Cultura

JUAN CORREA EL SIGLO XVII Y LA SUAVE PATRIA ARTISTICA MEXICANA

Además de todo, el siglo XVII trajo la Era de la Revolución Científica, quizá uno de los momentos de cambio, más importante en la historia de la ciencia. El razonamiento especulativo cede terreno a la experimentación, y es utilizado el método hipotético-deductivo. La cuna de la ciencia -centrada en Italia por más de una centuria- se desplaza hacia los países del ámbito germánico y anglosajón.

Estos conocimientos de praxis científica, unidos a los expuestos con anterioridad, van llegando a la Nueva España, tejiéndose en el pensamiento de los criollos, que con todo ello, van bruñendo, silentes, una nueva patria. Los artistas forman parte de toda esa magnificiencia (sic), filosofía, e integraciones artísticas. Nuestros músicos compositores y creadores plásticos, caen en ese contexto transfigurativo.

Veamos el caso de nuestro personaje del día de hoy, llamado Juan Correa, quien era hijo de Pascuala de Santoyo, mujer africana o “morena libre”; y de Juan Correa, español mulato o de piel oscura, probablemente de ascendencia morisca, pues nació en la ciudad andaluza de Cádiz.

Correa accedió al Gremio de Pintores, donde fue aprendiz y oficial de pintor. Trabajó intensamente de 1671 a 1716, alcanzando gran prestigio y fama, por la calidad de su dibujo y dimensiones de algunas de sus obras. Sus temas fueron tanto religiosos como paganos. En el primer caso, varias de sus obras de tema guadalupano llegaron a España. En Antequera, Málaga, existe una interesante colección suya en el Museo de la Ciudad.

Esa situación nos habla que ya a mediados del siglo XVII, el color de la piel no era un obstáculo insalvable para acceder a ciertos oficios. Su condición racial fue reflejada en su obra, sin aparente censura. En su obra “niño Dios con Ángeles Músicos”, pinta dos angelitos de color oscuro. Se dice que los modelos fueron amigos suyos.

También, en 1699, pintó temas guadalupanos en Roma.

Entre sus obras más conocidas se encuentran, “Apocalipsis”, en la Catedral de México; “La Conversión de Santa María Magdalena”, en la Pinacoteca Virreinal y Santa Catarina, y “Adán y Eva arrojados del Paraíso”, en el Museo Virreinal de Tepotzotlán.

Juan Correa es un personaje muy importante para el estudio del arte novohispano. Murió en Ciudad de México en 1716.

¿Te gustó está nota? ¡No esperes más!, Síguenos en: Facebook, Instagram, YouTube, Twitter

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.