Bienestar Espiritual

JÓVENES: ¡USTEDES ESTÁN LLAMADOS A SER LÍDERES QUE HAGAN DE SU VIDA UNA GRAN NOTICIA!

Una mujer o un hombre de profunda espiritualidad y de convicciones cívicas, que además se ha preparado ejerciendo UN LIDERAZGO DESDE SU JUVENTUD, es la persona más apta e idónea para que los mismos partidos políticos la evalúen y la inviten a que se una a sus filas para que sea probada su eficiencia y su entrega y así pueda competir para ser un excelente presidente municipal, un luchador que promueva en su diputación el distrito que se le asigne, una mujer u hombre de lucha que se lance a la gubernatura de su estado y escale hasta donde su salud y su amor por el trabajo incansable y apasionado lo ubiquen.

La vida espiritual es imprescindible en todos los ámbitos de la vida, porque una mujer o un hombre cuya espiritualidad domina todo su ser, son los que realmente pueden hacer muchísimo en cualquier puesto que se les asigne. Un profesionista que en verdad ama su profesión está llamado a ser lo máximo y su trabajo se convierte en su actividad preferida que no le provoca cansancio. Un empresario no solo ve su fortuna en ascenso, sino que también su espiritualidad lo encamina a que todos sus colaboradores estén bien, se sientan bien y sean mujeres y hombres de bien. Las y los científicos en su campo de investigación ponen todo su empeño para que la ciencia y la tecnología siempre giren en torno a obtener una vida más digna, confortable y de calidad, sin descuidar el entorno ecológico. Las y los amantes de las bellas artes con su espíritu de creatividad nos proporcionan ese deleite espiritual, porque su grata inspiración nos lleva a que con nuestros aplausos les expresemos nuestra admiración y reconocimiento al talento que los hace ser lo que son. Un político ve su carrera no como algo de dónde vivir, sino que se apasiona tanto que se convierte en la razón poderosa de consagrar su vida para servir, para transformar y para dejar lo mejor de sí y ocupar una página en la historia como un ser super extraordinario.

JÓVENES: ¡Nuestro país, hoy más que nunca, reclama UNIDAD! Un cuerpo para tener salud integral requiere que su cabeza, su cerebro, su intelecto y su voluntad se encuentren EN ARMONÍA. Nuestra gran Nación Mexicana es ese cuerpo que reclama que quien la dirija esté perfectamente bien; es decir, que su cerebro esté en excelente estado de salud, que su mente esté lúcida, que su intelecto sea de excelencia, que su equilibrio nos infunda confianza, que sus discursos sean congruentes, que su sonrisa nos hable de esa paz propia del promotor de la justicia, de la paz y de la seguridad pública; que sea una mujer o un hombre de visión amplia y detallada; que vea a los estudiantes y a los desempleados y les ofrezca oportunidades… ¡No dádivas! Que de la sabiduría abundante de su corazón nos hable su boca, que con esa mente poderosa nos garantice un país seguro, libre de carteles y de delincuencia organizada, próspero, rico, abundante, sin adeudos impagables; que los pobres, necesitados y enfermos sientan, palpen y constaten que en esa mujer o ese hombre, iluminado por Dios, bendecido por Dios y amado de Dios, tienen una gran esperanza para salir adelante.

¡Quien aspira a presidir, a gobernar, a servir a su municipio, a su distrito, a su estado y a su país, debe hacer un profundo examen de conciencia para ver si en realidad tiene todas las cualidades propias de un líder extraordinario! ¡Tiene que sentir un profundo amor por su patria! Tiene que ser una mujer o un hombre profundamente respetuoso de las instituciones y de la constitución! ¡Tiene que verse libre de resentimientos! ¡Tiene que amar a sus prójimos y a sus adversarios políticos y aplicarles la justicia a todos los delincuentes, sean quienes sean! ¡Tiene que dar ejemplo de rectitud, de honorabilidad, de justicia y de pasión por servir a su patria! ¡Tiene que rodearse de un equipo de mujeres y hombres comprometidos a trabajar incansablemente para que cuando termine su gestión, se despida con dignidad y disfrute de su patrimonio sin tener que huir de esta tierra que se llama MÉXICO y que aún es un paraíso!

¡Solamente el líder que reúna esos atributos podrá lograr LA UNIDAD NACIONAL y hacer realidad UN VIVA MÉXICO, POR SIEMPRE Y PARA SIEMPRE!

P. Cosme Andrade Sánchez+

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Volver arriba botón
error: Este contenido está protegido. Gracias.