EntérateYucatán

El margen de maniobra para los conductores en las calles de Mérida

De conducir automotores a conducir vidas

En la noche del viernes 2 de octubre un camión de transporte publico perdió el control por exceso de velocidad, se subió al camellón e invadió el carril contrario, hasta impactarse con la reja del Deportivo Cumbres. Afortunadamente no hubo heridos. Sin embargo, este tipo de accidentes son los que deben de tomarse con total seriedad, toda vez que puede haber personas involucradas con pérdidas irreparables.

En este sentido, los peatones y ciclistas pueden ser los usuarios más vulnerables de la calle. Toda vez que, ante una maniobra brusca para evitar impactarse contra otro vehículo, árbol o poste de alumbrado público, los conductores pueden atropellar a estas personas que fortuitamente coinciden en tiempo y espacio con la decisión improvisada del conductor.

Desde esta perspectiva, tan peligroso es caminar por la acera como utilizar la calle para trasladarse y por eso, todos los conductores deberíamos tener en cuenta permanentemente un margen de maniobra. Esto significa que no sólo hay que ir a una velocidad moderada y respetando la distancia con el vehículo de adelante, sino que además hay que activar la visión periférica para estar alertas sobre lo que sucede en la acera. Si hay un paradero, gente caminando, mamás con carriolas o gente haciendo ejercicio. Así como visualizar a los ciclistas que se aproximan.

Y tomando como referencia el mencionado accidente del pasado viernes, también es importante estar consciente de lo que sucede en el carril contrario, precisamente porque en este evento, el conductor optó por maniobrar e irse sobre el lado contrario.

Por lo tanto, el tema de la velocidad y de tomar consciencia cuando se conduce, es de alto impacto en las vidas de las personas. Y sobre esto debería de versar una campaña social y educativa. Así el tema de la comunicación social podría trascender como el elemento primordial para procurar una nueva generación de conductores que tomen consciencia más allá de lo que implica conducir un automotor, y asuman que tienen “el poder de conducir vidas”.

En virtud de lo anterior, es prioritario establecer una agenda con datos y cifras sobre cuáles son los incidentes más recurrentes en la vía pública, registrar los lugares en los que sucedieron con el pormenorizado de las circunstancias que les dieron origen, para establecer una serie de acciones que atiendan estos patrones de conducta y de condiciones urbanísticas. Al mismo tiempo, habría que establecer esta agenda de comunicación social, para dirigirse directamente a estos conductores que, si bien cuentan con una licencia para conducir algún tipo de automotor, no les da el derecho de decidir sobre las vidas de las personas.

Por lo tanto, el mensaje debe ser claro y contundente. Manejar un automotor te da automáticamente el poder de decidir sobre la vida de los demás, y como consecuencia, ¿de qué tipo de responsabilidad estamos hablando?

¿Te gustó está nota? ¡No esperes más!, Síguenos en: Facebook, Instagram, YouTube, Twitter

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.