EntérateQuintana Roo

Protestan habitantes de Zona Hotelera por rebosamiento de aguas residuales que afectan condominios y desembocan en Sistema Lagunar en Cancún


30 de septiembre/ Cancún, Q. Roo.- Habitantes de tres residenciales en la zona hotelera de Cancún, se manifestaron hoy a la altura del kilómetro 4 del bulevar Kulkulkán, ante la errática actuación del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) para resolver los problemas de drenaje que, desde hace siete meses, provocan anegaciones de aguas residuales, mezcladas con material fecal.

Estas aguas, al rebozar, producen fétidos olores y desembocan en el Sistema Lagunar Nichupté, el cuerpo de agua superficial más grande que posee este centro turístico.

“No nos sentimos escuchados por las autoridades. Nuestra molestia ya es muy grande porque está de por medio nuestra salud. Hay un desbordamiento de aguas negras desde hace siete meses. Esta agua está saliendo del ducto, desde hace siete meses, sin que ninguna gente la venga a arreglar”, explicó Ángeles Zepeda.

María Luz Avilés indicó que, ante el llamado de las y los residentes, Aguakán -la concesionaria de agua que brinda el servicio en la ciudad- acudió para hacer las reparaciones correspondientes, antes de que fuese declarada la contingencia sanitaria por el coronavirus COVID-19 y obligado el confinamiento.

Durante las labores se dieron cuenta de que el problema tiene raíz debajo de la carpeta asfáltica, cruza el bulevar y se conecta con otro ducto de aguas negras que se estaba reparando.

La propia alcaldesa, “Mara” Lezama, acudió al llamado de las y los vecinos, en compañía de la titular de la Dirección de Ecología del Ayuntamiento de Benito Juárez, Guadalupe Alcántara, quien dio parte a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), por las afectaciones a la Laguna Nichupté.

Lezama instruyó a personal de Obras y Servicios Públicos, para utilizar bombas que succionaran las aguas residuales; también requirió el apoyo de Aguakán; incluso, la edil solicitó la intervención del director general del Fonatur, Rogelio Jimenez Pons, quien atendió la situación prácticamente de inmediato, relataron.

Sin embargo, “de un día a otro” Aguakán suspendió los trabajos por orden de la representación local del Fonatur, bajo amenaza de frenar las acciones a través de la Guardia Nacional.

“No sabemos cuál sea el motivo por el que Fonatur está impidiendo que Aguakán sigan trabajando para solucionar el problema, pero lo peor de todo es que estas aguas negras están saliendo hacia la Laguna, que es un apeste.

“Es una pena que estemos descuidando a Cancún de esta manera. Es un foco de infección y ahorita ya tenemos muchos moscos, es temporada de dengue, las aguas cochinas y la semana pasada, con la lluvia que tuvimos, que no llovió fuerte, se inundó toda la calle con aguas negras. Lo que pedimos es que nuestros impuestos se vean”, prosiguió Ángeles Zepeda.

En un recorrido por el sitio afectado, se pudo observar una anegación de aguas color verdoso y aroma pútrido, en la Calle Pescadores, habitada por un promedio de 200 familias que residen en los condominios Playa Linda, Villas Sicilia y Quintas Laguna Real. También es visitada por turistas que se alojan en dos pequeños hoteles, el Sotavento y el Calipso.

“En el caso de que se viniera un huracán, esta agua va a correr por las casas de nosotros y no estamos siendo escuchados por el Fonatur, que está a cargo de la zona hotelera.

“Los únicos que nos han hecho caso son los de Aguakán, pero Fonatur no les permite, bajo amenaza de que les mandan a la Guardia Nacional, no los deja trabajar”, manifestaron Zepeda y Avilés, respectivamente.

¿Te gustó está nota? ¡No esperes más!, Síguenos en: Facebook, Instagram, YouTube, Twitter

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.