EntérateQuintana Roo

Urgen a publicar actualización de la NOM-001 que especifica los límites máximos de contaminantes de aguas residuales

05 de octubre/ Cancún, Q. Roo.-Organizaciones civiles y académicos solicitaron a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), aprobar la actualización de la Norma Oficial Mexicana 001, vigente desde 1996, privilegiando el derecho al acceso al agua y no los intereses del sector industrial que mantienen entrampado el proceso.

La NOM-001-Semarnat-1996 surgió como un mecanismo para establecer los límites máximos de contaminantes que pueden contener las descargas de aguas residuales que desembocan en cuerpos de agua y bienes nacionales.

Ante la necesidad de actualizar los parámetros vigentes -que son más flexibles a los establecidos por la normatividad internacional- en México inició el proceso de revisión de la NOM-001, que dio como resultado el proyecto de NOM-001-Semarnat-2017, publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 05 de enero de 2018, mismo que fue sometido a consulta pública y objeto de observaciones de diversos sectores.

Entre los talleres de discusión, se resaltó la importancia de considerar las características únicas de los suelos kársticos de la Península de Yucatán y de otras regiones del país que comparten esa característica, lo que dio pie a un documento que propuso readecuar el proyecto de NOM-001-2017, tomando en cuenta la fragilidad de los cuerpos de agua y humedales y estableciendo condicionantes y parámetros distintos para protegerlos.

En febrero de 2020 se estableció, dentro del Programa Nacional de Normalización 2020, que la modificación de la NOM-001 estaría concluida para diciembre de este año y se considera promover la inclusión de una readecuación a la misma, en el Programa Nacional de 2021.

El tema fue abordado hoy durante el foro Reflexiones y Acciones hacia la Publicación de la NOM-001, organizado por la asociación Amigos de Sian Ka’an (ASK) y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA), para recolocarlo en la agenda pública, al tratarse de un asunto altamente relevante, debido a sus implicaciones no sólo ambientales, sino económicas y de salud.

En la conversación sobre el contenido de la NOM, el estatus que guarda el proceso, los retos que enfrenta, las dilaciones del mismo y los desafíos específicos para la Península de Yucatán, participaron funcionarias y funcionarios de Semarnat y de la Comisión Nacional de Agua (Conagua), así como de especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de organizaciones como Healthy Reefs y Centinelas del Agua.

La directora general del Sector Primario y Recursos Naturales Renovables de la Secretaría, Adelita San Vicente Tello, afirmó que hay “preocupación” ante los “severos problemas” que enfrenta México en materia de saneamiento y contaminación del agua y, frente a ello, el compromiso del gobierno federal por acabar con lo que el ex secretario, Víctor Toledo, denominó “infiernos ambientales”.

La funcionaria admitió que se vive un “momento ríspido y difícil” para sacar adelante el proyecto de modificación de la NOM-001, debido a que “hay muchos intereses que se oponen a ella”.

Además onsideró que, aún cuando es una norma que se sigue quedando corta en sus alcances, lo mejor es aprobarla y perfeccionarla después, prosiguiendo además con la revisión de la NOM-002, sobre descargas municipales y la NOM-003, relativa a las descargas para reúso, a fin de “lograr que el derecho humano al agua sea garantizado”.

En el mismo tenor Patricia Tovar Millán, coordinadora ejecutiva 3 del subcomité 1 del Comité Consultivo Nacional de Normalización de Medio Ambiente (Comarnat), confirmó que la actualización de la NOM-001 ha supuesto un “proceso un tanto escabroso”, no sólo por la propia complejidad de los aspectos que toca, sino por los tiempos que le ha tocado vivir, al haberse atravesado el cambio de gobierno y el surgimiento de la pandemia por coronavirus COVID-19.

Además, el sector industrial -reconoció- “tiene muchos representantes y muchos intereses”.

Tovar Millán también criticó “la banalización” que han sufrido las consultas públicas y explicó que buena parte de los mil 800 comentarios recibidos durante el proceso de consulta pública carecían de elementos técnicos y trasfondo, lo que complicó los tiempos de la autoridad para darles respuesta fundada y motivada.

Agregó que parecía que la intención era “bombardearnos para cansarnos y no tener espacio para responder (…) Eso ha limitado que tenga un aspecto técnico más preciso”, señaló, al añadir que la NOM-001 ha sido “la más comentada” entre el resto de Normas Oficiales.

Como responsable directa en la integración de los trabajos del Comarnat, informó que el proceso de revisión se encuentra en un 85 por ciento de avance, estando a la espera del dictamen jurídico y confió en que estará aprobado en lo que resta del año.

Confirmó que aún aprobando el proyecto de NOM, en los términos en que se planteó, requerirá de ajustes.

“Pensamos que una vez publicada será actualizada para llevarla a más”, mencionó. El cumplimiento de la nueva normatividad tampoco será inmediato en su totalidad -dijo- lo que dará tiempo al sector industrial para prepararse y realizar las inversiones necesarias.

Por la academia, el Doctor, Omar Arellano, de la Facultad de Ciencias de la UNAM, la situación es apremiante en el contexto actual, con la aparición del coronavirus COVID-19, debido a que la mayoría de los patógenos y bacterias se eliminan con el tratamiento de aguas.

Sin embargo, más del 60 por ciento de las aguas residuales se descargan sin tratamiento, la NOM-001 vigente tampoco se cumple pese a su laxitud, y el proyecto a discusión sigue siendo muy permisivo, además de no incluir la situación de los virus, lo que reviste interés a propósito de que se ha mencionado que el coronavirus podría estar presente en aguas residuales.

“El proyecto de NOM-001 no modifica los límites máximos permitidos por lo que se mantiene el patrón de cumplimiento de 1996. En dos parámetros viola el principio de no regresividad. No se incluyen plaguicidas, fertilizantes sintéticos y herbicidas, ni comunidades virales.

“Como comentarista en la consulta pública la NOM no alcanza la armonización de estándares internacionales”, sostuvo.

¿Te gustó está nota? ¡No esperes más!, Síguenos en: Facebook, Instagram, YouTube, Twitter

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.