porque si no, Él, nos saldrá al encuentro.

Ricardo el Yuca Arrigunaga

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Continúe leyendo
Cerca de
Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.