Yucatán

Reubicación del Aeropuerto de Mérida y el Tren Maya

Plataforma Logística para el largo plazo

Las ciudades de Bilbao, España y de Curitiba, Brasil, son ejemplos de grandes transformaciones urbanísticas, la primera desde la década de 1970 y la segunda a finales de la de 1980. Si bien, fueron diferentes las condiciones que le dieron origen a tales transformaciones, hay que destacar que el éxito del modelo urbano al cual le apostaron radica en comprender los diferentes tipos de movilidad que requiere la gente y los servicios hacia el interior de la ciudad, pero también lo que sucede con las grandes operaciones internacionales que se pueden realizar, siempre y cuando, hayan sido consideradas en la planeación del territorio con una visión ambiciosa del futuro.

Y para pensar sobre el futuro de la ciudad de Mérida, eso es precisamente lo que se requiere. Una gran visión que demuestre que nuestra estratégica localización geográfica puede ser aprovechada proactiva y acertadamente desde dos grandes proyectos de infraestructura que deben ser pensados para competir a escala mundial. La propuesta de reubicación del Aeropuerto Manuel Crescencio Rejón es un tema que se ha abordado desde hace más de una década y formaba parte del Plan Metrópoli Sur, para finalmente tener inversiones en esa parte de la ciudad, que tanto lo necesita. Además de que hay todo un problema de conectividad y ruido para la población de la zona. Pero también

queda pendiente el análisis pormenorizado sobre la vida útil del mismo. Por otro lado, tenemos el Proyecto del Tren Maya. Para lo cual hay que destacar que el desarrollo industrial de finales del Siglo XVIII y a lo largo del XIX, se logró a través de la gran conectividad que se generó con el ferrocarril.

Por lo tanto, estamos hablando de tejer redes de movilidad con una nueva visión del futuro. En donde tenemos dos grandes temas que se deben de articular tanto en su logística como en su conceptualización y diseño. Y que al mismo tiempo demuestren tener el impacto social que tanto se requiere en el sur de la ciudad.

Precisamente en Bilbao, donde se ubica el Museo Guggenheim y que le ha permito que la ciudad reciba anualmente el doble de su población en turismo, colocándose como uno de los destinos más destacados en Europa, cuenta con una logística urbana multimodal en donde cielo, mar y tierra se entrelazan para dar respuesta a las necesidades de la población local y foránea. De esta manera están conectados hacia adentro y con el mundo.

Mérida hoy más que nunca, tiene que tomar decisiones que la proyecten nacional y mundialmente como lo que es, derivado de su estratégica situación geográfica, y, por tanto, establecer escenarios futuros sobre la vida útil del actual aeropuerto, para preguntarnos: ¿Cuánto nos va a costar seguir teniendo un aeropuerto que divide a la ciudad, que ya no podrá crecer más y que, además, no podrá articularse con uno de los proyectos prioritarios para la movilidad regional: el Tren Maya?

En virtud de lo anterior, hay que diseñar la plataforma logística de Mérida como una gran capital que se proyecta hacia el futuro y que podría articular la movilidad de personas y servicios por cielo, mar y tierra.

Por: Dra. en Arq. Yolanda Fernández Martínez, Directora de Habitar y más

Deja un comentario

Botón volver arriba
error: Este contenido está protegido. Gracias.