Cultura

El pintor Miguel Cabrera otro de los grandes oaxaqueños

Así como Benito Juárez, Porfirio Diaz, José Vasconcelos y Francisco Toledo, fueron nacidos en Oaxaca, también lo fue el pintor  Miguel Mateo Maldonado y Cabrera, pero en 1675, dicen algunos datos, y otros que en 1695. En la época de su nacimiento su tierra era llamada Antequera de Oaxaca.

En la historia de la plástica novohispana es conocido solamente como Miguel Cabrera.

Miguel fue hijo de padres desconocidos y ahijado de una pareja de mulatos. Sin mayores datos se dice que se trasladó a la ciudad de México en 1719, donde tuvo su preparación artística.

Miguel cabrera fue de todos los pintores de esa época, el de mayor personalidad. El tratamiento convencional en sus figuras fue sin duda la base de su manera de pintar, pues colocaba en sus cuadros modelos que no eran ideales, sino que correspondían a personas que el pintor conocía. Poseía poesía a la hora del trazo y la distribución espacial de sus personajes. Cabrera además tenía un indiscutible buen gusto, un buen dibujo, especialmente en los rostros. Además sus obras poseen cierta dulzura y una belleza cándida que las diferencia de las demás de su época. Ese estilo tan personal, se amoldó al gusto de su tiempo, y le otorgó un gran prestigio.

Fue nombrado pintor de cámara del arzobispo Manuel Rubio y Salinas, quien le encargó estudiar y pintar la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, reproduciendo el ayate. La imagen fue mandada al papa Benedicto XIV, de quien obtuvo el máximo reconocimiento como pintor guadalupano.

Entre los cuadros que realizó destacan el de Sor Juana, y el de Juan de Palafox y Mendoza.

Se tiene registro de la muerte del pintor el 16 de mayo de 1768.

El tema mariano, y más concretamente la Virgen de Guadalupe ocupa gran parte de su obra; sobre esta materia escribió Maravilla americana. Hizo pinturas para las capillas de la Catedral de la Ciudad de México.

Su arte se muestra espléndido  en las obras de pequeño y mediano formato, sobre todo en las pinturas que tienen planchas de cobre como soporte. En ellas destacan sus cálidos y vivos colores, sin parangón en la escuela novohispana de su tiempo.

Miguel Cabrera hoy

Obras de Miguel Cabrera están presentes en numerosas colecciones públicas y privadas españolas como la serie de castas del Museo de América de Madrid. En 2008, este museo enriqueció su patrimonio con la adquisición de otras tres obras del pintor. La cotización en el mercado de arte por las obras de Cabrera creció de forma vertiginosa durante los últimos años del siglo XX. En Madrid se llegó a pagar en subasta pública, 150 mil euros.

¿Te gustó está nota? ¡No esperes más!, Síguenos en: Facebook, Instagram, YouTube, Twitter

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.